martes, 3 de julio de 2012

Impuesto a las Ganancias: discusión (1)




El intercambio de opiniones en redes sociales detonado a raíz de la protesta convocada por Hugo Moyano la semana pasada había planteado la necesidad de una discusión sobre el Impuesto a las Ganancias, tema pendiente que comenzamos a saldar aquí.

Es sabido que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner había defendido la aplicación del Impuesto argumentando que "en la Argentina de los 9 millones de trabajadores registrados solamente el 19% paga Impuesto a las Ganancias o a los altos ingresos. El 81% restante no llega a los mínimos no imponibles"Cristina también fustigó con ironía al camionero diciendo que  "sería muy interesante discutir en la Argentina esto de hacer socialismo con la plata del Estado y de los demás, y ser liberal cuando te tocan el bolsillo, sobre todo si te querés seguir haciendo llamar peronista".

Aunque la retórica presidencial tiene un sello indudablemente distintivo, en lenguaje técnico la consultora Idesa (a la que ni remotamente se puede sospechar de simpatía con el oficialismo, más bien al contrario, es una fuerte crítica) planteó algo muy similar: “los tres niveles de gobierno presentan déficits fiscales altos y crecientes. Esta situación explica la búsqueda de la Nación por aumentar recursos fiscales vía la no actualización de los mínimos no imponibles de ganancias y varías provincias lo hagan revaluando los inmuebles o aumentado el impuesto a los ingresos brutos (…) Las causas de estos desequilibrios fiscales son decisiones que gozan de amplios consensos o, al menos, no generan grandes rechazos. Se trata de las estatizaciones de empresas (Aguas Argentinas, Aerolíneas Argentinas, YPF), de jubilaciones otorgadas sin aportes con las moratorias, del no ajuste de tarifas de servicios públicos o del nombramiento masivo de empleados públicos (…) El aumento en la presión tributaria hace a la esencia de la estrategia económica y política iniciada en el año 2003 basada en una vertiginosa expansión del tamaño del Estado. Prueba de ello es que el gasto público más que se duplicó en términos reales al cabo de una década. La apropiación de recursos para sostener esta expansión del Estado se puede instrumentar por dos vías. Una, explícita y progresiva, basada en impuestos directos como el impuesto a las ganancias. Otra, oculta y regresiva, que sería utilizar más activamente el impuesto inflacionario vía emisión monetaria sin respaldo. Carece de lógica apoyar las decisiones oficiales y simultáneamente rechazar los aumentos de impuestos para sostener el incremento de gasto público”.

En su discurso, Cristina acudió a un ejemplo (que generó discusiones posteriores) de que en el caso de un soltero, con un sueldo bruto de $ 10.000 tributa por ganancias $ 402 y con el mismo sueldo pero para un casado con dos hijos el descuento es de $ 29. Moyano también acudió a un ejemplo en su discurso, donde contó que un camionero recibía por mes descuentos de unos 1.150 pesos en promedio, pero no dijo cuánto cobraba por mes ese trabajador (él informó luego a Perfil que percibía unos 10 mil pesos mensuales sólo de bolsillo, con lo cual su recibo de sueldo seguramente es por una cifra mucho mayor).

La defensa presidencial del actual status quo en materia de Impuesto a las Ganancias abona la tesis de que el Gobierno no subirá el piso, medida que beneficiaría sólo al 19% de los trabajadores.  En esa línea, Cristina recordó que en el 2009 no se modificó el mínimo no imponible por la crisis internacional. "Hoy estamos en una crisis si no parecida casi igual a la que se vivió después de la caída de Lehman Brothers", dijo. Es decir, el contexto de crisis sería el argumento “servido” para desechar la posibilidad que modificar el piso a partir del cual se abona ese tributo.  Ese contexto, y la necesidad de preservar “lo conseguido” y cuidar las fuentes de trabajo fueron también recursos discursivos desplegados por la presidenta cuando recordó a varios gremios los auxilios estatales que reciben (por ejemplo, el textil, curtiembres, frigoríficos, pesca, alimentación, entre otros). "En total a la fecha estamos con 30.262 trabajadores de las distintas ramas de la actividad, sosteniendo con dinero de recursos públicos esta actividad para que no echen la gente a la calle", recordó. Visto el resultado de la protesta del miércoles, se podría pensar que esas frases tuvieron efecto disuasorio. 

Después de la presidenta, fue Florencio Randazzo (el ministro de Interior y Transporte) quien remarcó que Ganancias es "mucho más justo que el IVA que todos pagan por igual, independientemente del ingreso que tengan" y aseguró que es un impuesto progresivo dentro de un sistema tributario argentino que tiene una fuerte dependencia de tributos altamente regresivos, como el mencionado IVA. Esta afirmación amerita una profundización, que haremos en un próximo post. 

2 comentarios:

  1. Excelente informe, pero pareciera carecer de conclusión, o, podríamos decir, valoración alguna. ¿Lo guardás para la próxima entrada?

    Para ese hipotético aporte, te dejo estos post de 'Jaque...' (no soy el autor de tal blog)

    http://mamvas.blogspot.com.ar/2010/04/una-campana-por-la-tasa-tobin.html, http://mamvas.blogspot.com.ar/2011/09/chile-una-reforma-tributaria-para.html, http://mamvas.blogspot.com.ar/2011/09/union-europea-se-resigna-la-cordura-y.html

    ResponderEliminar
  2. Gracias Anónimo por tu comentario y aporte! Ya voy a curiosear ese enlace. En la próxima entrada (probablemente hoy mismo) agrego más valoración... desde ya, espero tu comentario, saludos!

    ResponderEliminar