lunes, 14 de enero de 2013

La política en 2013, año electoral (1)


Este año se eligen diputados y senadores nacionales y gobernadores en dos provincias (Santiago del Estero, donde gobierna el radical K Gerardo Zamora, y Corrientes, donde gobierna el radical opositor Ricardo Colombi). Se trata de un test electoral clave para el oficialismo, dado que se trata de una elección de medio término; sin embargo, la oposición al kirchnerismo también arriesga mucho en 2013. Veamos:

1) en 2013 se ponen en juego muchas bancas que la oposición consiguió en 2009,  en lo que fue la peor elección del kirchnerismo desde que está en el poder. Eso le da al oficialismo una ventaja relativa (ya que parte de un piso bajo).

2) Un repaso: como partido, el radicalismo es el que arriesgará más bancas, mientras que el FPV renueva en octubre las que obtuvo en su peor elección, la de 2009, cuando perdió la mayoría tanto en el Senado como en Diputados. En cambio, a la UCR se le vencen los mandatos de 25 de sus 40 diputados. El interbloque del Frente Amplio Progresista que hoy lidera el ex candidato presidencial Hermes Binner (y que en 2009 integraba junto con la UCR y la Coalición Cívica el Acuerdo Cívico y Social) arriesga menos (8 bancas de un total de 22). Por su parte, la Coalición Cívica arriesga todo lo que tiene, 6 bancas, al igual que el bloque Proyecto Sur, que pone en juego 3 de 3.

3) Muchos de los principales referentes opositores culminan su mandato y arriesgan su permanencia en el Congreso y en el escenario político, por ejemplo, Ricardo Alfonsín y Ricardo Gil Lavedra (UCR), Margarita Stolbizer y Gerardo Milman (FAP),  Elisa Carrió y Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica).  
Vencen también los mandatos de varios “agrodiputados” que engrosaron las filas opositoras después de la crisis del campo desatada a partir de la resolución 125 (entre ellos, Ricardo Buryaile y Jorge Chemes). En Proyecto Sur, deben renovar sus bancas su líder, Fernando “Pino” Solanas, Alcira Argumedo (ex candidata presidencial en 2011) y Jorge Cardelli. 

4) El PRO de Mauricio Macri (uno de los dirigentes opositores que podría ser candidato presidencial en 2015) se juega 8 de sus 11 diputados, casi todos por la Ciudad de Buenos Aires. Vencen, entre otros, los mandatos de Gabriela Michetti, Paula Bertol y Laura Alonso. Asimismo, esta fuerza tiene dificultades para definir candidaturas: a partir de la negativa de Gabriela Michetti (rehusó competir en provincia de Buenos Aires y sería candidata a senadora en Capital, dado que para 2015 quiere suceder a Macri en la jefatura de gobierno) Macri baraja un escenario con las candidaturas de Guillermo Montenegro y Carlos Melconián (a priori, candidatos mucho más débiles que Michetti).

5) Macri necesita hacer una buena elección en ese distrito para mejorar su posicionamiento de cara al 2015, por lo que recela de un acuerdo con Francisco de Narváez (quien tiene sus propias ambiciones, lo que ya en el pasado distanció a ambos dirigentes). En función de esa necesidad, incluso circula la hipótesis de una suerte de “candidatura testimonial” de Macri en provincia de Buenos Aires (tiene mandato como jefe de gobierno de la Capital hasta 2015). Macri ha logrado acercar algunos dirigentes radicales a su fuerza (como Silvana Giúdici) pero no ha tenido éxito con los peronistas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada