jueves, 17 de enero de 2013

Ejes del debate electoral para 2013 (1)


Seguimos profundizando en el tema electoral, aportando algunos datos e interpretaciones aportados por los principales consultores nacionales a fines de 2012 y en lo que va de 2013. Trataremos de identificar líneas de fuerza y corrientes de opinión, para ordenar la cuestión en torno a ejes de debate:

1. Desgaste oficialista o no. Algunos consultores parten de la premisa del desgaste del oficialismo de cara a las elecciones de este año, mientras que otros plantean que no hay grandes cambios respecto de octubre de 2011. Veamos:

Para Artemio López (consultora Equis), “políticamente, Cristina mantiene el 54% y el 46 que no la votó está distribuido en diferentes opciones. En el 8N se vio el 46% pero además dejó claro que ningún opositor de octubre se pudo apropiar de ello. El FPV renueva la elección del 2009 que dejó los 30 puntos que hoy serían el piso de Cristina, por lo que se va a agregar representación parlamentaria en la Cámara baja”.

En cambio, Manuel Mora y Araujo afirma que “el oficialismo deberá extremar sus esfuerzos de campaña para remontar un mal año con indicadores flojos en la opinión pública. Yo veo un gobierno que está perdiendo el respaldo (después se puede discutir cuánto) y una oposición que no encuentra todavía una fórmula para capitalizar ese grado de descontento (…) Hay un malestar y un cansancio por el estilo del gobierno, sumado a algunos otros temas, que están diluyendo un poco el peso muy fuerte que tenía lo económico hasta ahora. Aun con la economía recuperándose mucho, no sé si el gobierno recuperaría tanto.  Con todo, los números que yo veo y en los que confío no hablan de una baja tan tremenda del oficialismo”.

2. Tesis sobre una ventaja relativa del oficialismo en las elecciones de este año (que converge con la percepción de debilidades dentro de la oposición). Varios consultores coinciden en esta línea de análisis. Veamos:

Eduardo Fidanza (Poliarquía): “Considero factible que el kirchnerismo reúna en torno de sí a la mayoría del peronismo, dejando a la disidencia en un plano marginal (…) el kirchnerismo tiene una buena chance de ganar la primera minoría en la elección de 2013. Eso dependerá, primero, de la evolución de la imagen presidencial, hoy en torno a los 40 puntos según los datos de Poliarquía. Segundo, de la marcha de la economía y, tercero, de la capacidad de la oposición de conformar frentes".

Artemio López (consultora Equis): “El oficialismo está alineado tras el liderazgo de Cristina Kirchner de manera compacta, mientras la oposición aún tiene pendiente la construcción de un liderazgo alternativo capaz de competir con alguna chance (…) Las preferencias que se vieron en octubre de 2011, de gran hegemonía electoral oficialista y fragmentación opositora, no se han modificado en lo sustancial (…) los casi 12 millones de votantes que acompañaron al oficialismo en octubre de 2011 no han migrado. Por el contrario, la oposición marcha aún más dividida que en octubre de 2011, puesto que los dos nuevos liderazgos nacionales que aparecen de cara a 2015, Mauricio Macri y José Manuel De la Sota, toman votos del mismo espacio opositor, redistribuyendo las preferencias”.

Enrique Zuleta Puceiro (OPSM): “Del lado de la oposición, hay efectos graves, porque la gente los percibe más como un problema que como una solución. Esta circunstancia explica la incapacidad para capitalizar las extraordinarias ventajas que ha venido otorgando el Gobierno. El ciclo negativo del Gobierno, que lo llevó a perder más de 40 puntos de apoyo, parece haber terminado y las encuestas registran una recuperación… La razón casi exclusiva es cierto mejoramiento de las expectativas económicas y, sobre todo, el default de la oposición”.

Ignacio Ramírez (Ibarómetro): “hay una opinión pública en la que se advierten dos bloques de proporciones equivalentes: alrededor de una mitad de la sociedad que acompaña al actual proyecto político y se muestra optimista. Y otra mitad, crítica y opositora, que exhibe un agudo déficit de representación y está envuelta en una atmósfera anímica impregnada de descreimiento y malestar. (…) la mitad aprobadora responde que el gobierno nacional es el actor que le produce mayor confianza, mientras que la mitad opositora responde en primer lugar ‘ninguna institución’, en segundo lugar ‘los medios’ y tan sólo el 5 por ciento de este universo elige a los ‘políticos opositores’. He allí el principal desafío de la oposición: comprender que el ‘ningunismo’ es la contracara de la desconfianza por la política. El kirchnerismo empieza el año electoral mejor posicionado, con muy buenas perspectivas de mejorar su performance del 2009 y con un panorama económico más alentador”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada