viernes, 6 de enero de 2017

El plexo de tendencias de opinión pública de cara al 2017 electoral (1)


Cerrábamos el año 2016 citando el informe del Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales (Copes) dependiente de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), titulado "Balance del año y perspectivas para el 2017 - Informe Final". Recordemos los datos: la evaluación del gobierno nacional en el marco del primer año de gestión del presidente Mauricio Macri arrojaba un 4,9% de “muy bueno”, un 22,5% de “bueno”, un 27% de "regular", un 23,1% de “malo” y un 19,7% de "muy malo" (19,7%) (ver datos arriba; click para agrandar). Hay dos datos clave a destacar: primero, el acumulado de imagen positiva da 27,4%, contra un 42,8% de imagen negativa, de lo que resulta, como ya decíamos en ese último post, un saldo neto desfavorable de 15,4 puntos porcentuales, estadísticamente significativo. 

El segundo dato clave para el análisis de tendencias es que el núcleo de desfavorable de máxima intensidad (esto es, la peor respuesta negativa, que es “muy malo”) supera en mucho al núcleo favorable de mayor intensidad (la mejor respuesta positiva, que es “muy bueno”): 19,7% a 4,9%. Esto implica que los detractores máximos superan a los adherentes máximos en una proporción 4/1. Otro dato de interés en el estudio de Copes tiene que ver con la calificación de la gestión presidencial del 1 al 10, ilustrativa luego de la autoevaluación del presidente Mauricio Macri, quien se calificó con un 8. El resultado de la consulta de Copes fue que un 22,9% calificó a Macri con un 1 (la nota más baja), un 16,5% le puso entre un 2 y un 4, un 7,8% lo calificó con un 5, un 16,6% le otorgó un 6, un 10,8% le puso un 7 y un 15,1% consideró que merece un 8 (es decir, coincidió con la autoevaluación presidencial). Más todavía, un 10,3% le colocó entre 9 y 10 puntos como síntesis del primer año de gestión. De todo esto surge un promedio de 5,08 (ver datos abajo), bastante por debajon de la estimación del presidente. 

Se podría considerar que el núcleo duro de adherentes a Macri se identifica con las notas que van del 8 al 10, es decir, quienes evaluaron al presidente con la misma nota que se puso él o una más alta: esto abarca un 25,4% de las respuestas, un guarismo que está en el orden de magnitud de los votos que obtuvo Macri en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) de agosto del 2015, que fue un 24%. En sentido contrario, el núcleo de detractores sería el de aquellos que lo calificaron con notas que van del 1 al 3, lo que suma un 32% de las respuestas, un guarismo apenas por debajo del orden de magnitud de los votos que obtuvo Daniel Scioli, el candidato presidencial del FPV, en esa misma instancia (38%). 

La medición del Copes nos permite además actualizar nuestro promedio de encuestas nacionales. A esos efectos, incorporamos la más reciente de Elypsis, que citamos en el último post y eliminamos la anterior de esa misma consultora; a falta de nuevas mediciones de ellas, mantenemos las de OPSM, Management & Fit y Synopis, e incorporamos la de Copes, con lo cual tenemos 5 mediciones en total, de las cuales obtenemos un promedio de imagen positiva para el oficialismo de 34,7%, con 23% de regular y 39,1% de negativa. Esto implica un saldo neto desfavorable de 4,4 puntos porcentuales. Asimismo, la calificación positiva está en el orden de magnitud de los votos que obtuvo Macri en la primera vuelta presidencial del 2015 (34%), mientras que la negativa está en el orden de magnitud de los votos que obtuvo Scioli en la misma instancia (37%). 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada