viernes, 24 de febrero de 2017

“La madre de todas las batallas”: el sustrato socioeconómico de las tendencias electorales en provincia de Buenos Aires (2)

Los estudios preelectorales que desde hace un tiempo confirman el escenario adverso que se le plantea al oficialismo en provincia de Buenos Aires no son sino emergentes políticos de una situación socioeconómica atravesada por el malestar, como ya anticipaban diversas investigaciones hacia fines de 2016. A las ya revisadas oportunamente en este blog podemos agregarle las últimas cifras del Monitor de Clima Social elaborado por el Centro de Estudios Metropolitanos. Según ellas, el 43% de los residentes mayores de edad de Capital Federal y el Gran Buenos Aires no descarta quedar desocupado. En el Conurbano profundo ese temor trepa al 56%, es decir que más vive con ese miedo. El monitoreo metropolitano también marca un empeoramiento alimentario y un crecimiento del hambre en el segundo cordón del Gran Buenos Aires que revela el monitoreo.

Por su parte, una investigación de RF Consultores realizada durante el mes de diciembre de 2016 sobre una muestra de 600 casos profundiza en cómo la situación social y económica en el Conurbano bonaerense empeoró a finesa del año pasado. De ese estudio surge un Índice de Estabilidad Social (IES), que subió 2 puntos entre noviembre y diciembre de 2016, alcanzando los 49 puntos en una escala de 0 a 100, donde el puntaje más bajo representa mayor estabilidad y bienestar y el puntaje más alto expresa mayor inestabilidad y malestar. Según los analistas de RF, los problemas económicos cobraron mayor relevancia, afectando el estado anímico de los bonaerenses. Los efectos de la inflación, la pérdida de poder adquisitivo y el estrés que genera la inestabilidad laboral consolidaron a los temas económicos como la principal preocupación para el 51% de los bonaerenses. 

En noviembre de 2016, el 53% había expresado que la situación económica en su hogar era negativa, mientras que en diciembre ese número ascendió a 59% (ver datos arriba; click para agrandar). La preocupación por la inflación aumentó considerablemente, pasando de 14% en noviembre a 21% en diciembre pasado. La crisis económica repercutió en los bolsillos y empujó a más bonaerenses a tomar decisiones no deseadas, como reemplazar alimentos o pedir dinero prestado para llegar a fin de mes, y también obligó a muchos vecinos del Conurbano a buscar nuevas fuentes de ingreso: la mitad expresó que en el último mes del 2016 debió realizar trabajos adicionales fuera de su horario laboral para afrontar deudas. Este número se incrementó considerablemente, pasando de 42% en noviembre al 50% en diciembre de 2016. Otro recurso utilizado para paliar el impacto negativo de la situación económica fue pedir dinero prestado a terceros: en diciembre, más de la mitad reconoció haber solicitado dinero prestado durante los últimos 30 días (55%). Asimismo, los problemas en la economía familiar generaron cambios en la alimentación. El 78% de los encuestados se vio forzado a reemplazar algún alimento o directamente tuvo que eliminarlo de su compra debido a su costo (guarismo que ascendió 6 puntos porcentuales respecto de la medición de noviembre). 

Otro de los datos sobresalientes del estudio es que 7 de cada diez bonaerenses llegó a fin de año con bronca o frustración (ver datos abajo; click para agrandar). El porcentaje que afirmó sentir “bronca” pasó de 34% en noviembre a 41% en diciembre de 2016. Tanto la evaluación de la gestión del gobierno de Mauricio Macri como de la gobernadora María Eugenia Vidal cayeron 6 puntos porcentuales respecto de la medición de noviembre. En diciembre de 2016, según RF Consultores, el 65% evaluó negativamente la gestión del gobierno nacional y el 41% evaluó negativamente la gestión del gobierno provincial. En síntesis, confirmando que la tesis de que los efectos socioeconómicos se imponen a mediano y largo plazo en términos politicos por sobre los vaivenes de la coyuntura, el mal desempeño de la economía incidió negativamente en los niveles de aprobación del gobierno nacional y del gobierno de la provincia; ese es el marco en el que deben leerse las encuestas de intención de voto en PBA que venimos revisando en esta serie de entradas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada