miércoles, 29 de mayo de 2013

El tono de la campaña (2)

En este análisis, a los efectos de simplificar el esquema, partimos de las siguientes premisas: 1) para los segmentos electorales favorables se emplea una comunicación de refuerzo o, en términos de marketing, diríamos de fidelización; se trata de electores proclives a votar por una determinada fuerza, entonces el mensaje opera para activarlos para que expresen su comportamiento de voto en los mismos términos que tiene su actitud 2) para los segmentos electorales no definidos, se emplea una comunicación de persuasión o de conquista: como son electores que se definen como independientes, el mensaje debe tratar de convencerlos acerca de por qué deberían votar a determinada fuerza en vez de a otra.

Reproduciendo esa matriz sobre la hipótesis de los tres tercios, tendríamos entonces un tercio de electores que se inclinan a votar al oficialismo (donde la campaña del FPV debería ser eficaz en activar esa actitud favorable), otro tercio que se inclina a votar por alguna de las listas opositoras (que son varias; esto exige un análisis más complejo, pero sustantivamente la campaña debería activar el voto castigo al oficialismo y encausarlo hacia la fuerza que represente mejor esa postura de oposición) y un tercio que está en el medio, lo que lo pone en situación de decidir el resultado final de la elección (volcándose más por una de las dos posiciones anteriores).

Hace pocos días, el sociólogo Mora y Araujo lo expresaba en estos términos: “hay una ciudadanía expectante cuya agenda no es la misma que la de los políticos y los ciudadanos políticamente alineados. Aquí, como en casi todas partes, los votantes indefinidos terminan decidiendo el resultado electoral. La diferencia es que en otras partes las campañas electorales ponen el foco en esos votantes volátiles, mientras en la Argentina la comunicación política –tanto la del oficialismo como la de los opositores– parece encandilada con los votantes ya alineados y no se ocupa de los indefinidos. Obviamente, hay una masa no menor de ciudadanos que saben que votarán las listas oficialistas, y otra masa no menor de ciudadanos que saben que las listas del oficialismo no las votarán. ¿Quién habla para los que están indefinidos?”

En síntesis, estos votantes son poco permeables al relato oficialista, pero también son reacios al discurso exageradamente crítico (o incluso apocalíptico) o en el que con frecuencia cae gran parte de la oposición al kirchnerismo. Para ejemplificar, son electores a los que como eslogan no los persuade un mensaje oficialista como “El Nestornauta”, pero tampoco el “Ella o Vos” opositor de Francisco de Narváez, por la sencilla razón de que no son electores kirchneristas, pero tampoco francamente anti-k. Por su carácter altamente pragmático, están atentos a señales distintas a las que les puede ofrecer cualquier mensaje de refuerzo (ya sea que lo emita la campaña del oficialismo o alguna de las listas opositoras).

Veamos algunas señales emitidas desde la política en los últimos meses, que dan indicios de guiños hacia estos  electores: desde Ámbito Financiero, Ignacio Zuleta destacó “la módica presencia de Cristina de Kirchner en los funerales de Chávez mostró ya un giro de marketing y de estrategia. "Vine a despedir a un amigo, no a un presidente", justificó cuando se vino antes del largo velorio y entierro”; El tránsito de la inquina al diálogo (nota nuestra: entre CFK y Daniel Scioli, luego de las trágicas inundaciones en Buenos Aires, que bajó la confrontación interna en el oficialismo) para algunos, parece impuesto por la agenda electoral que obliga a los que compiten a tirar al centro, es decir, buscar el acercamiento a la opinión moderada, que es la mayoritaria”. Zuleta también resaltó la influencia del factor Bergoglio en ese tono de moderación (“sentado en el Vaticano abrió una avenida de serenidad y llamó a la conciliación, arrastrando a todos”).

A los electores no alineados les molestan tanto las apelaciones kirchneristas al “Vamos por todo” como el carácter destructivo de cierta dirigencia que es capaz, en medio de una tragedia como la de las inundaciones, de bloquear la destilería de una petrolera en Dock Sud (como hizo el Sindicato de Camioneros en plena emergencia por el temporal). No obstante, el moyanismo no es el único sector que puede estar desenfocado en términos de tono, mensaje y postura: el secretario general de la CTA opositora, Pablo Micheli (cercano a “Pino” Solanas), realizó hoy un paro de 24 horas con 100 cortes de rutas (esta vez, sin la concurrencia de Moyano, a diferencia de la protesta efectuada a fines de 2012), una metodología de protesta que usualmente causa irritación en los segmentos que decidirán la elección. 

19 comentarios:

  1. Argentina es un país de pasiones. Sin tocar el tema fútbol, en política tampoco existe lugar para términos medios. Oficialista o no oficialista, todos ellos alienados, no ha lugar para gente indecisa. Y a pesar de que este último grupo va creciendo en aumento producto del devenido deterioro del gobierno oficialista luego de algunas medidas que han sensibilizado notablemente a algunos corazones (las más frescas: cepo al dólar, reforma judicial), esto no ha hecho más que exaltar el fanatismo de los k y encender vigorosamente el odio de sus detractores, que se han encargado de seguir descalificando sistemáticamente al gobierno a través de denuncias de fraude y lavado de dinero, sin aportar siquiera un as de esperanza, una propuesta de cambio que logre seducir a estos huérfanos de ideología, que no saben para donde tirar en una vorágine que enfrenta a los locos por Cristina y a los locos de Cristina.
    Mora y Araujo nos habla de una ciudadanía "expectante" y no hay otra palabra que lo describa mejor, lo que deberíamos preguntarnos es sí estos indecisos terminarán envueltos en una espiral de silencio de la que tanto nos habló Noelle-Neumann, inclinándose para uno u otro extremo arropándose en la conformidad (y en la comodidad, por cierto) o si por el contrario, en perspectiva de un voto racional elegirán la alternativa que le servirá mejor, pero... ¿Cuáles son las alternativas?
    ¿Una oposición homogénea en reclamos pero con heterogeneidad de rostros, donde cada uno tira por su lado; o un proyecto nacional que ya echó raíces y "va por todo"?
    Yo deseo afirmar que primará un voto racional, la tendencia hacia la conformidad eligiendo "el carro ganador" o "el voto menos favorecido" en una tensión electoral tan contundente solo conducirá a más de lo mismo. O esto o aquello.
    De aquí para adelante, se pondrá en juego la astucia de cada quien para hacer notar en el maremágnum de la confusión su voz, una voz que cobije a estos hijos de nadie por algún camino anodino pero que sea distinto a todos.
    Corridas electorales de último momento... ¡las veo venir!
    Julieta González Meloni.
    3º año, turno mañana CUP.

    ResponderEliminar
  2. La presente publicación despierta en la gente diferentes maneras de actuar a la hora de elegir un gobernante. La exaltación que produce formar parte de los diferentes grupos políticos y no políticos es lo que permite hoy poder hacer más notoria la brecha de pensamiento y participación en las mismas. Dentro de los marcos teóricos es importante destacar que se debe comenzar por la teoría que más énfasis hace dentro del ámbito gubernamental, es decir, el espiral del silencio; teoría que muestra el cómo la gente se ubica en un círculo de pensamiento ascendente que no permite el aislarse de los temas que los rodean como ciudadanos activos. Siendo ésta una opción muy personal a la hora de elegir a qué grupo quiere pertenecer.
    Esta encuesta toma fuerza por su cercanía a las elecciones del corriente año proponiendo una determinada estrategia, porque al no tener resultados momentáneamente, se da lugar a poder modificar las tendencias que produce la opinión pública del actual período. En este marco los medios de comunicación social son la teoría de masa que más se enfoca en intentar lograr un efecto sobre aquellos que de cierta manera están aislados de la política nacional que nos compete. Su ejemplificación se hace visible en la presente cita, “A los electores no alineados les molestan tanto las apelaciones kirchneristas al “Vamos por todo” como el carácter destructivo de cierta dirigencia que es capaz, en medio de una tragedia como la de las inundaciones, de bloquear la destilería de una petrolera en Dock Sud”. Paralelamente podemos ver que esta comunicación masiva se compone del área encargada de la parte propagandística y marketinera que permite que todos tengamos una conciencia individual frente a lo que nos estamos comprometiendo como argentinos.
    A modo de percepción personal, debo admitir que durante de las épocas electorales las aristas son cada vez más amplias y variadas. Las personas son influenciables y más de uno teme hacer pública su perspectiva política. Como están las cosas hoy y la posibilidad de acceso a las múltiples plataformas, deberíamos tener en cuenta que el opinar no tiene ya excusas, es decir, el acceso nos permite poder fundamentar nuestros criterios y no repetir un discurso que más de una vez públicamente y durante un largo periodo no tuvo fundamentos ni hechos concretos.
    Román,Paola- 3ºaño CUP turno Mañana

    ResponderEliminar
  3. Hola, gracias por sus aportes! Seguiremos profundizando en estos temas, saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Norman, me parece que los análisis de este tipo son incompletos si se tiene en cuenta sólo la alineación o no a un partido. Las expectativas y la identificación de los electores con ciertos mensajes están, a mi parecer, muy relacionadas con el nivel socio-económico, por un lado, y con el contexto cultural en el que esté inserto el elector. Estos son los elementos que, ante una situación de indecisión, harán que el mensaje de uno u otro candidato tenga cierto efecto en las urnas. Es cierto, los análisis en Ciencias Sociales son complejos y siempre van a estar incompletos porque siempre hay otra vuelta de tuerca para darle y otra mirada diferente para hacer. Pero, tomando a Eliseo Verón, el contraste de las gramáticas de producción con las gramáticas de recepción del mensaje son las que, en última instancia, configuran el impacto o no del candidato, (o su campaña o su partido o su eslogan) en las urnas.

    ResponderEliminar
  5. Me pareció interesante la nota por referirse a ese "grupo indefinido" que aparece en las elecciones. No es un tema para dejar aislado, porque aunque muchos sostengan que esos sujetos no alineados forman parte de la minoría; lo cierto es que tienen voz, voto y criterio.
    Este estudio descriptivo (enfocado, según Hernández Sampieri, en describir con la mayor precisión posible las propiedades de un grupo, personas, etc.) refleja una de las falencias actuales en los partidos políticos argentinos. ¿Por qué la persona queda indefinida? ¿Los políticos gobiernan para todos o solo para unos cuantos? Sin dudas, se debe cambiar la visión de campaña a la hora de querer conseguir seguidores. Un tema en debate que todos los políticos, más allá de su ideología y partido, tendría que considerar. Hay que tener en cuenta que Argentina es un país con ciudadanos políticamente activos, en la mayoría de los casos; es por eso que no sólo deben preocuparse por el voto de esa masa indefinida sino que se deben poner en alerta ante una masa que se encuentra insatisfecha con sus representantes. Los ciudadanos, en la actualidad, prestan más atención a las plataformas presentadas por los candidatos; ya no todos se dejan llevar por ese ímpetu de lealtad (una lealtad que se hereda ya sea de la familia o del entorno en el cual se mueva la persona).
    Coincido con lo expuesto en el libro de “Investigación de opinión pública y campaña electoral” cuando se sostiene que hay que captar la atención de esos electores independientes ya que presentan una diversificación en la tendencia de su sufragio y pueden cambiar su voto de una elección a otra. En ese sentido, podemos observar como los partidos políticos ya no optan por las metodologías tradicionales para pasar a un plano de pura venta comercial. Algunos dirán, ¿pero no se trata de vender la política, de poner en grandes carteleras el rostro del candidato a seguir? Esto se seguirá poniendo en tela de juicio mientras se siga tomando la campaña electoral bajo una perspectiva de marketing, con los tan famosos slogan: “Vos sabes que Duhalde, puede”, “Yo creo en Vos” (Daniel Scioli), "Creemos en Vos”: Ricardo Alfonsín + Francisco De Narváez, “Olga, la fuerza de la gente”; por nombrar algunos. Y en el mejor de los casos, el uso de los jingles como el tan pegadizo: “Póngale su voto al Alberto Rodríguez Saá”.

    ANTONUCCI FLORENCIA . TURNO MAÑANA

    ResponderEliminar
  6. La publicación es interesante ya que muchas veces esos "indecisos" o "indefinidos" son una gran parte de la población, como plantea Noelle- Neuman la teoría del espiral del silencio puede influir en gran medida en esas personas, que por temor al aislamiento constituyen la parte ascendente de la opinión pública, y están sometidos a la presión por el grupo de conformidad. pero no debemos olvidar que esta teoría es fundamental para la opinión pública por que explica la formación del espacio público.
    Comparto la opinión de Lucia Arese ya que en clases también hablamos sobre las posibles causas que influyen a la hora de votar, y expandimos conceptos de sociología como los espacios socializadores (familia, escuela , medios, entre otros), pero creo que en esta publicación no se habla de ese tema específicamente, si no de esa población que no se siente identificada con ningún partido, de hecho uno de los contra del presidencialismo es la confrontación de intereses, y ver el puesto presidencial como un trofeo cada 4 años, los partidos crean campañas solo para los otros partidos, y no hay cooperación entre ellos. En definitiva los perjudicados son los ciudadanos o estos electores llamados indefinidos, como plantean Mora y Araujo al momento de decidir el voto el elector promedio piensa en su interés inmediato, su necesidad a corto plazo, esto también esta relacionado con la falta de un espacio público para el debate de los asuntos a largo plazo.
    Con respecto a la estrategia de Cristina Kirchner y el despedir a su amigo, es más fácil hablar con eufemismos, decorar el discurso, esta es una tendencia el uso de falacias en los discursos políticos, ya sea la Presidente, Juez caricaturizando a unos de sus "adversarios", o Macri nombrando una lista de obras hechas y no las que faltan por hacer.
    Para finalizar citaré indirectamente a Ferrari Wolfenson quien explica el fenómeno de la despolitización o apolitismo. Como ese desinterés o la falta de identificación con los partidos existentes, ya que en el artículo publicado se habla claramente de ese elector.

    Ranzato Laura- 3ro Turno mañana- CUP

    ResponderEliminar
  7. Su publicación me deja un parecer muy interesante sobre esta cuestión. La campaña electoral ya comenzó, se va definiendo la plataforma electoral. Lo podemos ver en la televisión donde Macri y De la Sota destinan mucho dinero para mostrar superficialmente como mantienen a la cuidad de Bs As y la provincia de Córdoba, respectivamente. Se han metido también en los temas de la agenda de los medios. Increíblemente (o no tanto), Macri lanzó un Decreto de Necesidad y Urgencia bajo el motivo de "garantizar la libertad de prensa y expresión". Abogados Constitucionalistas aseguraron que este decreto carece de sustento jurídico y que es una medida más mediática que otra cosa. Lo cierto es que Jose Manúel no quiso ser menos, y lanzo una similar proclama que vela por la libertad de prensa. Algo que es verdaderamente paradójico porque mensualmente le paga a Cadena 3 (medio de Clarín, y emisora líder en el interior del País) mucho dinero para publicitar su gestión y, además, que este medio sea el portavoz del gobierno provincial.
    Yo particularmente lo tomo como un burdo acercamiento al grupo Clarín en PRO (valga la redundancia) de recibir algún tipo de beneficio, o para decir por lo menos, "mirenme, aca estoy de su lado". Por falta de ideas, de no pertenecer a partidos políticos tradicionales, falta de proyectos políticos, estos dos próximos candidatos necesitan a los grandes medios para captar votos sueltos que existen en el electorado. A ellos sin duda les conviene que se siga hablando de coimas, de lavado de dinero, de bóvedas y de licitaciones irregulares porque de esta forma evitan tocar temas con respecto al armado de un país, algo que va en detrimento de la sociedad y de su capacidad para pensar para luego elegir. Que se hable de las partes y no del todo, afecta sin duda a los intereses de la sociedad.
    Aquí entra en juego la teoría de los tres tercios. Pero para mí, hoy por hoy, esta teoría no es lo suficientemente gráfica para representar el escenario político actual. Si bien existe una porción que esta a favor del oficialismo y tiene un piso de votos, después solo hay un espacio muy grande donde se encuentra la oposición. Ninguna figura política, o partido político, aglutina una cantidad de representados lo suficientemente grande para constituir una verdadera fuerza opositora presidenciable.
    En este tiempo que queda para las elecciones, el desafió principal que afronta la oposición es el de aprovechar el malestar que existe en buena parte de la población con respecto a este gobierno, y a la figura de Cristina, para traducirlo en votos a su favor.

    ResponderEliminar
  8. Me olvide de poner quien escribió.. Joaquín Barrale

    ResponderEliminar
  9. Claramente esta presentación muestra la dificultad de elegir gobernantes para las personas que no se encuentran del lado del oficialismo ni de la oposición. Esta basada en ese sector medio que, en particular pienso que se guía por su entorno. Se corre el riesgo que estos indefinidos puedan llegar a ser la mayor parte de la sociedad y que por ellos pueda definirse las votaciones para algún tipo de representante del país.
    Noelle Neuman en la teoría del espiral del silencio aclara que las personas, por temor al aislamiento constituyen la parte ascendente de la opinión pública, y están sometidos a la presión por el grupo de conformidad. El orden social vigente es mantenido por el miedo individual y la necesidad de aceptación. Éste fenomeno del espiral del silencio estudia básicamente cómo se comporta un individuo con las actitudes predominantes sobre lo que es aceptable o no.
    En particular creo que las personas que no estamos de un lado o del otro tendemos por lo general a guiarnos por el entorno que nos rodea. Si la mayoría de nuestros conocidos están a favor del oficialismo, lo mas probable es que nosotros votemos por el oficialismo. O si están en contra, seguramente también estaremos en contra.
    Mora y Araujo aclara (cita textual de la nota): “hay una ciudadanía expectante cuya agenda no es la misma que la de los políticos y los ciudadanos políticamente alineados. Aquí, como en casi todas partes, los votantes indefinidos terminan decidiendo el resultado electoral. La diferencia es que en otras partes las campañas electorales ponen el foco en esos votantes volátiles, mientras en la Argentina la comunicación política –tanto la del oficialismo como la de los opositores– parece encandilada con los votantes ya alineados y no se ocupa de los indefinidos. Obviamente, hay una masa no menor de ciudadanos que saben que votarán las listas oficialistas, y otra masa no menor de ciudadanos que saben que las listas del oficialismo no las votarán. ¿Quién habla para los que están indefinidos?”
    Como se dice en la nota, pienso que lo mejor para estas personas indecisas es la información. Es poder darle a éstas personas los recursos necesarios para que puedan ser capaces de elegir que candidato quiera que lo represente. Creo que las campañas electorales tienen que dejar de querer tener fines comerciales,si no que deberían informar sobre cuál es su fin en el poder, que se haría concreta mente para cambiar situaciones disconformes del país.
    Además creo que por la época que vivimos, el miedo a expresarse o de estar a favor o en contra de algo tendría que quedar de lado, y no permitir que alguna personas de nuestro entorno tenga la capacidad de influenciarnos.
    Di Lollo Valeria - 3año- Cup Turno Mañana.

    ResponderEliminar
  10. RIGA CECILIA - 3 AÑO TURNO MAÑANA - CUP

    Esta nota me resultó interesante para analizar algunos factores con el contenido dictado en la cátedra de Opinión Pública.
    Por un lado, analizamos el contexto en el que se desarrolla el sistema de voto electoral. Si nos remitimos al año 1941, Lazarsfeld desarrolla una teoría en la que se cuestionaba por qué la gente votaba lo que votaba. Se difunde el modelo estímulo-respuesta en el cual la sociedad se veía influenciada por los medios de comunicación, ya que tenían gran poder de persuación, y votaban según el medio que consumían. Pero hay que destacar que este mecanismo sólo funcionaba con una parte de la sociedad. Según la teoría del refuerzo y del flujo de la comunicación, la influencia se puede dividir en dos etapas: Por un lado, se da de los medios a los líderes de opinión; y por otro de los líderes a las demás personas. De este modo podemos analaizar el modo en que repercute la influencia de los líderes de opinión y de los medios de comunicación en la sociedad. Así, una parte de la sociedad votará en contra o a favor del oficialismo.
    Otras categorías teóricas que podemos utilizar es el "modelo de voto" que terminará la elección que realiza cada individuo. De manera sintética podemos destacar que tenemos cuatro modelos: el primero es la "tradición sociológica" en la que la persona se ve influenciada por su entorno más allegado como su familia, sus amigos, y se da de manera hereditaria; el segundo es la "tradición psicológica" en el que los valores del hombre determinarán su voto; el tercero es la "perspectiva voto racional" donde la persona vota por un razonamiento lógico, por haber investigado por cuenta propia; y por último tenemos el "modelo de clima de opinión" en el que se ven influenciados por las campañas políticas y los medios de comunicación. Las dos primeras coinciden en que los medios, la campaña política y factores de corto plazo no influyen en el voto, a diferencia, de que los dos últimos coiciden en que los medios y los factores de corto plazo influyen en el voto.
    También podemos analizar brevemente cómo influye la "espiral del silencio" en el ámbito de la opinión pública. Lo que me retrotrae a la reelección de Cristina Fernández, donde la gran mayoría de la gente que me rodeaba, le preguntaba si la iban a votar me respondían que no, y terminó obteniendo porcentajes altos en Córdoba. Esto demuestra cómo la gente tiene miedo al aislamiento y adoptan la misma opinión que la predominante, callando lo que de verdad creen al respecto. Por supuesto que no debemos generalizar. Habrá una parte "ascendente" que como bien dijimos esconderán lo que creen/sienten por temor al aislamiento, y otra parte "descendente" que no le importará eso, y se sienen libres de opinar.
    El problema se plantea cuando la otra parte de la sociedad no tiene en claro a quién votará. "Los segmentos electorales favorables se emplea una comunicación de refuerzo (...) para los segmentos electorales no definidos, se emplea una comunicación de persuasión o de conquista." Por lo general, se encargan de reforzar los votos, pero muchas veces se olvidan de ese indeciso, que muchas veces tiene el voto clave que hace la diferencia.

    ResponderEliminar
  11. Bermudez Juan Cruz - 3 años CUP - Turno Mañana

    A partir de la llegada del kirchnerismo a la política, principalmente con la presidente Cristina Fernandez, hubo una fuerte confrontación entre el grupo Clarin (dueño de varios medios importantes, y por lo tanto de gran influencia en la opinión de muchas personas), y el gobierno que vino a "imponer" una política contraria a la que se venía llevando desde hace varios años antes con el menemismo. Pienso que esta pelea, en la cual lamentablemente estamos incluidos todos, no nos permite ponernos en un término medio. Esto sumado al claro ejemplo citado en la nota principal, en la que se menciona a Francisco de Narvaes diciendo "Ella o vos", nos obliga a ponernos de un lado o del otro.
    A mi modo de ver, como menciona la nota tanto la oposición, como el kirchnerismo tendrían que focalizarse en no obligar a ponerse de un lado o del otro, aunque de algún u otro modo tengamos que hacerlo en cierto momento. Por esto, creo que es de vital importancia darle un significado mayor a esa tercera posición que no decide votar ni al oficialismo, ni a los partidos que se encuentran como contrarios. Para captar a este grupo de personas, es necesario que de un lado se alineen en busca de un partido que sea capaz de competir contra el que está en el gobierno; y del otro que se dejen de usar esas frases de “vamos por todo”.
    Desde un punto de vista más teórico tomando a la hipótesis del espiral de silencio, habría que lograr que este sector no se sienta aislado, para que pueda votar tanto de un lado, como del otro.

    ResponderEliminar
  12. Los segmentos electorales, al estar divididos en 3 (35% aproximadamente cada uno), ninguno constituye la mayoría para ganar una elección. De acuerdo a la efectividad que logren los mecanismos de persuasión para los indecisos hará que esas personas voten por el oficialismo o por la oposición.
    Con el paso de los días podremos saber, a partir de las encuestas de opinión que realicen las consultoras, hacia que tercio se inclinarán los indecisos. Podremos determinar según los porcentajes la imagen positiva de los candidatos y la intención de voto, entre otra cosas. Es importante que el muestreo se realice de forma aleatoria, ya que se asegura que todos los elementos de la población (en este caso votantes) tengan la misma posibilidad de ser elegidos. De esta forma, quedarán representadas las opiniones de todos los sectores.

    Saludos.

    Valentina Vergnano - 5to año turno mañana CUP

    ResponderEliminar
  13. Hola Valentina, gracias por tu aporte! Un detalle, sería 33% cada uno (sino te da más de 100% :) Efectivamente, la clave es hacia dónde se incline el tercio de electores no alineados. Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Coincido con Valentina en cuanto que ninguno de los tres sectores planteados posee una mayoría para poder ganar y que deben evaluarse los mecanismos utilizados por éstos sectores para ganar a los indecisos.
    Pero además creo que como Periodistas deberíamos realizar un análisis mas profundo de las estrategias de comunicación tanto de los candidatos como de los medios. Tener en cuenta como plantean sus estrategias para saber a qué público desean apuntar, para ver cómo hacen para captar el voto de los indecisos. Por otro lado hay que tener en cuenta que muchas veces son los mismos candidatos los que realizan los sondeos de intención de voto y envían a los medios los datos para poder estar en la agenda de los medios, como otra estrategia de marketing político.
    Además creo que deben tenerse en cuenta las alizanas que los candidatos plantean formar, algunas que se concretan y otras que no, pero siempre pasan por los medios y generan mucha opinión de parte de los votantes. Si bien es un dato que no es estadístico podría demostrar a grandes rasgos la inclinación de la sociedad al observar a algunas alizanas con mayor aceptación que a otras.

    LUCIA WELLER- 5º AÑO

    ResponderEliminar
  15. Hola Lucía, gracias por tu aporte! Una precisión: los candidatos encargan los sondeos, que no es lo mismo que decir que los realizan. Respecto al rol del periodista que planteás, la idea justamente es estimular esa reapropiación fructífera de contenidos. Saludos!

    ResponderEliminar
  16. El cuerpo electoral esta muy segmentado. Ante esta situación no son útiles las encuestas realizadas, ya que no reflejan un fiel resultado de lo que ocurrirá en las elecciones. Una gran parte de la población, el 30% aproximadamente, se encuentra indeciso. En mi opinión, mas que indeciso se encuesta silenciado. Existen dos grandes grupos muy fuertes y opuestos entre si, uno guiado por la pasión k, y el otro si bien no se trata de un grupo de personas con preferencia por un partido, los une el rechazo al kirchnerismo. Frente a este juego de poderes, en medio de una revuelta social de tire y afloje, la gente sabe si le simpatiza o no un partido u otro. En conclusión, la gente no se encuentra indecisa, si no que se encuentra ajena a la situación, no se involucra por las características cambiantes de la política argentina actualmente, pero en el fondo existe una tendencia de voto definida. En mi opinión, debería aguardar y recurrir a otro tipo de encuestas que resultarían más efectivas como las de boca de urna.

    Daiana Pussetto - 3 año - Turno Mañana

    ResponderEliminar
  17. Hola Daiana! Obviamente, discrepo totalmente de tu comentario, las encuestas son de gran utilidad, justamente permiten estimar qué cantidad de electores son indecisos, dato clave para la campaña preelectoral. Si hubiera que esperar a las bocas de urna, donde el resultado ya es irreversible, qué sentido tendría el diagnóstico preelectoral? A esta altura, espero opiniones con argumentos mejores que el que esgrimiste en esta oportunidad...

    ResponderEliminar