viernes, 20 de enero de 2017

En el segundo semestre de 2016, el pesimismo sobre la situación del país superó al optimismo


El segundo semestre de mejoría que nunca llegó impactó en el estado de ánimo de los cordobeses: luego de que Cambiemos cumpliera un año en el poder, el acumulado de sensaciones o emociones negativas respecto a la situación del país superó a las positivas 51 por ciento a 42 por ciento. El dato surge de la última encuesta realizada por la consultora Delfos en Córdoba Capital y 13 ciudades del interior provincial, que componen una muestra representativa de toda la provincia con 1.800 casos y un error muestral de +-2,3%. La serie evolutiva arroja que en diciembre de 2015 el optimismo alcanzaba 70%, lo que implica una caída de 28 puntos porcentuales, mientras que el pesimismo se duplicó, pasando del 25% al 51% en el mismo lapso (ver datos arriba; click para agrandar). 

El punto de inflexión se dio en junio de 2016; desde ese mes, las sensaciones negativas superaron a las positivas (52% a 42%). A partir de allí, el optimismo no se recuperó y quedó siempre por debajo del pesimismo. Las menciones positivas incluyen como sensaciones y emociones a la esperanza, el optimismo y la confianza, mientras que las negativas abarcan la bronca, la desilusión, la angustia y la indiferencia. Individualmente, a fines de 2016 la primera respuesta que dieron los cordobeses a la pregunta “¿Cuál de las siguientes sensaciones o emociones representa mejor su estado de ánimo respecto a la actual situación del país?” fue “Esperanza” (30% de menciones); luego, “Bronca” (18%), “Desilusión” (15%) y Angustia (12%). Es decir, después de una primera respuesta positiva, se encadenaron tres negativas. En quinto término apareció “Optimismo” (7%), seguida por “Indiferencia” (6%). Cerró la lista de respuestas “Confianza”, con 5%.

Si se comparan las respuestas de los cordobeses con mediciones nacionales de estado de ánimo respecto a la situación del país, se confirma que en todos los casos el pesimismo superó al optimismo al finalizar el 2016. Así, según la última medición del Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales (Copes) dependiente de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), en diciembre pasado el pesimismo superó al optimismo 55,5 por ciento a 41,3 por ciento. En ese estudio, los sentimientos (en orden decreciente de menciones) fueron “Preocupado” (26,6%), “Esperanzado” (24,5%), “Enojado” (22,7%), “Optimista (12%), “Resignado” (6,2%) y “Feliz” (4,8%).

Del mismo modo, según la encuesta más reciente del CEOP, los sentimientos negativos a fines de 2016 alcanzaron un 58,6 por ciento, contra 24,8% de los positivos. Entre los primeros, fueron mencionados “Preocupación” (38,8%), “Bronca” (13,4%) y “Miedo” (6,4%). Entre los segundos, se mencionaron “Optimismo” (12%), “Confianza” (11,3%) y “Tranquilidad” (1,5%). En una posición intermedia se ubicó “Incertidumbre” (14,3%).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada