miércoles, 11 de noviembre de 2015

Encuestas y proyecciones hacia el ballotage: una diferencia de 6-7-8…. puntos porcentuales

En el cierre del post anterior, tomábamos las cifras de captura de votantes de los candidatos que quedaron fuera del ballotage según Management & Fit y los asignábamos en sus porcentajes correspondientes al caudal de electores ya obtenido por Mauricio Macri y Daniel Scioli en primera vuelta.  Ese modelo de simulación nos daba 53% para Macri y 47% para Scioli, un resultado en el que el candidato oficialista recortaba de los 8,2 puntos porcentuales que arrojaba la pregunta de intención de voto a 6 puntos porcentuales. 

Por otro lado, según un sondeo de la consultora Poliarquía publicado este miércoles por el diario La Nación, Macri tiene una intención de voto de 48,7% y Scioli de 40,2%. (click para agrandar). La encuesta realizada esta semana entre 800 personas de centros urbanos, con un margen de error de 3,5 puntos, arrojó 6,4% de indecisos. La diferencia entre ambos candidatos es de 8,5 puntos, mayor al error muestral y por lo tanto estadísticamente significativa, aunque sin cerrar la disputa (el error muestral, junto con los 6,4 puntos de indecisos, dejan abierta la definición, aunque la ventaja es del candidato opositor). En ese sentido se expresó Eduardo Fidanza, director de Poliarquía Consultores: "A pesar de la ventaja de Cambiemos que muestra la encuesta, no se puede considerar definida la elección (…) falta el debate, previsto para el domingo, y los anuncios y promesas que los candidatos suelen reservarse para los actos de cierre de campaña (…) Un gran acierto o un gran error de cualquiera de los dos puede cambiar el destino de la elección".

En la misma línea se expresó el consultor Raúl Aragón: “Tenemos una diferencia de 8 puntos (a favor de Macri), de 54 a 46. Pero este resultado se puede modificar después del debate, se puede achicar o agrandar”, resaltó. Para el especialista, el escenario sigue abierto, dado que aún hay alrededor de un 10% de indecisos y muchos votantes no del todo convencidos que podrían modificar la decisión que tomaron para “elegir al menos malo”: “La sociedad está altamente politizada, hay un alto grado de conciencia de la trascendencia de esta decisión y hay un sector significativo del electorado, de alrededor del 10%, que todavía está indeciso. Sobre ese sector, seguro va a tener efecto el debate”, apuntó. Aragón añadió que también puede influir sobre un sector del electorado que ha decidido su voto pero no está muy seguro, lo que podría aplicarse al 21,4% que en la primera vuelta votó a Massa. La gravitación potencial del debate también tiene que ver con que ahora esa instancia se da a sólo siete días de los comicios del 22-N. “El efecto espuma –la influencia inmediata y de corto plazo del resultado del debate en la intención de voto- podría influir esta vez porque la elección está ahí nomás”. Respecto a la incidencia de los índices de aprobación y desaprobación del gobierno, Aragón apuntó que, en realidad, lo que hay es “un montón de gente que quiere cambiar algunas cosas, no todas (…) en las encuestas, un 70% contestaba que no quería ni cambio total ni continuidad total. “Un público muy amplio está conforme con algunas cosas y disconforme con otras”, insistió.

Si tomamos las cifras de Poliarquía y aplicamos la misma simulación que hemos ensayado para las encuestas anteriores, sobre la base de las mismas premisas (retención de 100% de los votos de Scioli y Macri en primera vuelta, algo que la encuesta de Poliarquía tiende a confirmar, dado que asigna a Scioli una retención de 95% y a Macri de 97%), tenemos que el 59% de los que el 25-O votaron a Sergio Massa se inclinarían ahora por Macri y el 22% por Scioli. De los que votaron a Nicolás Del Caño, el 29% votaría a Macri y el 30% a Scioli; de los electores que eligieron a Margarita Stolbizer, el 48% se decantaría por Macri 48% y por Scioli 18%; finalmente, entre quienes votaron por Adolfo Rodríguez Saá, el 28% votaría por Macri y el 39% por Scioli. Así, la sumatoria para Macri quedaría en 12.433.933 y para Scioli en 11.402.405, es decir, 53% a 47%: nuevamente, una brecha de 6 puntos porcentuales a favor del candidato opositor idéntica a la que arrojaba la simulación a partir de los datos de Management & Fit.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada