viernes, 30 de julio de 2010

Del clima de crispación


Una crítica que se reitera respecto del kirchnerismo es el estilo frontal y confrontativo de su discurso, que según opositores, periodistas y formadores de opinión genera un "clima de crispación" negativo, socialmente perjudicial para el objetivo del consenso nacional.

Aquí en el blog nos hacemos eco de esa crítica, y para ello ponemos como ejemplo dos declaraciones de esta semana, la primera de un legislador opositor y otra de un periodista crítico, para que los "K" los tomen como muestras del tipo de discurso que contribuye a instalar un clima de opinión moderado, racional y consensual, facilitando así la discusión política de altura.

"La señora presidenta de la Nación se masturba con el problema de las comunidades originarias", sostuvo el diputado de San Luis Julio Braverman, del oficialismo provincial, refiriéndose a Cristina de Kirchner, ante el estupor de sus colegas (aclaro yo: con estupor, no con estupro), cuando estaba en curso el debate para la expropiación del Parque Nacional Sierra de las Quijadas.

"El gatillo fácil del ministro disparó una información errónea y una difamación inaceptable donde me imputa cometer un delito. La equivocación fue producto de haber eyaculado precozmente el twit sin siquiera pedir la desgrabación para saber lo que realmente dije", escribió el periodista Alfredo Leuco en su columna de Radio Continental refiriéndose al canciller Héctor Timerman, con quien tuvo un entredicho en estos días.

Masturbación, eyaculación precoz... si esto no le agrega altura al debate político, ya no sé en qué pensar. Pero ojo, no todos los discursos de opositores o críticos tienen connotaciones sexuales. Recobro aquí uno más viejito, en épocas de la campaña electoral del 2009:

"Como en la guerra, hay que ir matando a los de la primera fila. Hay que barrer a la mayoría, a la mugre, para después sí empezar a remar". Esta perlita es de Jorge Chemes, tercer candidato a legislador del Acuerdo Cívico y Social en la elección de junio pasado, por la provincia de Entre Ríos, como candidato "del campo". El remate, por las dudas que lo anterior no se entienda: "lo primero es el enemigo al que hay que matar". Esto es un discurso acuerdista, cívico y social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada