viernes, 27 de enero de 2012

Un cambio de paradigma mundial (2)


Cerrábamos la entrada anterior revisando datos positivos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la región. No obstante, ese organismo también elaboró proyecciones en las que señala que la reducción del desempleo podría estancarse este año -cuando se prevé una desaceleración del crecimiento económico regional- por lo que se estima que la desocupación se mantendrá en 6,8%.

El informe también destacó que aún hay aspectos por mejorar en el desempleo por género y el desempleo juvenil: aunque la tasa promedio de desempleo disminuyó para hombres, mujeres y jóvenes en 2011, la desocupación femenina fue 1,4 veces mayor que la masculina, en tanto entre los jóvenes el porcentaje de desocupación triplicó al de los adultos: 14,9% para los jóvenes y 5% para los adultos. Otra materia pendiente es la informalidad, pues en la región casi 50% de la población económicamente activa aún trabaja "en negro", lo que representa unas 93 millones de personas.

En esta serie de entradas revisamos tendencias globales y su eventual impacto a nivel nacional. Hagamos un rápido repaso de los indicadores laborales más recientes en Argentina: según un informe del Ministerio de Trabajo, en el último año, se crearon 240 mil puestos de trabajo en el sector privado, y el empleo en el sector formal registró un incremento interanual del 3,5%. Servicios e industria impulsaron la expansión, de la mano de la creación de puestos no calificados y posiciones operativas, de acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) realizada por el Ministerio de Trabajo y correspondiente al tercer trimestre de 2011.

El mismo informe destaca que 81 de cada 100 empresas relevadas prevé incrementar su dotación de personal en los próximos meses, en una proporción similar a la expectativa de contratación registrada en el mismo período de 2008, antes del impacto de la crisis financiera global. Los resultados del sondeo evidenciaron que en el período julio-septiembre de 2011 se alcanzó el nivel de empleo más elevado de los últimos 15 años, con un aumento interanual del 3,5% en la creación de puestos de trabajo y una mejora del 0,9% en relación con el trimestre abril-junio.

Son datos positivos, pero hay que admitir que el contexto externo a fines de 2011 se enrareció y que lo que caracteriza a 2012 es una alta dosis de incertidumbre. Si bien Argentina integra el lote de economías emergentes que vienen logrando un desempeño destacado en varios indicadores (según hemos visto en las últimas entradas) las fuentes de contagio de la crisis no deben ser subestimadas. La crisis de la eurozona, por ejemplo, tiene el potencial de afectar la economía a escala global. La situación en EE.UU. es un poco mejor, pero la recuperación que muestran algunos de sus indicadores no es del todo sólida.

Muchos analistas esperan que la eurozona caiga en recesión: se anticipa que las economías de Italia y España se contraerán, mientras las de Francia y Alemania apenas crecerán, al igual que la de Gran Bretaña. Los ajustes que se están aplicando en Europa no permiten alimentar el optimismo.

Esto supone un desafío mayor para todos los actores de la economía argentina: las empresas deberán hacerse más eficientes, invertir e innovar más, aumentar su competitividad y también la de sus proveedores. Y el gobierno nacional debe cuidarse de no forzar el proteccionismo al punto de erosionar su vínculo con socios estratégicos (entre ellos Brasil). Alejandro Vanoli, titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV), describió así el cerco que puso el Gobierno frente a un contexto global cambiante: "sostener el consumo interno, aumentar la inversión pública para mantener el empleo, evitar el desempleo por ajustes de empresas internacionales, monitorear el comercio exterior e impedir que los países desarrollados hagan políticas agresivas o desleales". Vanoli pondera el nivel de reservas y el bajo endeudamiento como fortalezas del país. Pero muchas de las medidas del gobierno juegan al límite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada