lunes, 28 de noviembre de 2022

Expectativas y sentimientos mundialistas según las últimas encuestas (nota publicada en CBA24N)


La Selección Argentina venció a México el sábado pasado, y vuelve a depender de sí misma para clasificar a la fase siguiente. En ese marco, se resetean las expectativas al estado anterior a la derrota en el debut contra Arabia Saudita. ¿Qué dicen las encuestas más recientes al respecto? Según consultora Proyección, dos de cada tres electores argentinos esperan que llegue a la final, casi 19% a semifinal, 10,3% a cuartos de final, 4,2% a octavos y apenas 0,5% cree que no superará la fase de grupos (gráfico arriba). La tendencia es bastante consistente con la que arroja la última encuesta de Giacobbe, donde casi el 60% de los electores la ven finalista, casi 16% espera que llegue a semifinales, 9% a cuartos de final y 5,6% a octavos de final. Así, las diferencias no son estadísticamente significativas en la mayoría de las respuestas salvo en los pesimistas que esperan sea eliminada en fase de grupos, que en este segundo estudio trepan a 6,3% (gráfico abajo). 

La última encuesta provincial realizada por consultora Delfos arroja un 67% de cordobeses que ven a la selección finalista, 10% espera que llegue a semifinales, 3% a cuartos de final, 1% a octavos y sólo 1% que no pase la primera fase (gráfico abajo). 

Más allá de los matices, en los tres casos hay mayorías robustas que ven un destino finalista en el mundial de Qatar. Sin embargo, el máximo optimismo provincial se asemeja más a la medición nacional de Proyección que a la de Giacobbe, en el orden de los dos tercios de los adultos. Como dato interesante en tren de identificar regularidades estadísticas, los sentimientos positivos que genera el mundial se ubican en el mismo orden de magnitud: 68%, según la última encuesta nacional de la Universidad de San Andrés (Udesa; gráfico abajo). Esto puede contribuir a explicar por qué muchas variables del humor social resultan transversales a la grieta política, como vimos en la nota de la semana pasada. 

El entusiasmo contagia a 1 de cada 3 electores y lidera los sentimientos positivos, más que duplicando a la pasión (14%). En el otro extremo, los sentimientos netamente negativos no llegan individualmente a los dos dígitos, si bien un 20% expresa indiferencia. 

También aparecen consensos intensos en el orden de magnitud del 60%-70% respecto a que el fútbol es parte de la cultura argentina (68% está muy de acuerdo), a que el país es mundialmente reconocido por el fútbol (62% muy de acuerdo) y que Lionel Messi es un ídolo nacional (72% muy de acuerdo). En cambio, la frase “El mundial une a los argentinos sin importar su postura política” divide opiniones, con una primera minoría de consenso interno del 41%, y algo similar pasa con la frase “El fútbol es simplemente un deporte” (40%). Por otro lado, la frase “Si Argentina gana el mundial aumentará el bienestar general de la población” divide opiniones en proporciones simétricas: 22% muy de acuerdo, 26% algo de acuerdo, 23% poco de acuerdo y la misma proporción nada de acuerdo (gráfico arriba). 

Haciendo foco en las percepciones del partido contra México, el monitoreo de redes sociales de Reputación Digital mostró un salto exponencial de las percepciones positivas de la hinchada argentina desde las 17, cuando arrancaba el segundo tiempo del encuentro (gráfico arriba). 

Cuando el técnico Lionel Scaloni definió cambios hubo un pico de enojo y de otras emociones negativas como miedo y tristeza, pero la dinámica de juego y los goles le terminaron dando la razón, con lo cual se abrió paso una ola de alegría y esperanza (gráfico arriba). 

En cuanto a las figuras más destacadas, el autor del segundo tanto, Enzo Fernández, alcanzó casi 91,4% de positividad, aventajando a quien abrió el marcador, el capitán Lionel Messi, por 10 puntos porcentuales. En tanto, el arquero argentino alcanzó 72% de positividad (gráfico arriba). 

Finalmente, la figura del técnico también generó una corriente de empatía y apoyo por las visibles muestras de emoción (gráfico arriba). En síntesis, las mediciones recientes arrojan expectativas optimistas respecto al desempeño de la selección en el mundial de Qatar y que la victoria contra México dejó atrás la “mufa” del debut. 

miércoles, 23 de noviembre de 2022

Humor social y Mundial de Qatar según las últimas encuestas (nota publicada en CBA24N)


¿Qué efecto puede tener el Mundial de Qatar en el humor social? Algunos estudios recientes abordan este tema clave. Según la última encuesta nacional de Management & Fit (M&F), un buen desempeño argentino podría desviar mucho o algo la atención de la población de los problemas económicos y sociales a fin de año para casi 65% de los electores (64,9%), mientras que 33% cree que lo desviaría poco o nada (gráfico arriba). Si se acumulan las opiniones positivas sin matices, 81,4% le atribuye potencial de distracción; dato clave, esa creencia es alta tanto entre los votantes de Juntos por el Cambio (JXC, 86,5%) como del Frente de Todos (FDT, 76,6%; gráfico abajo).  

Un principio de explicación de esa creencia transversal a la grieta la aporta otra encuesta reciente, realizada por la Universidad de San Andrés (Udesa): 77% de los votantes considera que el resultado del Mundial podría influir mucho o algo en el humor de la gente, vs apenas 15% que le asigna poco o nada de influencia (gráfico abajo). De nuevo, tanto al interior del FDT como en JXC hay mayorías robustas a favor de esa influencia percibida (80% en ambos casos; gráfico abajo). 

En cambio, según Udesa la asociación entre el resultado del mundial y las elecciones presidenciales 2023 es más débil: casi un tercio cree que puede influir algo o mucho, vs 56% que ve poca o ninguna relación (gráfico abajo). 

Dentro del FDT, 31% percibe mucha o alguna relación entre ambas variables, y en JXC 33% (gráfico abajo); nuevamente, no hay matices estadísticamente significativos entre los votantes de las dos principales coaliciones, lo que indica que se trata de cuestiones y percepciones que son transversales a la grieta política. 

No obstante, ayer la Selección Argentina debutó con una inesperada derrota ante Arabia Saudita. ¿Significa eso que cundirá el desánimo? No necesariamente, al menos según el primer monitoreo de redes posterior al resultado que realizó Reputación Digital. De acuerdo a esa medición, aunque las primeras reacciones fueron de frustración por el desenlace del partido, rápidamente el humor social dio paso al apoyo y la esperanza (gráfico abajo). 

Así, junto con las discusiones, bromas, posteos irónicos y memes que caracterizan la vida digital de los argentinos en redes se concentraron emociones negativas como frustración, desilusión, tristeza e incertidumbre, a las cuales les sucedió la esperanza luego de las declaraciones del técnico Lionel Scaloni y el capitán Lionel Messi (gráfico abajo). 

Con todo, dentro de las lecturas políticas del debut en el mundial también ganó peso la asociación negativa del resultado a la presencia del ex presidente Mauricio Macri en el partido. El informe de Reputación Digital registró dos fuertes picos de menciones sobre #MacriMufa (gráfico abajo). 


En esa línea, como palabras más asociadas a la figura de Macri aparecieron “macrimufa/“mufa”, “piedra” (por Tandil), “macripiedra”, entre otras de similar tenor (gráfico abajo). 

En síntesis, las mediciones recientes arrojan consensos mayoritarios en que el mundial influye en el humor social de los votantes, junto con una acotada creencia en el efecto electoral que podría tener, como elementos transversales a la “grieta” política. Sin embargo, aunque la derrota en el debut no detonó una ola de pesimismo dominante, sí generó una asociación negativa para la figura de Macri. 

lunes, 14 de noviembre de 2022

Córdoba hacia 2023: el factor Capital en las encuestas para la elección de gobernador (nota publicada en CBA24N)

En una nota anterior sobre este tema planteábamos que el factor Córdoba Capital aportaba competitividad a la tendencia electoral de cara a 2023, con la intención de voto a gobernador de Hacemos por Córdoba (HXC) fuertemente traccionada por la evaluación del intendente Martín Llaryora. A fines de octubre se confirmó que él será el candidato de unidad en HXC, mientras que Juntos por el Cambio (JXC) cuenta con dos precandidatos, Luis Juez (auto postulado desde la victoria opositora en la elección de medio término de hace un año) y Rodrigo de Loredo, quien lo acompañó en la boleta y hoy se lanza con el apoyo de la buena parte de la UCR cordobesa. ¿Qué dicen las últimas encuestas pertinentes para la carrera electoral que se acelera? Algunas consultoras miden la imagen de manera polarizada, es decir, positiva vs negativa. Es el caso de CB, cuya última encuesta arrojó 65,1% de calificación favorable vs 32,6% desfavorable para el intendente (gráfico arriba): así, la opinión positiva más que duplica a la negativa. 



En tanto, según una medición reciente de consultora Solmoirago en nuestra ciudad la positiva del gobierno municipal es de 56,6% vs una negativa de casi 40% (gráfico arriba). El balance a favor es menos amplio aquí (16,7 puntos porcentuales), pero igualmente se perfila una mayoría de acompañamiento. Por otro lado, otras consultoras miden la imagen con tres matices: positivo, regular y negativo. Así, la última encuesta local de Grupo Feedback arroja 39% de calificación buena para la gestión municipal, la misma proporción de regular y 18% de negativa (gráfico abajo). En este caso, se perfila un empate por la primera minoría de opinión. 

Pasando a la imagen de dirigentes según Solmoirago, De Loredo lidera con 60,2% de positiva, mientras que Juez y Llaryora están en empate técnico, ambos en torno al 54%. El diferencial neto deja un poco mejor parado a Juez, con una opinión negativa menor que el intendente (33,2% vs 38,7%, respectivamente; gráfico abajo). 

En cambio, la encuesta de Grupo Feedback favorece a Llaryora, con 40,3% de opinión buena vs 39,9% de regular y 16,6% de negativa (gráfico abajo). 

En el mismo estudio, Juez roza el 28% de positiva, la regular trepa a 37,3% y la negativa a 25,1% (gráfico abajo). 

En tanto, De Loredo aparece con casi 30% de positiva, 28,1% de regular y casi 15% de negativa (gráfico abajo).  

Pasando a la intención de voto, estas dos encuestas recientes realizadas en la ciudad arrojan datos dispares. Solmoirago midió según precandidatos: Llaryora alcanzó 24,4%, seguido de cerca por Juez (22%), mientras que De Loredo rozó el 20%, Martín Gill el 4% y Eduardo Accastello 2,1%, con 22% de no sabe (gráfico abajo). Si se suman las dos figuras de HXC (Llaryora + Accastello) y las dos de JXC (Juez y De Loredo) el resultado es 26,5% vs 41,7%, pero esas sumas lineales no necesariamente coinciden con la tendencia preelectoral ni con el comportamiento efectivo, con lo cual la ventaja opositora que arroja esa hipótesis debería ser tomada con cautela. 

En cambio, la encuesta de Grupo Feedback mide precandidatos únicos asociados a sellos: Llaryora de HXC aventaja a Juez de JXC por 35% a 24% y Gill vuelve a ubicarse en el umbral del 4%, con casi un cuarto de indecisos (gráfico abajo). En ese informe, la intención de voto del actual intendente se ubica en el mismo orden de magnitud que su imagen positiva de gestión. 

Si incorporamos estas mediciones a las últimas 10 realizadas en la ciudad para manejarnos con los promedios, podemos sacar algunas conclusiones: 1) por imagen de gestión, calificación como dirigente e intención de voto, el intendente Martín Llaryora no tenía rivales internos en condiciones de disputarle la candidatura del oficialismo 2) su potencial como candidato es consistente con el del sello HXC, en torno al 35% 3) la situación en JXC es mucho más pareja, dado que Juez no le saca ventajas en imagen a De Loredo, mientras que en intención de voto le saca diferencias que hoy son menores a la que lo separan de Llaryora en el promedio de las encuestas 4) para la elección de gobernador, el sello JXC tiene un potencial en torno al 30%, más fuerte que el de Juez y De Loredo como figuras. Así, ambos tienen incentivos para sostener sus precandidaturas; habrá que ver si la fuerza opositora logra consensuar un proceso para administrar esa competencia.