viernes, 15 de noviembre de 2013

Discusiones: fin de ciclo y poskirchnerismo (3)

Las semanas poselectorales acusaron el impacto del fallo de La Corte que declaró constitucional la Ley de Medios, el cual desplazó rápidamente de la agenda al análisis de las elecciones. Una línea interpretativa de este hecho lo toma como una oportunidad que el oficialismo podría capitalizar para fortalecerse y conjurar el peligro del “síndrome del pato rengo” (la pérdida de poder que sufre usualmente un presidente que va por su segundo mandato y no tiene chances de reelección), y por lo tanto como un retardador del fin de ciclo y el poskirchnerismo.

Escribió Luis Majul: “Para el oficialismo, no pudo haber noticia mejor. Nunca, desde 1983, los ganadores de una elección tuvieron menos tiempo para analizarla o disfrutarla. En cuanto se termine de recuperar y asuma el pleno ejercicio de sus funciones, la Presidenta podrá matar varios pájaros de un tiro. Le dará a su retorno un tono épico y un aire triunfal. Hará coincidir la empatía que generó su dolencia con el nuevo pico de imagen positiva y lo usará para remontar, otra vez, la iniciativa política y transformarse en la gran protagonista de la escena nacional. Además, como la Ley de Medios siempre fue presentada por Cristina Fernández como la madre de todas las batallas, usará este nuevo tempo político para recordarle a todo ‘el círculo rojo’ que todavía sigue vivita y coleando. Es decir: con su poder intacto como para impulsar leyes, bendecir a su futuro candidato a presidente y contener, a quienes dentro y fuera del propio gobierno y del Partido Justicialista, le sentían demasiado cerca de la ceremonia del adiós”, escribió Luis Majul.

Otro enfoque sobre este tema fue expuesto por Gustavo Sylvestre: “La Corte Suprema de Justicia, que ha demostrado ya en varias oportunidades no ser adicta ni someterse a presiones políticas, demostró su independencia del poder económico y no estar sometidas a las presiones de grupos mediáticos. Al declarar, por amplia mayoría, en forma contundente, la Constitucionalidad de la Ley de Medios, le da legitimidad a una norma votada por amplia mayoría política en el parlamento nacional, y que fue discutida a lo largo y ancho del país, y que encontró apoyo de la CGT, sectores religiosos, y empresariales del país. En el litigio judicial abierto por el Grupo Clarín en contra del Gobierno, cuestionando 4 artículos de la norma, la Corte le dio la razón al gobierno y votó en contra de los argumentos presentados por el Grupo Clarín. El fallo estaba prácticamente definido desde julio de este año. Pero algunos de los supremos creyeron necesario extender los plazos para no regalarle al gobierno un instrumento que podría haber sido usado en la reciente campaña electoral”.  

Apreciemos la lógica subyacente a estas opiniones: Majul plantea que el fallo divulgado a posteriori de las elecciones beneficia al gobierno pues puede capitalizarlo políticamente morigerando la debacle oficialista (lo plantea como un hecho), en tanto que Sylvestre aduce que el fallo fue divulgado a posteriori para evitar que el gobierno lo usara como herramienta electoral (hipótesis que podría implicar la existencia de una potencial relación causa-efecto entre fallo favorable y mejor resultado electoral oficialista). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada