viernes, 30 de diciembre de 2011

Fuerza Katy!


¿Será cierto o una humorada de Brand? Sea lo que sea, aquí en climadeopinión, como siempre, incondicionales con Katy...

LOS ANGELES (AP) — Russell Brand y Katy Perry se divorciarán, dijo el viernes el comediante británico a The Associated Press.
"Tristemente Katy y yo terminaremos nuestro matrimonio. Siempre la adoraré y sé que seguiremos siendo amigos", dijo Brand, de 36 años, sin dar otros detalles.
El actor y la cantante pop de 27 años se casaron en octubre de 2010 en una reserva de tigres en India.
Hasta hace poco Brand era desconocido en Estados Unidos y esperaba tener algunos admiradores al conducir los MTV Video Music Awards. Ahora se ha convertido en toda una celebridad y estrena películas casi cada fin de semana.
Este año interpretó al heredero del trono del Conejo de Pascua en la película animada "Hop" y fue el personaje principal de "Arthur" una nueva versión del clásico de Dudley Moore de 1981. También escribe y produce, y posiblemente dirigirá, dos comedias más.
Perry se convirtió este mes en la primera artista del año de MTV por sus múltiples canciones que alcanzaron el primer puesto en la lista de popularidad en 2011. La cantante condujo "Saturday Night Live" el 10 de diciembre, pero no dio indicios de que la pareja estuviera en problemas.

Nota publicada en La Voz del Interior: encuesta entre empresas


Cae 9,4% interanual el nivel de confianza de las metalúrgicas

En cambio, dos tercios de las empresas encuestadas afirmaron que la crisis brasileña no las afectó. Mejoras en producción, empleo y rentabilidad respecto de la medición previa.

30/12/2011 00:01 | Norman Berra

La confianza entre los empresarios metalúrgicos de Córdoba sobre la evolución del sector se redujo 9,4 por ciento en la comparación interanual, según el Observatorio de la Actividad que releva la consultora MKT.
El fenómeno está asociado a un empeoramiento del pano­rama macroeconómico, dado que 48,5 por ciento de los encuestados espera que la economía crezca menos que este año durante 2012, aunque más de la mitad proyecta inversiones.
En cambio, mejoraron los indicadores de producción, 
empleo y rentabilidad respecto del cuatrimestre anterior y el 
66 por ciento de los empresarios del sector afirma que su com­pañía no se vio afectada por el menor ritmo de crecimiento de la producción brasileña.
Esas son las principales conclusiones del Observatorio de la Actividad Metalúrgica de Córdoba correspondiente al tercer cuatrimestre. La encuesta incluyó el relevamiento de 103 empresas del sector (Capital e interior) y fue realizada entre el 23 y el 26 de diciembre.
El informe fue presentado ayer por el titular de la Cámara de Industriales Metalúrgicos, Emilio Etchegorry, y el economista Gastón Utrera (MKT).

link a nota completa:
http://www.lavoz.com.ar/noticias/negocios/cae-94-interanual-nivel-confianza-metalurgicas

miércoles, 28 de diciembre de 2011

A una década de la crisis del 2001


Hace 10 años atrás, Argentina se sumía en una combinación de crisis política y económica. La convertibilidad había agotado hace mucho tiempo su ciclo virtuoso y se había transformado en un corsé que mantenía baja la inflación a costa de un desempleo galopante, de la destrucción de amplios sectores de la industria nacional y de un endeudamiento insostenible. El fallido gobierno de la Alianza presidido por Fernando de la Rúa estiró la agonía con la clásica receta neoliberal: flexibilización laboral vía compra de voluntades (la "Banelco"), ajuste y la restauración de Domingo Cavallo en el ministerio de Economía, que con la implementación del corralito precipitó el fin de un gobierno que ya había sido derrotado contundentemente en las elecciones legislativas de octubre del 2001, donde la irrupción de un caudal inédito de voto negativo, nulo y en blanco operó como el preludio del "Que se vayan todos" de diciembre de ese año.

Una década después de ese repudio a la política entendida como la gestión tecnocrática de las demandas del mercado por encima de las necesidades de la comunidad, el último informe de la Corporación Latinobarómetro correspondiente al 2011 arrojó que Argentina es uno de los países de la región donde creció el apoyo a la democracia en el último año(pasó del 66% al 70%). Otros países donde creció ese indicador son Paraguay (del 49% al 54%) y República Dominicana (del 63 al 65%). En Uruguay ese apoyo, si bien es alto, se mantuvo en el 75% registrado el año pasado.

Por contraste, en los demás países de la región ese apoyo bajó, incluidos (del 54% al 45%), Chile (del 63% al 61%, si bien es un descenso que puede ser atribuido a error muestral) Bolivia (del 68% al 64%). En Latinoamérica, en general, el apoyo cayó del 61% al 58%, también una diferencia mínima o estadísticamente no significativa, aunque en sentido evolutivo muestra un cambio de tendencia luego de haber registrado sucesivos incrementos entre el 2008 y el 2010. El 58% de los ciudadanos de la región cree que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno, frente al 61% que pensaba lo mismo en el 2010, mientras que un 17% prefiere un gobierno autoritario, siempre que éste mejore sus condiciones de vida, dos puntos más que el año pasado. Latinobarómetro basa su estudio en los resultados de 20.204 entrevistas realizadas en el marco de encuestas en 18 países entre el 15 de julio y el 16 de agosto de este año.

En este contexto, el crecimiento del apoyo a la democracia en nuestro país es una muy buena noticia y que cobra mayor valor a una década de la crisis política quizá más seria de la historia democrática del país. Otra buena noticia es que nuestro país haya logrado resolver institucionalmente las consecuencias de esa crisis: en este sentido, es oportuno insistir en el papel que tuvo la sanción de la ley 26.571 de “reforma política” (que modificó varios artículos del Código Nacional Electoral, de la ley de partidos políticos y de la que prevé el financiamiento de los mismos)
en diciembre del año 2009.

Entre las disposiciones de esta ley se destacan las que modificaron el sistema de “internas” de las agrupaciones políticas: hasta su sanción, cada partido político designaba a sus candidatos para ocupar cargos públicos nacionales del modo que lo establecieran sus estatutos, pero a partir de ella están obligados a utilizar el sistema de internas abiertas, obligatorias y simultáneas. Este nuevo régimen electoral, además de funcionar como un método de selección de candidaturas y de habilitación de partidos y alianzas para competir produjo en todas las provincias una sensible reducción de partidos políticos: mientras en diciembre de 2009 se computaban 713 partidos, en abril de este año esa cifra se redujo a 494, lo que implica una disminución del 30,71% en todo el país.

Esas cifras implican un retorno a los niveles previos a la crisis política del 2001, que derivó en una fragmentación de los partidos. Según datos de la Dirección Nacional Electoral, para los comicios del 14 de agosto se presentaron 206 listas de diputados nacionales, “que eran las cifras de las elecciones de 1999, números que eran tradicionales antes de la crisis del 2001 que generó la fragmentación y proliferación de las fuerzas”. A nivel nacional, las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) dejaron más de 40 partidos fuera de la carrera hacia octubre. En el año en que se cumple una década de la crisis sociopolítica del 2001, cuyo leitmotiv "Que se vayan todos" simbolizó el fin de una época, el sistema democrático argentino probó una herramienta que permitió reprocesar institucionalmente el escenario de fragmentación partidaria que dejó esa crisis.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Nota publicada en La Voz del Interior sobre innovación


Modelo para armar

Canvas, una metodología para trazar las variables clave de un negocio, capta cada vez más interés. Norman Berra.
24/12/2011 00:02 , por Redacción LAVOZ

¿Quiénes son mis socios clave? ¿Qué proveedores resultan críticos? ¿Qué recursos necesito? ¿Qué problema o necesidad ayudaré a resolver? ¿Cuál es el valor que le entrego al cliente? ¿Cuáles son los costos más importantes de mi actividad? Estas son preguntas que “taladran” el cerebro de cualquier emprendedor o empresario que quiera alcanzar el éxito.
Tomando nota de eso, Mundos E introdujo este año en los programas de su Diplomatura de Creación de Empresas y Mandos Medios la metodología deno­minada Canvas que ya fue aplicada por emprendedores y eje­cutivos de más de 40 empresas 
en Córdoba.
“Es un método gráfico, simple y potente para modelar negocios en equipo y ayudar a comprender los elementos que interactúan”, explica Edgardo Donato, director general de Fundación Mundos E, entidad que también lo implementó en competencias de modelado de negocios en equipo a nivel local y extranjero.

link a nota completa:
http://www.lavoz.com.ar/suplementos/negocios/modelo-para-armar

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Perspectivas políticas sobre el cierre del 2011: Argentina


Según la última encuesta de Isonomía Consultores, la imagen positiva de la presidenta Cristina Fernández se ubicó en 60,7% en noviembre (con una merma de 3,8 puntos porcentuales respecto de la medición anterior, que entra técnicamente dentro del error muestral) y según las tendencias preliminares cerraría en diciembre con un 61%.

Las mediciones son posteriores a los anuncios sobre la quita de subsidio en los servicios públicos y las restricciones a la compra de divisas, dato que fue evaluado por el director de la consultora Rodrigo Martínez como una confirmación de que el único rival serio para la Presidenta luego de los resultados de octubre es por ahora la economía”. "Será decisivo esperar a marzo, cuando arranca el año político, para evaluar el efecto de las medidas económicas sobre la imagen: “mientras la situación económica personal acompañe, la imagen se mantendrá alta” pero “si la gente ve que se achica su bolsillo cae el optimismo en el modelo”. “El gran desafío del gobierno será que no caiga el poder adquisitivo de la gente, esto es, evitar que los salarios de la gente aumenten menos que los impuestos y la suba de precios”", remarcó el consultor.

Según los datos de Isonomía, “un 40% de quienes hoy aprueban la gestión de Cristina lo hacen por optimismo vinculado a los aspectos económicos del "modelo K", más que por una identificación plena desde lo ideológico, elemento que habla de la volatilidad de esa adhesión (y que en alguna medida permea en las diferentes intensidades de calificaciòn, ya que un 22% dice tener "muy buena" imagen de su gobierno, en tanto que un 39% afirma tener una imagen "buena"). A nivel geográfico, según la imagen positiva de la Presidenta alcanza en el Gran Buenos Aires al 69% de la población, mientras que en la Capital y el interior del país mantiene un nivel de 52% y 56%, respectivamente. En diciembre, Cristina registra una mayor imagen positiva entre aquellas personas con instrucción primaria y secundaria (67% y 60%) que entre los que cuentan con instrucción terciaria o universitaria (55%).

Aun así, la Presidenta cierra el año con una imagen positiva alta, e incluso mantiene el primer lugar del ranking entre los principales dirigentes políticos del país, mientras que el gobernador de la provincia de Buenos Aires Daniel Scioli continúa ubicado como el segundo dirigente mejor evaluado del país (60,1%). Por su parte, el jefe de gobierno de la Capital y líder del PRO Mauricio Macri se sostiene como el tercer dirigente del país en términos de imagen favorable, con 55,6%.

A 10 años de la crisis del 2001, sin duda uno de los diferenciales del kirchnerismo ha sido la reconstrucción de la legitimidad de la autoridad presidencial en términos de opinión pública (del 22% de los votos de Néstor Kirchner en 2003 al 54% de Cristina en 2011) y la recuperación de la política como discurso ordenador, con una línea de política económica heterodoxa que, sin embargo, enfrenta crecientes desafíos no sólo por falencias de su consistencia interna sino también por los cambios en el contexto internacional.

Los cambios que pueda introducir en esa línea ("sintonía fina" para los adherentes al proyecto, "ajuste disfrazado" para sus detractores) difícilmente alteren el modelo en lo sustancial, aunque es evidente la necesidad de recuperar aspectos virtuosos de su formulación original que fueron erosionándose en los últimos tiempos, como los superávits gemelos y el dólar competitivo. Es por eso que uno de los focos de la nueva gestión pasa por la necesidad de reforzar la inversión, y ahí entra el acercamiento con los industriales, sin desmedro del papel regulatorio del Estado que no sólo ha sido confirmado sino reforzado, incluso con formas institucionales que con frecuencia generan (justificadamente) polémica.

Son muchos desafíos: sostener el crecimiento económico, mejorar la inclusión social, atender las demandas emergentes (seguridad, trabajo formal, calidad educativa y sanitaria). Además, capear la crisis sin recaer en las recetas que siempre criticó, mantener capacidad persuasiva para que el sector empresario no recorte salarios (de ahí el énfasis por moderar el porcentaje de aumentos para 2012) no achique personal ni retire dividendos a un ritmo elevado para el actual contexto de volatilidad global. Pragmatismo y adaptación, más que un "giro a la derecha", como se lee desde parte del espectro ideológico nacional. Con todo, sin dudas las tensiones serán inevitables, y la clave del éxito en la nueva etapa del kirchnerismo pasará por cómo la intervención estatal articule demandas que pueden chocar entre sí y medie entre intereses contrapuestos, no con "neutralidad" sino atendiendo al bienestar general.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Nota publicada en La Voz del Interior: confianza al negociar



Un estudio revela que los ejecutivos argentinos se sienten sólidos a la hora de negociar condiciones. Claves y sugerencias para tener en cuenta.
18/12/2011 00:02 | Norman Berra (Especial)

¿Se considera usted un hábil ejecutivo para negociar? Si su respuesta es sí, entonces es parte de los tres cuartos de ejecutivos argentinos que se sienten con poder de negociación, característica que los destaca a nivel regional, según la consultora Michael Page.
La firma, una de las más destacadas dentro de la industria mundial del reclutamiento de profesionales para media y alta gerencia, presentó recientemente los resultados de su informe sobre negociación sobre la base de una encuesta on line entre ejecutivos de Argentina, Brasil, Chile y México. El estudio incluyó a más de 3.300 ejecutivos argentinos y destaca que la problemática principal a la hora de negociar es que el 64,5 por ciento de los candidatos cede o desiste rápidamente de su postura frente a una situación antagónica.

link a nota completa:
http://www.lavoz.com.ar/suplementos/negocios/empresas/confianza-al-negociar

jueves, 15 de diciembre de 2011

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Perspectivas políticas sobre el cierre del 2011: Córdoba


La provincia de Córdoba es el segundo distrito electoral más importante del país, después de la provincia de Buenos Aires, ya que la actualización del padrón en las elecciones de este año arrojó que superó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en cantidad de ciudadanos habilitados para votar. El distrito bonaerense cuenta con alrededor de 10 millones 600 mil votantes, en tanto que Córdoba roza los 2 millones 500 mil (2.499.000) y la Ciudad de Buenos Aires alcanza alrededor de 2.467.000 (la provincia de Santa Fe es el cuarto, con 2.438.983 ciudadanos habilitados para votar).
A su vez, Córdoba Capital es la segunda ciudad con mayor cantidad de electores (poco menos de un millón) por delante de Rosario, a la que también supera en total de población.

A nivel provincial, José Manuel De la Sota asumió este 10 de diciembre la gobernación por tercera vez, luego del mandato de Juan Schiaretti, perteneciente al mismo signo político del gobernador entrante (PJ, dentro del frente Unión por Córdoba-UPC), pero que no pudo optar a un nuevo mandato por haber sido vice de De la Sota en su anterior gestión. De la Sota triunfó con holgura en las elecciones del 7 de agosto, con unos 14 puntos porcentuales de ventaja sobre Luis Juez y más de 20 puntos sobre el tercero, el radical Oscar Aguad.

Sin embargo, De la Sota enfrenta el desafío de recomponer relaciones con la presidenta Cristina Fernández, reelegida con una abrumadora superioridad sobre los contrincantes opositores (unos 37 puntos de ventaja sobre el segundo, Hermes Binner) e incluso triufante también en la provincia de Córdoba (si bien con una ventaja menor que en el resto del país) un distrito que siempre le fue esquivo al kirchnerismo (en las legislativas de 2009 el Frente para la Victoria/FPV quedó en cuarto lugar y en las presidenciales del 2007 Roberto Lavagna aventajó a Cristina; en las presidenciales del 2003, Néstor Kirchner fue relegado al cuarto puesto).

Pese al peso político del distrito, el FPV no tuvo candidato propio en la elección provincial que consagró a De la Sota para un nuevo período, ni tampoco concurrió acompañando al vencedor de la contienda, reflejo de la difícil relación y la desconfianza mutua que tradicionalmente se dispensaron UPC y el FPV en Córdoba. Recrear la relación con Cristina es uno de los principales desafíos que se le presentan al gobernador entrante, necesitado además de los fondos de la Nación para llevar adelante una gestión sin mayores sobresaltos (entre las urgencias de financiamiento, se destaca la situación de la Caja de Jubilaciones, cuyo déficit asciende a más de 1.000 millones de pesos). Su primer gesto en esa línea -después de la contundente victoria de Cristina en las primarias y advertido por el FPV de que no podría "colgar" su boleta como colectora de la presidenta- fue bajar la lista propia de diputados nacionales del PJ que había concurrido (con magro resultado) el 14 de agosto, pero sin duda se viene una negociación en la que esa acción no será el único elemento a sopesar.

Mientras que el triunfo de De la Sota supuso una nueva decepción para el radicalismo provincial, Córdoba Capital le dio revancha en la elección de intendente del 18 de septiembre, con el triunfo de Ramón Mestre (h), quien a partir de su asunción al cargo el 10 de diciembre se transforma en el radical que gobierna el distrito más importante en número de electores en todo el país, capital político que sin dudas es una gran oportunidad para el joven intendente.

Sin embargo, Mestre enfrenta una situación financiera muchísimo más delicada que la de la provincia, con un municipio disfuncional (aquejado no sólo de exceso de personal sino de mala distribución del mismo) como herencia de las pasadas gestiones (entre ellas las del derrotado candidato a gobernador Luis Juez, quien tras su gestión como intendente incorporó una fuerte masa de empleados municipales para construir una estructura política "rentada" que compensara en la Capital su falta de estructura política en el interior).

Además, el hijo del fallecido ex gobernador y ex intendente deberá reconstituir el principio de autoridad de la figura del intendente, severamente lesionado a partir de 1999 (inicio del mandato de Germán Kammerath) y que tocó un piso histórico durante la gestión de Daniel Giacomino, quien inició su mandato en 2007 como aliado de Juez y terminó enfrentado con éste y enrolado en el kirchnerismo (acaba de asumir como diputado del FPV). Lo delicado de la situación obliga a Mestre a mantener una buena relación tanto con la provincia como con la Nación, pese a no participar del signo político de ninguna de esas dos gestiones.

A este análisis desde la perspectiva política, cabe aportarle una mirada desde la opinión pública cordobesa, que a lo largo de las tres principales elecciones de este año mostró que ningún político es dueño de los votos: como gobernador votó a De la Sota, un peronista no K y como presidenta, a Cristina Fernández, líder del FPV, en tanto que en la Capital eligió a Mestre, un radical. Más allá de las diferencias de signo político, está claro que los cordobeses votaron en la provincia y en el país continuidad de gestión, mientras que en la Capital apostaron a un cambio de gestión. Ahora, reclamarán de sus gobernantes en cada nivel que gestionen y dejen las diferencias políticas para más adelante.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Columna publicada hoy en diario Día a Día: augurio de cinturones apretados



Augurio de cinturones apretados

Norman Berra
Consultora Delfos

El relevamiento de Delfos se realizó antes del último anuncio de retiro de subsidios en distintos servicios por parte del gobierno nacional, por lo que estas tendencias aún no acusan el impacto que esas medidas pueden tener en la economía doméstica. Aun con esa salvedad, el cuadro es nítido, con apenas uno de cada diez cordobeses reconociendo capacidad de ahorro, por lo que se puede prever que dicho panorama difícilmente se altere en lo sustancial, o si lo hace, será en sentido decreciente. En este punto, es pertinente tener en cuenta que, según el último relevamiento de la Fundación Mercado a nivel nacional, el porcentaje de familias con capacidad de ahorro en noviembre es del 15,5%, levemente inferior al de octubre. Cabe preguntarse, entonces, cómo evolucionará este indicador en la nueva “etapa” de sintonía fina inaugurada por la presidenta en las últimas semanas.

(click para agrandar gráfico)

Nota publicada hoy en diario Día a Día


Efecto cuota: la mitad vive con lo justo

Muchas familias cordobesas tienen comprometida buena parte de sus ingresos en el pago de cuotas por compras ya hechas.

12/12/2011 00:00
Por Gabriel Esbry

Ya sea por la desaceleración que puede estar experimentando la economía, por la inflación que no termina de acomodarse, o, fundamentalmente, porque muchos se han embarcado en compras de largo plazo y ahora tienen que pagar las cuotas. Por alguno de esos motivos, o por una combinación de esas mismas causas, lo cierto es que más de la mitad de los cordobeses está viviendo hoy con lo justo. Incluso, más de un tercio asegura no llegar a fin de mes, y apenas uno de cada 10 admite que tiene alguna capacidad de ahorro.

La vida a crédito. Sobre la base de estos datos, cabría pensar que la situación de las familias cordobesas es acuciante, sin posibilidades de poder “parar la olla”, justo en medio de un momento económico relativamente bueno.

Norman Berra, director del estudio de la consultora Delfos, explicó que en realidad muchas familias enfrentan este estado de cosas, no porque lo que ganan no les alcancen para solventar sus gastos corrientes (alimentación, alquiler, vestimenta, transporte), sino porque en realidad buena parte de esos hogares tiene comprometidos sus ingresos en el pago de cuotas de productos que ya han adquirido. “En los últimos dos años, muchas familias han hecho fuertes consumos de bienes durables y semidurables que ahora están pagando mes a mes. Ello impacta sobre sus economías cotidianas, pero ello no implica que estén pasando hambre”, aclaró.

Incluso, el investigador resaltó que la percepción que hoy tienen los cordobeses es la de una situación económica relativamente próspera. “A pesar de la crisis externa, la actitud que tiene la gente es de un moderado optimismo sobre el futuro del país”, sostuvo el consultor, aunque pidió esperar para ver cómo se desenvuelve la economía en los próximos meses.

Link a nota completa:
http://www.diaadia.com.ar/cordoba/efecto-cuota-mitad-vive-con-lo-justo

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Desarrollo y reducción de la pobreza (2)


En la entrada anterior citamos estadísticas de la ONU sobre la región y el país; en esta oportunidad, revisaremos cifras de la UNESCO, que ha dado a conocer un informe realizado por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe en el que pondera al sistema educativo argentino y uruguayo pues restringen las posibilidades de mercantilización, y en cambio critica al chileno, al cual describe como orientado a la privatización. Según el informe preparado por el ex relator de la ONU sobre el derecho a la educación, Vernor Muñoz, el sistema chileno tiende a causar segmentación, exclusión y discriminación.

El estudio analiza la disponibilidad, aceptabilidad y adaptabilidad del sistema educativo chileno en comparación con las legislaciones educativas de Argentina, Uruguay y Finlandia, y concluye que uno de los mayores desafíos para el país trasandino es su debilidad para hacer frente a la desigualdad, en tanto que su sistema de becas y subvenciones favorece la iniciativa privada en detrimento del concepto de educación entendida como bien público. El documento destaca que "lo contrario ocurre en las legislaciones de la Argentina y Uruguay, que resultan muy explícitas a la hora de restringir cualquier posibilidad de mercantilización de la educación (...) en Chile la ley deposita en los padres y las comunidades un alto nivel de responsabilidad en términos de asegurar la educación, impedir la discriminación u ofrecer una educación de calidad, en desmedro del Estado que debiera ser el garante de este derecho".

Asimismo, apunta que el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales firmado por Chile lo obliga a tomar medidas inmediatas para lograr gradualmente la gratuidad en la educación secundaria y universitaria, materia en la que Argentina sin duda aventaja a nuestro vecino (sin perjuicio de la discusión por la calidad educativa, que es otro cantar).

Hace un tiempo, el periodista Raúl Legnani escribió que "se muestra como ejemplo de la inversión chilena en educación que es de un 6 por ciento (del PBI), sin aclarar que más de la mitad es privada y que parte de la pública se ofrece en forma de créditos que encadenan a las familias por décadas para que sus hijos estudien. Precisamente uno de los elementos de la actual crisis es la imposibilidad de sostener esos créditos". Legnani apunta que los criterios educativos instalados desde el pinochetismo fueron enriquecidos por el neoliberalismo pedagógico y rigieron incluso bajo las gestiones de gobierno de la Concertación, lo que generó un movimiento de estudiantes secundarios ya durante el anterior mandato de la socialista Michele Bachelet y que en la gestión de Sebastián Piñera se profundizó e hizo eclosión.

Por caso, cursar una carrera barata en Chile insume no menos de 5 mil dólares al año, incluso en las universidades del Estado (que cuentan con un aporte público de apenas el 15% de su presupuesto, por lo que en rigor dependen del cobro de matrícula). Ante ello, el crédito es la alternativa, pero eso puede llevar a los jóvenes y sus familias a endeudarse en cifras entre 40 y 50 mil dólares durante años. Con todo, hay que decir que su sistema educativo es emergente de un modelo económico marcado por la impronta neoliberal, que privilegió la apertura y desregulación de la economía (políticas muy aplaudidas por algunos sectores, ciertamente) pero que limitó el despegue industrial del país, al punto que la dependencia del cobre (ese metal aún representa alrededor de la mitad de sus exportaciones) sigue siendo característico de su economía.

El protagonismo de la educación en el desarrollo es una cuestión clave en el contexto actual y no sólo en Chile. En los últimos meses, la crisis europea ofrece postales impensadas años atrás: Italia realizando reformas que prevén drásticos recortes de las partidas presupuestarias para la docencia, haciendo caso omiso de las protestas y movilizaciones de estudiantes y profesores, Gran Bretaña avanzando en una línea similar y pese a análoga resistencia por parte de su comunidad educativa. También, de manera significativa, mientras Europa recorta y ajusta internamente, también reorienta su asistencia fronteras afuera: según anunció hoy la Comisión Europea (CE, que detalló cómo distribuirá su presupuesto para la ayuda exterior entre 2014 y 2020) la Argentina junto a otros 10 países de América latina quedarán fuera de la asistencia bilateral al desarrollo, al haber alcanzado un nivel de renta media-alta. La intención declara es destinar el dinero de fomento a países más necesitados.

La lista de los países latinoamericanos que dejarán de percibir ayuda bilateral la completan Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela. “Nuestro presupuesto es limitado y nos tenemos que centrar en los países que más lo necesitan, de manera que la ayuda tenga el máximo impacto posible”, declaró el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs, en una conferencia de prensa. No obstante, garantizó que la UE seguirá promoviendo el desarrollo en esos países a través de programas temáticos o regionales, y que impulsará además con ellos nuevas asociaciones no basadas en la ayuda bilateral.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Desarrollo y reducción de la pobreza (1)


La ONU dio a conocer recientemente su nuevo Índice de Desarrollo Humano, con Noruega en el primer puesto y nuestro país ubicado entre aquellos con mayor desarrollo humano, en el puesto 45° lo que lo posiciona entre las naciones calificadas con una nota "muy alta", sólo superado en la región por Chile, que ocupó la 44° ubicación. Dicho ranking considera datos estructurales como esperanza de vida de las personas al nacer, los años promedio de instrucción y el ingreso del PBI per cápita. A nivel regional, Uruguay se ubicó en el puesto 48°, Venezuela 73°, Perú 80°, Ecuador 83°, Brasil 84° y Colombia 87°, todos en el segmento de "desarrollo alto". Por contrapartida, los más desfavorecidos son Paraguay (107°) y Bolivia (108°), posicionados entre las naciones con "desarrollo humano medio". Por otro lado, el informe remarca que América Latina sigue siendo una de las regiones más desiguales.

En los últimos meses, la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) destacó en más de una oportunidad avances sociales logrados en Argentina en los últimos años. Un primer informe remarcó positivamente las políticas sobre protección social, salud y educación aplicadas por el gobierno nacional, en particular la Asignación Universal por Hijo (AUH), remarcando que la misma “ha tenido un impacto positivo en la reducción de la indigencia y la pobreza”. El reporte titulado “Protección Social en la Argentina” apunta que “el recorrido realizado por las transformaciones y rasgos actuales de la oferta de programas y políticas de protección social en la Argentina da cuenta de múltiples avances en tiempos recientes, así como de importantes retos de cara al futuro” y destaca que la política económica del gobierno nacional reactivó la producción industrial haciendo descender así el desempleo: “este aumento de la ocupación, fuertemente asociado al crecimiento económico que se puso de manifiesto con fuerza a partir de 2003, ha estado acompañado también de una importante recomposición del salario real promedio y de la ocupación de la mano de obra”. Según el organismo, eso ha permitido el desarrollo de una “incipiente, pero no por eso menos robusta matriz de protección social (...) “constituye una base sólida para el futuro”.

La entidad relevó el impacto concreto y los cambios producidos a partir de los programas y políticas relacionados con la previsión social, como la AUH, la cobertura y el gasto en salud y educación, entre otras intervenciones estatales de protección social (como el Plan Nacional de Seguridad Alimentaria y la oferta de microcréditos y programas orientados a incrementar la cobertura de servicios como agua potable y cloacas). Respecto a la AUH, el informe afirma que “ha tenido un impacto positivo muy significativo en la reducción de la indigencia en los niños y adolescentes y, en menor medida, sobre la pobreza: alrededor de un 65% de los niños y adolescentes lograría salir de la situación de indigencia, y un 18% superaría la pobreza al percibir este beneficio de seguridad social no contributiva”.

En cuanto a la salud, ese informe le dedica especial atención al Programa Remediar (vigente desde 2002) del cual estima que provee cobertura con medicamentos esenciales aproximadamente a "15 millones de personas, lo que representa algo más del 41% de la población del país”. Sin embargo, el documento también plantea desafíos y materias pendientes, como por ejemplo la fragmentación en tres subsistemas de salud (público, de seguridad social y privado) que dificulta la construcción de un “seguro colectivo que logre aumentar la cobertura y equidad (social y territorial) del servicio”. Respecto a la educación, el organismo considera como mayor desafío la retención de los estudiantes de menores recursos, particularmente en la secundaria, así como mejorar la calidad del sistema a partir de la extensión de la jornada escolar, priorizando las zonas de mayor vulnerabilidad social.


Otro informe de Cepal, titulado "Panorama Social de América Latina- 2011" destacó que Argentina fue el país de la región que mostró mayor reducción de la pobreza entre el 2002 y el 2010 gracias a la complementariedad entre el fuerte crecimiento de su economía (como factor principal) y distribución de la riqueza (en segundo término): de acuerdo al estudio, los niveles de pobreza cayeron 36 puntos porcentuales; le siguió Perú (con un descenso de la pobreza de 23,8 puntos porcentuales) y Venezuela (-20,8 puntos) . Según el organismo, a nivel regional la reducción de la pobreza se patentizó en un crecimiento de los ingresos medios.

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, destacó que "la pobreza no solamente se ha reducido adicionalmente, sino que lo ha hecho con mayor énfasis redistributivo". En el caso argentino, el estudio enfatiza que el descenso de la desigualdad en el período analizado está asociado a la reducción de la desigualdad en el ingreso laboral. Para esa mejoría resultaron determinantes el alza del ingreso mínimo y "el aumento de ingresos no laborales entre los hogares más pobres, básicamente en lo que respecta a un mayor acceso a beneficios jubilatorios, el aumento de las jubilaciones mínimas y la extensión de los programas sociales".

Sin duda, como hemos analizado antes en este blog, la combinación de reactivación económica, descenso del desempleo y aumento del consumo han sido factores decisivos en el éxito electoral del kirchnerismo. Los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-07) y Cristina Fernández (2007-11) conforman un ciclo político conjugado con un ciclo económico, combinación que ha recreado la posibilidad de un ascenso social relativo que no sólo se patentiza en los datos "objetivos" o duros del consumo de diversos bienes sino también a nivel "subjetivo" o perceptual. Eso permite entender porqué, aunque la tasa de pobreza según estimaciones privadas se ubica en torno del 20%, simultáneamente nueve de cada 10 argentinos afirman ser (en rigor, se sienten) de clase media, de acuerdo a diversas encuestas. Para sociólogos y analistas de consumo, la clásica aspiración de movilidad social ascendente sigue vigente y se ha revitalizado durante estos años, con el consumo como comportamiento que reafirma la sensación de progreso personal y familiar. Entre 2003 y 2011, el modelo K hizo foco en estimular el crecimiento económico para ampliar la base de la población (y con ello la masa electoral) con acceso a la compra de bienes durables, dejando afuera de la política económica las metas inflacionarias ("inflation targeting" en la jerga ortodoxa). De cara a la nueva etapa del kirchnerismo, que en lo formal comienza dentro de una semana pero que en la realidad empezó el 24 de octubre (el día después de la reelección) el desafío es, dadas las materias pendientes en pobreza e inclusión social, cómo se recreará el modelo con "sintonía fina" para las variables domésticas y a la vez capacidad de adaptación a un contexto internacional volátil.


martes, 29 de noviembre de 2011

El protagonismo de los jóvenes


Además de la cuestión de genéro, otra marca distintiva de la época es el protagonismo asignado a la juventud, explícito en el kirchnerismo pero visible también en otras fuerzas políticas distanciadas del oficialismo, como el PRO liderado por Mauricio Macri, el FAP de Hermes Binner y (si bien en declive) Proyecto Sur de "Pino" Solanas. En el discurso en el que Cristina Fernández de Kirchner anunció su deseo de competir por la reelección (que finalmente consiguió con más del 54% de los votos hace poco más de un mes) la presidenta reafirmó su "compromiso irrenunciable e irrevocable, no solamente por su memoria -en referencia a Néstor Kirchner-, por su legado, sino, fundamentalmente, por los jóvenes que tanto esperan de este nuevo país y en el que espero ser un puente entre las nuevas y las viejas generaciones" , con un fraseo que recuerda al eslogan de la reelección de Bill Clinton en 1998, "Construyendo un puente hacia el siglo 21".


En ese entonces, agregó Cristina "creo que ese debe ser mi rol: un puente entre las nuevas generaciones y las anteriores y como yo, que tomamos la posta de otros y seguimos adelante para construir esta Argentina que estamos viviendo entre todos". El compromiso presidencial con ese trasvasamiento generacional (para usar una terminología cara al justicialismo), lejos de ser retórico, quedó claramente plasmado en la conformación de las listas de diputados nacionales, lo que en su momento fue leído por muchos analistas (y periodistas) como una apuesta muy riesgosa por parte de Cristina, ya que haber desplazado a jerarcas tradicionales del PJ (y del sindicalismo) podría hacer que los mismos facturaran ese hecho en las urnas.

Es obvio decir que dicho castigo no se produjo ni en las primarias ni en octubre, con lo cual la apuesta de Cristina de apoyarse en quienes consideraba más leales (y no repetir la dependencia del PJ que tan caro le salió en la votación por las retenciones móviles durante el año 2008) fue claramente ganadora y traza a futuro un eje, donde la presidenta confía en que la supervivencia del proyecto kirchnerista pase más por el voto y la militancia "fresca" que por los tradicionales punteros del PJ, una herramienta política que históricamente ha mostrado un envidiable olfato para cambiar de bando en cuanto el termómetro del poder marca oscilaciones sensibles.

Los analistas han destacado, entre las principales razones que explican el (relativo, por supuesto) éxito del kirchnerismo entre la juventud a la revalorización de la política como ordenador social (a diferencia de lo que sucedió durante la década del ´90) y a la defensa de los derechos humanos, que progresivamente fue decantando en una construcción política cuya mayor visibilidad la logró La Cámpora logrando incluso colocar importantes referentes dentro del equipo de gobierno, como Andrés Larroque, Juan Abal Medina y Eduardo De Pedro, entre otros (con Máximo Kirchner como referente natural de ese espacio; Mariano Recalde, en el ojo de la tormenta en estas semanas, pese a su juventud reconoce una filiación sindical, dado que es hijo de Héctor, un alto referente de la CGT).

Esta inserción ha sido aprovechada por los críticos del kirchnerismo para calificar a estos jóvenes como "militantes rentados", lo cual es antojadizo, porque los mismos han militado en las sucesivas escaramuzas del kirchnerismo (conflicto por la resolución 125 de retenciones, ley de matrimonio igualitario, ley de medios), lo cual revela de mínima un compromiso ideológico con el proyecto, algo incompatible con la idea mercenaria que campea en la citada (des) calificación.

A los "jóvenes K" les quedan, claro, no sólo pruebas de fuego de su capacidad en el ejercicio de los distintas funciones sino, en breve, una muestra del espacio que pueden disputar cuando se repartan los cargos en la nueva composición del Congreso que surgirá a partir de diciembre, en un contexto donde el protagonismo de la juventud es un signo de los tiempos incluso más allá de las fronteras argentinas: basta apenas con mirar detrás de los Andes a los jóvenes chilenos marchar en reclamo de reformas en el sistema educativo de ese país, en el que tanto las universidades privadas como las públicas son pagas con una lógica de mercado que se ha relevado insostenible y que la legisladora y pedagoga argentina Adriana Puiggrós ha calificado como el estallido de la burbuja educativa: "el modelo educativo de Chile ha estallado en mil pedazos, lo cual es un síntoma fuerte del agotamiento del neoliberalismo como forma de la economía, la política y la cultura. No se trata de cualquier experiencia educativa, sino de la que fue alabada, mimada y mostrada como ejemplo hasta hace escasos días por los sectores políticos que abjuran del viejo liberalismo estatista, por los mercaderes de la educación que se han multiplicado como una plaga". Dicho protagonismo también es visible en los estudiantes europeos que resisten los recortes educativos dispuestos por el premier conservador británico David Cameron y por su homólogo (ya renunciado) Silvio Berlusconi en Italia, en los indignados de España (país en el que la desocupación afecta prácticamente a la mitad de los jóvenes en edad económicamente activa) y Wall Street. Muchos jóvenes han fogoneado también las rebeliones de la "primavera árabe".

Sin embargo, nuestro país también tiene materias pendientes con la juventud argentina: según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) basado en datos oficiales relevados en 31 centros urbanos, existen unos 325 mil jóvenes en edad económicamente activa afectados por falta de empleo (además de unas 727 mil personas de entre 15 y 24 años de edad que no sólo no trabajan sino que tampoco estudian, para los que se ha acuñado el término "ni-ni"). Más allá de los progresos logrados desde el 2003 en materia de empleo, está claro que un desafío pendiente sigue siendo lograr una inserción en el mundo laboral de estos segmentos, respuesta que requiere la concurrencia de políticas económicas, sociales, educativas y laborales.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Medios y política: la lucha por la agenda (2)


La hipótesis de la fijación de agenda por parte de los medios de comunicación se expresa del siguiente modo: el público "tiende a incluir o excluir de sus propios conocimientos lo que los media incluyen o excluyen de su propio contenido (...) a asignar a lo que incluye una importancia que refleja el énfasis atribuido por los mass media a los acontecimientos, a los problemas, a las personas" (Shaw). En esta línea, la investigación en comunicación de masas plantea que los medios presentan un menú de todo aquello acerca de lo que hay que tener una opinión y discutir; no tienen tanto éxito cuando le dicen a la gente qué pensar, pero sí lo tienen cuando dicen sobre qué pensar, "en torno a qué temas deben pensar algo" (Cohen).

La hipótesis de la fijación de la agenda se emparenta con la teoría de la dependencia cognosctiva de los medios, conformada "a partir de dos niveles: a) el orden del día de los temas, argumentos, problemas, presentes en la agenda de los media; b) la jerarquía de importancia y de prioridad con la que dichos elementos son dispuestos en el orden del día" (Wolf). Existe entre los investigadores un consenso relativo a que los medios no tienen el poder de determinar con uniformidad el contenido exacto de las interpretaciones o definiciones de la situación que construya cada miembro del público (lectores, audiencia de radio o de TV) pero sí pueden, al controlar qué información es o no transmitida, limitar la gama de interpretaciones posible por parte de ese público (De Fleur-Ball Rokeach). La omisión o no cobertura de determinados temas (o incluso la cobertura restringida) es un poder que comparten los medios (una suerte de fijación de agenda por omisión) : al dedicar espacio a determinados temas y situaciones y no a otros (o al dedicarles menos, relegándolos) los medios delimitan el campo de opinión para la audiencia, preselección temática que es ya una fijación de agenda.

Como ya lo hemos planteado, el kirchnerismo (que, por supuesto, tiene intereses políticos en el tema) ha sido en el poder político el gobierno que más abiertamente ha planteado y cuestionado la necesidad de limitar el poder de agenda de los grandes medios. Recordemos, por caso, que en la presentación del informe sobre Papel Prensa el año pasado la presidenta Cristina Fernández de Kirchner declaró: "quiero una democracia sin tutelajes y sin que los políticos tengan temor a ver qué dice tal diario o tal otro de uno, si aparezco o me borran o si me arman una operación. Quiero una sociedad sin miedos". En la misma línea, Marcela Cardillo, subsecretaria de Gestión Cultural de la Nación, afirmó en el Foro de Contenidos Culturales en Televisoras Públicas y Comunitarias de la UNASUR que "la construcción de comunicación hegemónica tiene un interés concreto que es el del dueño del medio y que termina marcando la agenda, por eso la difusión de distintos contenidos por parte de los organismos públicos permite mover el eje".

Sin embargo, como también hemos discutido antes, la diversidad informativa no puede quedar presa del enfrentamiento entre medios opositores vs. medios oficialistas: por el contrario, la misma necesita generar miradas alternativas con capacidad de escapar de ese dilema, como claramente lo ha planteado Gustavo Bulla (también citado oportunamente) a quien su cercanía al gobierno no le quita lucidez intelectual para señalar que los medios emergentes del nuevo estado de situación promovido a partir de la sanción de la nueva ley de medios (SCA) deberían promover "una agenda alternativa que no es sólo agarrar la tapa de Clarín y criticarla, sino introducir otros temas. Eso significa producción periodística propia".

Es decir, no hacer sólo crítica de los medios dominantes pero tampoco sólo defensa del gobierno, sino armar una agenda propia, dando así cumplimiento al espíritu de democratización que impulsó a la Coalición para una Radiodifusión Democrática (algo así como un "think thank" alternativo) al sostener la noción de "pluralidad de voces" como superadora de la tradicional "libertad de prensa" .

Bulla remarca además que la defección de los opositores al gobierno, que en lugar de aportar al proceso apostaron a vaciarlo: "los partidos de la oposición, como un modo de ningunear a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, no han integrado todavía la Comisión Bicameral para el seguimiento de la Ley (...) No han nominado a los dos directores, por la 2da y 3era minoría, que les corresponde en la Autoridad de Aplicación y en Radio y Televisión Argentina (RTA). Además, la Comisión Bicameral debe elegir el Defensor del Público de los Medios Audiovisuales de la Nación, y no se ha podido elegir. Es decir, pensando que le hacen un daño al Poder Ejecutivo Nacional o a la Ley, están privando a los ciudadanos que dicen representar de tener una participación. Hoy dicen que Canal 7 y Radio Nacional son partidarios, son oficialistas. Y ellos tienen dos sillas en RTA para criticar, ponerlo en cuestión, disputar e incluso hacer las denuncias que quisieran sobre los supuestos desmanejos (...) . Ellos decían que la Ley era demasiado gubernamental. Les decíamos que había una participación inédita en la historia de la Radiodifusión argentina. Ellos no participan y luego, entonces, es gubernamental y es la profecía autorrealizada".

En ese sentido, recientemente Leopoldo Moreau (un referente histórico de la UCR) llamó a un debate interno en ese partido y admitió que "el radicalismo cometió algunos errores estratégicos como por ejemplo haber votado en el Parlamento en contra de las estatizaciones de las AFJP, no sólo porque contradijo nuestra historia más reciente y no sólo la más reciente porque el artículo 14 bis de la Constitución del año 57 consagra a la seguridad social como un sistema público de reparto fue una creación del radicalismo. También fue un error del radicalismo oponerse a la ley de medios, que seguramente podría ser perfectible, pero esas negativas cerradas, irreductibles, como dijera Raúl Alfonsín llevaron que también contradijéramos nuestra propia historia". Sería deseable que la oposición política al gobierno aporte su mirada al proceso en lugar de sustraerse al debate por una especulación electoral que el resultado del 23 de octubre reveló como errónea. El país no sólo requiere un mejor gobierno, sino también una oposición mejor; más aún, quizá el país no pueda tener un gobierno mejor sin que la oposición mejore a su vez.

martes, 22 de noviembre de 2011

Medios y política: la lucha por la agenda (1)


En la entrada anterior compartimos algunos resultados de la encuesta de FOPEA entre periodistas, pero ese estudio tiene más tela para cortar por lo que le dedicaremos un espacio aquí también. Uno de los resultados más interesantes que ofrece es la postura de los periodistas frente a la nueva ley de medios. En ese punto, la respuesta con la que más se identificaron los periodistas fue "contiene puntos que no comparto, pero el cambio propuesto significa una mejora con respecto a la ley anterior" (37%) seguida por quienes eligieron la opción "se trata de un avance sustancial en la democratización de la información" (26%). Las opiniones netamente detractoras de la nueva ley son minoritarias (hacer click para agrandar el gráfico adjunto), contrariamente a la impresión que puede tener el lector atendiendo al tratamiento periodístico que los grandes medios han hecho y hacen de la misma.

Donde sí existe una continuidad con lo que se advierte en la cobertura mediática dominante es en la percepción de las relaciones entre poder político y la prensa: el 25% de los periodistas dijo que la misma es muy mala, 30% la calificó como mala, 29% regular y apenas 12% la evaluó positivamente (10% buena, 1% muy buena y 1% excelente). Por otro lado, 38% de los periodistas dijo que ellos mismos o bien un colega (compañero de tareas o jefe) ha recibido mensajes coercitivos desde el poder político, pero como responsables de esas presiones aparecen los funcionarios provinciales primero y los municipales después, relegando a los nacionales al tercer lugar.

El contrapunto entre periodismo y poder político siempre ha sido un clásico, pero en la última década se ha recreado y transformado no sólo en nuestro país, sino también en la región y a nivel global. Los periodistas Alejandra Gallo y Martín Dinatale (también citados antes en este blog) afirman que viene emergiendo un nuevo paradigma de comunicación en América Latina, donde los mandatarios no sólo mantienen relaciones conflictivas con la prensa sino que además trazan una estrategia de llegada directa al ciudadano (y elector) a través de diversos medios, pero con especial protagonismo de las redes sociales, que les permiten un contacto sin intermediación.

Según los autores, ese paradigma, plasmado en el uso de las redes sociales, la publicidad oficial, los canales de comunicación y los discursos presidenciales en cadena es transversal a los matices políticos e ideológicos que distinguen a mandatarios como Álvaro Uribe (ex presidente de Colombia), el venezolano Hugo Chávez, el boliviano Evo Morales, "Lula" Da Silva (ex presidente de Brasil) y los "K" (Cristina y Néstor) : "Sin lugar a dudas, no hay coincidencia ideológica entre Uribe y Chávez, por caso, pero sí coinciden en la manera en la que elaboran su estrategia comunicacional".

Los especialistas plantean que todos enfatizan la comunicación de su mensaje político de la manera más directa posible, sin la intermediación que tradicionalmente han jugado los medios de comunicación e incluso echando mano a acciones de "discriminación informativa". El uso de redes sociales se enmarca en esa línea de profundización de la comunicación directa con el ciudadano. "El mensaje se emite por Twitter y los medios de comunicación terminan levantando Twitter. Se elimina el contacto del político con la prensa, que es la que puede acceder a preguntar". De esa forma, también, se explica la progresiva desaparición de las conferencias de prensa en la mayoría de estos gobiernos. "Tiene que ver con un momento político mundial muy particular, donde parece ser que los ejes tradicionales del modo de hacer política ya no funcionan" interpretan los autores.

La hipótesis del cambio de paradigma es atractiva. Gustavo Martínez Pandiani afirmaba en un artículo del año 2000 (La irrupción del marketing político en las campañas electorales de América Latina) que en la década del ´70 el paradigma político latinoamericano era tan poderoso que imponía su ritmo y reglas de juego a los medios de comunicación y que la relación se desarrollaba en términos de una "centralidad política de la comunicación". Esa situación cambió drásticamente en las décadas siguientes, cuando los medios quedaron en posición de imponer su ritmo y reglas a la actividad política, obligando a los dirigentes a adaptarse a su dinámica: "deben aprender a contestar preguntas de fondo en veinte segundos, para veinte periodistas al mismo tiempo y, si es posible, mirando a cámara".

Según el autor, ese cambio transformó las relaciones entre políticos y electores y modificó el modo de producción y circulación del discurso político, ganando así los medios poder de manera exponencial y convirtiendo al paradigma mediático en el dominante, completando el tránsito de la "centralidad política de la comunicación" a la "centralidad comunicacional de la política". Siguiendo ese razonamiento, con la irrupción de las redes sociales y su explotación por parte de dirigentes la clase política estaría sustrayéndose de la intermediación de la prensa, tratando así de reducir su dependencia respecto de "la centralidad comunicacional".

sábado, 19 de noviembre de 2011

Medios, política y construcción de la realidad (3)


Decíamos en una entrada anterior que era necesario prevenirse contra los peligros del periodismo entendido como propalador del relato oficialista y que volveríamos sobre ese tema; lo haremos ahora. Se trata de un punto que incluso funcionarios identificados con el oficialismo han planteado, como es el caso de Gustavo Bulla, periodista a cargo de la Dirección Nacional de Supervisión y Evaluación de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) al referirse a las posibilidades que abrió la nueva ley de medios: "al Estado le cabe haber abierto la oportunidad legal y después no dejar librado al azar lo que sigue; pero por otra parte, en la concepción de la construcción de una emisora popular, uno no puede depender exclusivamente el Estado, porque incluso el Estado, después de los procesos electorales, puede cambiar de conducción. Y si uno ata la suerte de un proyecto de este tipo, que debería ser de largo alcance, a una elección, es muy peligroso y poco aconsejable".

En otras palabras, la apertura hacia la diversidad requiere, para ser sostenible en el tiempo, construir medios alternativos no sólo autónomos del sistema de comunicación dominante sino también de las estrategias comunicativas del poder político que coyunturalmente tenga las riendas del gobierno. Ello permitiría evitar el vicio de generar, a partir de la crítica del sistema de medios hegemónico, una mirada complaciente del poder político que generó las condiciones para problematizar la matriz comunicativa que se quiere transformar.

Los periodistas Alejandra Gallo y Martín Dinatale (que, dicho sea de paso, han hecho un interesante análisis de la estrategia comunicacional que hoy predomina entre los mandatarios de la región sobre la que trataremos en algún momento) también han tocado el tema, si bien no en el contexto de nuestro país. Ambos abordan el fenómeno que, a su entender, se está manifestando actualmente en países como Ecuador y Venezuela en cuanto al uso de las radios comunitarias. “Originalmente, deberían tener la función de sumar nuevas voces en la comunicación periodística y política, dar visiones distintas y con un anclaje propio de la zona, pero terminan dependiendo tanto de la pauta oficial para su subsistencia que en la práctica funcionan casi como repetidoras locales de las comunicaciones centrales. En este sentido, me parece que hay un compromiso de todos los factores. No hay una conciencia de esto de los gobiernos regionales, o si la hay, quedan atrapados en la propia dinámica de la política del clientelismo, no hay una confianza acabada de los propietarios de los medios y tampoco hay un margen de acción por parte de los periodistas locales y de la dirigencia local para poder transmitir una mirada diferente”, han afirmado.

Sería importante tener en cuenta esas experiencias para conjurar sus riesgos y ganar autonomía en la mirada, condición necesaria, insistimos, para la sustentabilidad en el tiempo de la diversidad que la nueva legislación de comunicación ha pretendido posibilitar y favorecer. En esa línea, Néstor Piccone, integrante del Consejo Asesor de la TV Digital, destacó recientemente la tarea que se viene realizando en todo el país para la producción de contenidos en alianza con las universidades, con 9 polos en todo el país apuntando a establecer "un mapa federal que hay que cargar de participación (...) hay que romper el esquema concentrado que existe hoy y avanzar desde las provincias hacia la Capital". Es decir, participación y multiplicidad de actores (universidades, organizaciones comunitarias, etc.) y el Estado como facilitador, no como regidor del proceso, manteniendo vivo el espíritu del proyecto que nutrió a la nueva ley de medios, surgido de la propuesta de diversas organizaciones sociales reunidas en la Coalición por una Radiodifusión Democrática y el debate en foros realizados en todo el país.

En una entrada anterior en la que revisamos algunos casos en que la prensa nacional incurrió en construcciones ficcionales de la realidad (negativas respecto al gobierno nacional) habíamos afirmado que al periodismo crítico le faltaba a veces autocrítica, punto que prometimos retomar y haremos aquí, corrigiendo o matizando dicha afirmación: lo más justo sería decir que dicha falencia es más propia de las empresas periodísticas que del periodismo como ejercicio, porque hay datos que sí demuestran en los profesionales capacidad de reflexión autocrítica sobre su oficio. Recientemente, FOPEA (Foro del Periodismo Argentino) dio a conocer una encuesta en la que se relevó, entre otros temas, las principales preocupaciones del sector, sobre la base de un sondeo entre 943 periodistas de todo el país realizado por la consultora CIO a pedido del Foro entre junio y julio de 2011.

Algunos resultados dan cuenta de esa autocrítica: después del bajo nivel salarial (el principal problema, con 47% de menciones) la segunda preocupación planteada por los periodistas argentinos fue la falta de rigor en el ejercicio profesional (39%). Además, sólo 3 de cada 10 evaluaron positivamente el compromiso ético de los periodistas (el resto lo consideró como regular, malo o muy malo); 7 de cada 10 afirmaron que en los medios en que se desempeñan no existen códigos de ética y el 91% dijo haber conocido conductas antiéticas por parte de colegas. Apenas 38% valoró positivamente el grado de rigurosidad al informar.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

En defensa de Katy...


Ante comentarios críticos respecto de un supuesto play back (con una flauta, no cantando) de Katy Perry en uno de los shows de su Teenage Dream Tour respondo que ella dijo que se trató de una broma y yo no tengo por qué no creerle :). Además, otra razón para mantener mi carácter de fan suyo es que hace varios días se sumó a las protestas en Wall Street (si bien con su marido, algo difícil de perdonar).

La cantante y su marido Russel Brand fueron a apoyar a los manifestantes en el centro financiero de Nueva York a fines de octubre (mismos manifestantes que en las últimas horas fueron desalojados sin muchas contemplaciones en la misma ciudad que recibe a los visitantes con una estatua de la Libertad). "Una mujer de pelo rosa apareció ayer en las protestas en Wall Street. Era nada más y nada menos que la cantante Katy Perry, que se suma a las celebridades que apoyan al movimiento "Occupy Wall Street", junto con su marido el comediante Russell Brand. Katy y Russel aparecieron en la manifestación en sus bicicletas y se sacaron fotos con Russell Simmons, uno de los impulsores del movimiento, que twiteó la imagen".


link: http://tn.com.ar/musica/hoy/00070315/katy-perry-se-suma-a-las-protestas-en-wall-street

martes, 15 de noviembre de 2011

Medios, política y construcción de la realidad (2)


La disputa comunicacional ha problematizado también los vínculos entre el gobierno, los medios de prensa (en tanto empresas) y los periodistas. En este sentido, recientemente pudimos asistir a un contrapunto entre la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) versus las asociaciones de periodistas de Argentina. En Lima, la Asamblea General de la SIP, que agrupa a los dueños de cerca de 1300 medios impresos, emitió una resolución crítica hacia el gobierno de Cristina Fernández, en la que “alerta a la sociedad sobre el proceso de ‘colonización mediática’ que se viene desarrollando por parte del gobierno con cuantiosos recursos del Estado y otras herramientas, intentando monopolizar los canales de acceso a la información".

Los titulares de los medios instaron al gobierno argentino “a que ponga fin al hostigamiento administrativo contra la empresa Papel Prensa que obstaculiza el normal funcionamiento de la empresa” y solicitaron al Congreso “que impida la intervención estatal en la producción y comercialización del papel, para que no se constituya en un elemento de presión para el libre ejercicio del periodismo, preservando la política de libre comercialización que rige desde hace largos años en el país”.

Los editores que forman parte de la SIP también solicitan que el gobierno argentino “finalice la escalada de agresiones contra los medios críticos, que lejos de atenuarse sigue sumando nuevas agresiones de manera ininterrumpida”, y exhortan al Poder Ejecutivo “a que cesen las presiones a la Justicia en temáticas vinculadas a la actividad de los medios de comunicación, lo que contraría la división de poderes y pone en riesgo el rol del Poder Judicial como garante de los derechos constitucionales”.

Aquí tenemos una "construcción de la realidad" referida a la libertad de expresión que plantea al gobierno como una "amenaza" a dicha libertad. Es obvio decir que el kirchnerismo no comparte dicha visión, pero resulta que tampoco la comparten entidades que agrupan a periodistas: por ejemplo, al conocer el comunicado emitido por la SIP, el secretario general de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), Gustavo Granero, aseguró que Argentina goza “de muy buena salud” en cuanto a libertad de expresión y sostuvo que “la SIP da espacio a sus socios, como Clarín y La Nación, en cuyas páginas se leen crónicas sobre la Argentina que nada tienen que ver con lo que pasa en el país, sino que son artificios destinados a sostener su posición dominante”.

A su turno, la secretaria general de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), Lidia Fagale, denunció que “lo que está haciendo la Sociedad Interamericana de Prensa es lo que ha hecho toda la vida: defender intereses corporativos asociados a grupos económicos”. En declaraciones al informativo del Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO), Fagale agregó que la SIP “nació como una herramienta del sector empresarial que ha jugado a lo largo de la historia, como lo está haciendo ahora, un partido asociado a los proyectos más conservadores que uno pueda concebir en el terreno no sólo de la política comunicacional, sino de la política general, enfrentando los cambios que se han dado en la región latinoamericana”.

Veamos otro contrapunto: tiempo atrás, Silvio Waisbord, profesor de Periodismo y Comunicación Política en la George Washington University, escribió en La Nación un artículo titulado "El error de la prensa militante", del que extraigo algunos párrafos: "Idealmente, el periodismo debe ser escéptico frente al poder y no ser crítico según el color político o ideológico de quien detente el poder. Debe mostrar los datos de la realidad porque los gobiernos y partidos tienden a producir y creer en sus realidades. Debe investigar los pliegues del gobierno porque el poder inevitablemente mantiene lugares oscuros. Debe poner la lupa sobre problemas que necesitan atención pública y no justificar la noticia según la razón partidaria. Debe estimular a los ciudadanos a conocer lo que ignoran en vez de confirmar sus preconcepciones militantes (...) Que el periodismo mantenga distancia del poder no implica que jamás indique aciertos oficiales o tenga convicciones y posiciones claras sobre determinados asuntos (...) Asimismo, las experiencias en otras democracias muestran que el "periodismo militante" privilegia la opinión frente a los datos". Waisbord da incluso cuenta del "relativismo" que tiene la construcción periodística de la realidad en un párrafo en el que afirma "El periodismo siempre informa desde un lugar determinado, no desde un utópico Olimpo alejado de la vida política y moral de la ciudadanía. Reconocer esta situación no implica abandonar la idea de que el periodismo debe procurar mantener distancia frente a los gobiernos y ser crítico de los dogmas perpetuados por quienes recitan sus verdades".

Por contraste, Santiago Diehl, (psicólogo y Master en Política y Comunicación) cuestiona a Waisbord en un artículo que titula "La falacia de la prensa comercial" : "Su producción, como ahora la crítica a la prensa militante que reproduce el diario La Nación, cae en una falacia fundamental: confunde poder con Gobierno, y se olvida de las corporaciones y trasnacionales. El punto ciego es, justamente, el de los negocios y los intereses comerciales permanentes, el poder consolidado que no va a elecciones. Como el diario que lo publica (...) Waisbord naturaliza sus premisas liberales como si estuvieran fuera del campo de disputa. La política mirada desde arriba, se llama un libro de Portantiero que señala con justeza esa arrogancia aristocrática del periodismo -y, agregamos, la academia- "independiente", que responde al statu quo. Desarraigado de su tierra y los intereses nacionales, y aun continentales, Waisbord combate contra molinos de viento imaginarios a la vez que ignora cambios sustanciales en la relación entre medios y democracia. Por ejemplo, no emite opinión sobre el modelo novedoso que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) significa no sólo para el desarrollo nacional sino también para las libertades del resto de la humanidad. Se pregunta por ejemplo si la prensa militante ignora lo complejo de una sociedad de múltiples demandas, necesidades, conflictos e intereses, cuando es precisamente al revés. Es la LSCA la que vino a garantizar la pluralidad y diversidad de voces, y a posibilitar que actores históricamente silenciados tengan posibilidades de emitir. Y es desde los intereses concentrados de los medios "profesionales" -aglutinados en entidades como la SIP a nivel continental y ADEPA a nivel nacional-, que se la resiste (...) Desde su limbo teórico, Waisbord no se hace cargo de que es la tribuna liberal-conservadora la que prescinde del conflicto en nombre de un falso consenso que perpetúa las desigualdades. En el continente más inequitativo del planeta, resulta más interesante que plantearse inquietudes abstractas, preguntar por el rol de los medios en la producción y reproducción de la desigualdad".

Vemos entonces, dos líneas de "relatos" contrapuestos, dos "visiones" de la realidad reclamando cada una su legitimidad en un campo más amplio que el de la comunicación masiva: lo que está en juego es la construcción de la realidad en las interacciones de los diversos actores (en primer término, empresas periodísticas y periodistas; en una discusión más amplia, intelectuales, organizaciones de la sociedad civil y gobierno) y las definiciones que en sociedad se hacen de aquella realidad. Las afirmaciones de Waisbord suenan razonables y "políticamente correctas", pero concuerdo con Diehl en que hay ese académico simplifica la problemática al basarse en la ecuación poder = gobierno (cuando el gobierno es, en todo caso, una de las formas del poder, pero está claro que los medios o, más precisamente, las empresas periodísticas, son otro) y también me parece pertinente la prevención de Diehl contra el "falso consenso que perpetúa las desigualdades" porque el mismo pareciera querer reprimir los intereses y el conflicto entre los mismos, que no sólo es inevitable sino característico de la democracia.

No obstante, también es necesario prevenirse contra los peligros del periodismo entendido como propalador del relato oficialista; profundizaremos en este tema en una próxima entrada.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Medios, política y construcción de la realidad (1)


Ya durante el año pasado dedicamos algunas entradas al concepto de "doble clima de opinión" de Noelle-Neumann, que consiste en una diferencia significativa entre el clima percibido por la población y el representado por medios y periodistas. Habíamos especulado si era posible que ese fenómeno fascinante e infrecuente se estuviera produciendo en nuestro país, es decir, si era posible que el clima francamente contrario al gobierno nacional en muchos medios de comunicación se estuviera distanciando del clima de opinión entre la población, discusión que por supuesto no era ajena a la "batalla comunicacional" planteada por el gobierno con la aprobación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (SCA) y también a través de su red de medios propios o afines.

Decíamos entonces que la puesta en crisis del escenario comunicativo a partir del debate político por la nueva Ley de SCA modificó la capacidad de los medios dominantes (mayoritariamente opositores o al menos críticos del gobierno nacional) conservaban un enorme poder de agenda pero enfrentaban dificultades para configurar a su antojo el clima de opinión. Bajo ninguno de los anteriores gobiernos desde la restauración democrática en 1983 la disputa comunicacional fue tan intensa como los últimos tres años del kirchnerismo, contribuyendo así -más allá de la polémica sobre las formas, que no es un detalle menor- a "blanquear" o poner en evidencia cómo la línea editorial de los medios está permeada por intereses (políticos y económicos).

De eso se han hecho eco incluso medios internacionales como Radio Nederland, a los que a priori no se puede sospechar de parcialidad interna (ni alineados con el gobierno nacional ni con las posturas críticas u opositoras). Así, en los meses preelectorales de 2011 hemos podido leer párrafos como el siguiente: "según se acercan las elecciones presidenciales en Argentina, se hace patente la diversidad en la forma que tienen los medios de presentar las informaciones relacionadas con un posible segundo mandato de Cristina Fernández. En Argentina, a nueve días de las elecciones presidenciales, los diarios publican los resultados de una encuesta realizada a los hombres de negocios más importantes del país durante el Coloquio de IDEA, un tradicional encuentro anual de empresarios. Aunque se trata de los mismos datos, cada uno elige un enfoque particular: mientras que La Nación titula que “Las empresas preparan un ajuste por la crisis global” y Clarín asegura que lo que más les preocupa a los empresarios es la inflación, Tiempo Argentino consigna que “8 de cada 10 empresarios confían en el rumbo económico” y Página/12 reza que las expectativas “son favorables pese a la crisis mundial”, ya que la mitad de los encuestados prevé que “se mantendrán la demanda interna y el nivel de empleo”. El ejemplo ilustra cómo los diarios argentinos construyen la noticia conforme a su línea editorial, con el objetivo de impactar en la percepción pública acerca de lo que podría suceder durante un probable segundo mandato de la presidenta Cristina Fernández, a quien las encuestas y el resultado de las primarias de agosto señalan como la gran favorita para ganar las elecciones presidenciales del próximo domingo" (http://www.rnw.nl/espanol/article/los-medios-argentinos-ante-las-elecciones-presidenciales).

Es por eso que uno de los aportes centrales de la disputa comunicacional en estos años ha sido acercar la noción de "construcción de la realidad" por parte de los medios más allá del ámbito académico, problematizando la noción ingenua de los medios como "reflejo de la realidad". En este sentido, recientemente, Ernesto Espeche -doctor en Comunicación, docente, director de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Nacional de Cuyo y de Radio Nacional Mendoza- pasó por Córdoba y, entrevistado por Comercio y Justicia, dejó también reflexiones pertinentes: " Dos años después de su aprobación, la ley de SCA comenzó a impactar en la emergencia de nuevos contenidos. Se llamó a concurso de 220 canales de aire después de décadas en las que se naturalizó la idea de que la diversidad de señales sólo venía por cable y había que pagar. Vamos a encontrar en poco tiempo una oferta amplia y gratuita. Otro avance que se relaciona con el debate instalado por la ley es la relativización del impacto de los mensajes emanados de los monopolios: pudimos reconocer como sociedad que los discursos mediáticos no son neutrales, que una pretendida verdad incuestionable enmascara posiciones parciales y que todo hecho susceptible de ser transformado en noticia es, al mismo tiempo, una interpretación, una mirada posible".

Por supuesto, es totalmente legítimo que existan medios críticos (sino abiertamente opositores) a cualquier gobierno, independientemente del signo que este tenga, pero también es sano entender que existen, diríamos en términos habermasianos, "intereses" detrás del "conocimiento", o de la versión de realidad que esos medios ofrecen al público. Sin embargo, respetar la diversidad de miradas (o de construcciones posibles de la realidad) no equivale a decir que "todo vale", porque aunque el periodista sepa que no existe la objetividad como absoluto (todo el que escribe, lo hace desde una mirada inevitablemente parcial) sí es posible velar por la veracidad, algo que algunos medios han violado por acción u omisión: el 3 de agosto pasado La Nación publicó una nota referida al caso del juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni titulada “El Gobierno respaldará al juez”, en la que señaló que, en medio del escándalo, el magistrado “se reunió con el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, el hombre más cercano a Cristina Kirchner”. Esa nota fue desmentida por el propio Zaffaroni: "No hablo con Alak, no he hablado con Zanini, no estuve en Casa de Gobierno. Esa noticia de La Nación es absolutamente falsa. Le ruego al señor (Adrián) Ventura que por favor tenga la amabilidad de informarse con mejores informantes”. El magistrado dijo que el periodista no se hizo cargo del error y culpó al diario: “su respuesta fue que él había dejado esa nota escrita, y que luego alguien le habría agregado los datos de mi supuesta visita a la Casa Rosada”. Aquí ya no hablamos de construcción de la realidad, sino de ficción. Por fortuna, el dato fue corregido por Joaquín Morales Solá el domingo siguiente, aunque sin hacer referencia a la nota de Ventura: “Debe subrayarse que Zaffaroni no mantuvo reuniones con funcionarios nacionales en los días recientes”.

Otro ejemplo reciente fue la falsa noticia que aseguraba que la presidenta Cristina Fernández había comprado 20 pares de costosos zapatos franceses en ocasión de su asistencia a la Asamblea de las Naciones Unidas. Ese invento no nació en un medio extranjero, sino que se originó en un portal de noticias argentino (el Informador Público, del periodista Guillermo Cherashny) que inclusó confesó después su incredulidad porque un diario extranjero hubiera levantado esa información publicada en su sitio web. La cadena de falencias periodísticas fue larga: primero la reprodujo el diario sensacionalista New York Post del magnate Rupert Murdoch (quien ha estado en la picota en estos meses por escándalos protagonizados por medios pertenencientes a su conglomerado en Gran Bretaña), sin chequear la información: el portal Hispanically Speaking News también la replicó (nuevamente sin chequear), otro tanto hizo la CNN y a su turno lo hicieron Clarín, La Nación y Perfil, cometiendo la misma falla profesional que los primero citados, contribuyendo así a instalar y propalar una mentira. Al periodismo crítico, llamativamente, le falta a veces autocrítica. Volveremos sobre este punto en breve.

martes, 8 de noviembre de 2011

Apuntes para la oposición (II)


Apuntemos algunos movimientos que ya se producen en la oposición y datos que deberían ser materia de análisis para los dirigentes que quieran erigirse en alternativa al kirchnerismo en las próximas elecciones nacionales:

1) Un necesario reacomodamiento en el PJ disidente: el acercamiento de Felipe Solá y su grupo de influencia hacia el kirchnerismo puso en evidencia la capacidad disciplinadora que tiene en el peronismo el éxito electoral, donde, como reza un viejo adagio partidario, peor que la traición es el llano (quedarse sin ningún poder ni cargo). La elección marca el ocaso político del ex presidente Eduardo Duhalde, que llegó a octubre sabiendo que el kirchnerismo ganaría las bancas por la mayoría en provincia de Buenos Aires (ingresarán al bloque oficialista Aníbal Fernández y María Laura Leguizamón) pero esperaba que su esposa Hilda "Chiche" Duhalde (Frente Popular) aventajara a José "Pepe" Scioli (UDESO) en la disputa por la banca de la minoría. No lo logró Chiche, pero tampoco "Pepe" Scioli: la banca fue para Jaime Linares, del Frente Progresista, que dio la sorpresa de la mano del ascendente Hermes Binner.

2) Es la tercera (¿y quizá la "vencida" y definitiva?) derrota política de Hilda González de Duhalde en elecciones legislativas desde que ocupa los primeros planos de la política bonaerense: en 2005 enfrentó a Cristina Fernández de Kirchner en los comicios que marcaron el alejamiento definitivo entre kirchnerismo y duhaldismo. En esa ocasión, "Chiche" obtuvo 20,43% (1.364.527 votos), y la entonces candidata a senadora y actual Presidente la derrotó con un 45,77% (3.056.572 votos). La primera derrota de "Chiche" se remonta a 1997, cuando fue vencida por Graciela Fernández Meijide, estrella efímera de la malograda alianza UCR-Frepaso, pero 2011 fue un rosario de malas noticias para Duhalde: tras la fallida interna con Alberto Rodríguez Saá, la fuga de diputados del Peronismo Federal y el guiño (con autocrítica incluida) de Mario Das Neves al cristinismo, haber perdido la banca en el Senado de su mujer y socia política significa para Duhalde un revés difícilmente recuperable para un dirigente que ya pasó por la presidencia (en carácter de provisorio, durante la crisis de 2001-03) con lo cual no despierta la expectativa política que sí pueden concitar a nivel nacional figuras opositoras más novedosas (Alberto Rodríguez Saá en el peronismo disidente y Mauricio Macri orbitando cerca de ese grupo, como competidores directos, y más indirectamente el socialista Hermes Binner).

3) Un opositor automalogrado fue "Pino" Solanas, quien bajó su precandidatura presidencial para competir en Capital Federal (quedó tercero, lejos) y luego se distanció de Hermes Binner para impulsar su propia candidata presidencial (Alcira Argumedo, que ni siquiera pasó el filtro de las primarias). Otra figura de la oposición que difícilmente se recobre es Elisa Carrió, que pasó del 23% en 2007 al 3,7% en agosto y se hundió hasta el 1,8% en octubre, con lo cual su fuerza entró en una diáspora prácticamente irreversible, que alimentará las huestes del Frente Amplio Progresista, del PRO y hasta el kirchnerismo. Por contrapartida, el segundo lugar que ocupó "Lilita" en las presidenciales del 2007 lo capturó ahora Hermes Binner, la nueva figura opositora, al calor del casi 17% de los votos obtenidos en octubre (cifra que, sin embargo, está más cerca del tercer puesto de Roberto Lavagna en 2007 que del guarismo obtenido por la ex ARI en esa oportunidad. El crecimiento de Binner fue (hasta cierto punto) fogoneado también por los cruces con la Cristina en plena campaña, que algunos analistas leyeron como parte de una intención de instalar al socialista como adversario por encima de Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde (que lo habían aventajado en las primarias).

4) La UCR perdió en 2011 la gobernación de dos provincias: una en manos de una frente que se volvió anti-K después de la crisis del campo en 2008 (Catamarca) y otra manejada por un aliado K, Miguel Saiz (Río Negro). Como premio consuelo, retuvo ciudades importantes como Santa Fe y Mendoza y recuperó el poder en Córdoba Capital (había perdido la intendencia en 1999). Pero su balance como fuerza nacional es malo: si bien mantiene como activo el seguir siendo la segunda fuerza parlamentaria (retuvo sus bancas en Diputados y en el Senado) sólo gobierna una provincia (Corrientes) y enfrenta un proceso de reacomodamiento interno. Su candidato presidencial Ricardo Alfonsín sufre presiones para desplazarlo del poder partidario, ya sin puentes con su aliado y candidato a gobernador bonaerense, Francisco de Narváez, quien ya en las posprimarias había abierto negociaciones con el candidato presidencial Alberto Rodríguez Saá. A su vez, el gobernador puntano, habiendo aventajado a Duhalde en octubre, cuenta con una luz de ventaja para articular lo que queda del PJ anti-K, aunque el carácter "insular" de San Luis siempre ha limitado el despliegue electoral nacional de este apellido.

5) Francisco de Narváez (cuyo mayor activo electoral era haber derrotado a Néstor Kirchner en las legislativas del 2009 en provincia de Buenos Aires) salió golpeado de la elección de octubre (Daniel Scioli lo derrotó con más contundencia todavía que en las primarias). Con todo, no puede decirse ya que se trate de un dirigente desgastado, conserva cierta expectativa política a futuro, aunque tiene un contrincante de peso: Mauricio Macri, el reelegido jefe de gobierno de la Capital Federal, que sorteó exitosamente la puja con el candidato del FPV a su cargo (Daniel Filmus) y logró una meritoria elección de diputados nacionales con boleta corta en su distrito (Federico Pinedo, quien logró quedar segundo detrás del kirchnerismo en octubre, pese a competir sin candidato presidencial contra el efecto "arrastre" de Cristina). Macri logró además instalar una "cabeza de playa" en el conurbano bonaerense (Vicente López) donde su primo Jorge batió al "eterno" Enrique «Japonés» García (radical K) en la intendencia.

El sociólogo y consultor Manuel Mora y Araujo afirmó (posprimarias y antes del 23 de octubre) que la oposición política en la Argentina merece una mirada "casi penosa. No hay manual de comunicación política que pueda listar tantos errores juntos: en el plano estratégico, en el del mensaje, en el de la producción creativa de la comunicación... Todo mal. Y, sobre todo, la insistencia sin rectificaciones en las propuestas personalistas, que la sociedad rechaza. La mayoría de los opositores están en situación de dar un paso al costado. No soy yo quien deba decirles qué tienen que hacer, desde luego. Pero puedo opinar; pienso que la mayoría de ellos ha agotado su ciclo. Rescato de la oposición a Hermes Binner; su irrupción en la política nacional es más reciente y es el único que está mostrando una pendiente de signo positivo, todavía puede crecer. Le veo futuro. En su oferta hay frescura, hay sintonía con demandas del electorado. Creo que ganaría si se permitiera un poco más de libertades en sus propuestas. Ese apego algo excesivo al "progresismo" puede entenderse desde la necesidad de definir una identidad, pero lo restringe innecesariamente a una gran parte del electorado para la cual el progresismo no significa nada. Las sociedades esperan hoy de sus dirigentes innovación en lo que proponen".

Por su parte, Fabián Perechodnik de Poliarquía evaluó que “cuando se le pregunta a la gente por qué le va mal a la oposición, contestan que es por la fragmentación (16%), la falta de propuestas (14%) y la aprobación de la gestión del actual gobierno (14%)”. Dicha consultora midió ese punto para el diario La Nación antes de la elección de octubre, y también registró en esa oportunidad que 48% de los entrevistados consideraba que la situación del país mejoró respecto a 2010: entre las cosas que mejoraron en el último año, casi 60% de los encuestados mencionó el aumento del empleo, el crecimiento de la economía o la estabilidad. Otros aspectos como los programas sociales, el acceso a la jubilación o la obra pública, se ubicaron muy lejos de (apenas 6-7% de adhesiones). Al ser preguntados por las cosas que empeoraron en el último año, los encuestados respondieron que la inflación o la inseguridad (55%) mientras que temas como corrupción, justicia o educación sólo preocuparon a 2% de los entrevistados. El modo en que evolucionen estos datos deberá ser tenido en cuenta para la estrategia política de la oposición en los meses por venir.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Entrevista publicada en La Voz del Interior sobre comercio exterior













"Nos preocupa que la crisis genere proteccionismo"

“Pasamos de la desregulación total de los ’90 al afán regulador de hoy” afirma Luis Marengo, presidente del Centro de Despachantes de Aduana de la República Argentina, filial Córdoba.
06/11/2011 00:02 | Norman Berra (Especial)


“Pasamos de la desregulación total de los ’90 al afán regulador de hoy” afirma Luis Marengo, presidente del Centro de Despachantes de Aduana de la República Argentina, filial Córdoba, caracterizando así uno de los desafíos que encuentra hoy ese sector. En estos días, la entidad cumplió 25 años, ocasión en la que dialogó con La Voz del Interior sobre la realidad de la actividad en el actual contexto económico nacional y global.

–¿Cómo los encuentra este aniversario?
–Reafirmando la importancia institucional del Centro, que fue la primera filial y además en una provincia mediterránea como Córdoba, sin puertos ni frontera internacional e incluso así muy gravitante en comercio exterior. Esta filial ha sido modelo para otros centros, de los cuales en el último año se han sumado nueve en el país.
–Eso habla de una actividad movida. ¿El actual gobierno nacional les da trabajo?
–(Sonríe) Estos son años de crecimiento económico, con muchas exportaciones por parte de la industria, incluso de Pyme, y también con mucho movimiento de importaciones. En nuestra actividad siempre impacta directamente la política económica nacional, en la que pasamos de la desregulación total de los ‘90 al afán regulador de hoy. Las regulaciones son oportunidades de trabajo para nosotros, pero también generan inconvenientes si la intervención estatal da lugar a restricciones. No se puede fomentar la exportación sin considerar que esa actividad requiere de insumos que son importados.

Link a entrevista completa:
http://www.lavoz.com.ar/cordoba/nos-preocupa-que-crisis-genere-proteccionismo