jueves, 11 de diciembre de 2014

Repaso de encuestas: más continuidades que rupturas (3)

Todas las encuestas conocidas muestran que entre los candidatos del podio se libra una pelea aparte: claramente, Sergio Massa y Mauricio Macri  se disputan electores, y en las encuestas en las que puntea Massa, Macri tiende a quedar relegado al tercer puesto, mientras que cuando Macri sube Massa se estanca. Esto confirma que los líderes del PRO y del Frente Renovador son candidatos que compiten y obturan recíprocamente las chances del otro, con lo cual es poco probable que ambos pasen a un eventual ballotage. Daniel Scioli, por su parte, aparece en los diversos sondeos en condición de primero o segundo, lo que le otorga chances de pasar a una eventual segunda vuelta en carácter de candidato oficialista. Asimismo, su actual condición de precandidato del FPV, el sello más sólido, le confiere una ventaja competitiva de la que carecen Macri (si bien este encabeza el sello opositor más nítido e “instalado”) y Massa (cuyo sello, el Frente Renovador, es reciente, aunque se beneficia del resonante triunfo de las legislativas de 2013 en el distrito decisivo, Buenos Aires). Por contrapartida, al interior del espacio pan-oficialista el gobernador bonaerense aún recoge resistencias (si bien menguantes, a tenor de los datos de las últimas semanas). 

En este marco, cabe destacar que mientras en la encuesta de la consultora Opinión Pública Servicios y Mercados aparecían Scioli y Macri al frente y quedaba relegado Massa (el gobernador bonaerense medía, en la encuesta de Enrique Zuleta Puceiro, 24,1 % y el porteño, 23,9%, en tanto que Massa alcanzaba los 19 puntos), según la encuesta de Fara, Massa alcanza el 23,5%, Scioli el 20% y Macri el 17,5% (este trabajo,  realizado sobre 1.000 casos tomados del 8 al 16 de noviembre en diferentes lugares de la Argentina, ya fue citado en post anteriores). El dato destacado aquí es que muestra a Macri tercero, ya no acechando a Massa. Esa tendencia se profundiza en la última encuesta publicada recientemente de la consultora Ipsos-Mora y Araujo: sobre una muestra de 1.020 casos entre el 11 y el 27 de noviembre en distintos puntos del país, cuando se pregunta por la intención a voto en las Primarias Abiertas y Obligatorias (PASO), el 28% elige a Massa, el 25% a Scioli y el 19% a Macri. Los candidatos de la alianza FAUNEN quedan relegados y reúnen, en una sumatoria lineal entre todos (difícilmente traducible en lo empírico), el 10% por ciento de intención de voto. 

En tanto, cuando en este sondeo se indaga la intención a voto pero ya para la primera vuelta electoral (donde se supone que el filtro de las PASO depuraría el actual escenario de superabundancia de precandidatos), el ex intendente de Tigre y líder del Frente Renovador llega al 31% por ciento, el gobernador bonaerense se sitúa en el 30% y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y conductor del PRO trepa a 22%. Es decir, Sergio Massa y Daniel Scioli aparecen prácticamente empatados en la intención de voto a presidente de cara a la primera vuelta electoral, con sólo un punto de distancia en favor del primero (diferencia estadísticamente no significativa), en tanto que Mauricio Macri se ubica tercero, a 8 puntos porcentuales de los postulantes del Frente Renovador y del Frente para la Victoria; esta diferencia sí es estadísticamente significativa, aunque de ninguna manera concluyente dado el tiempo que falta para los comicios (tanto primarias como elecciones generales). Según la consultora, “el escenario de voto para Sergio Massa se mantiene estable y con una leve mejoría después de las PASO. A diferencia de la medición anterior, ahora el liderazgo se encuentra prácticamente compartido con Daniel Scioli, quien tiene una intención de voto del 30 por ciento y es el que muestra un crecimiento más fuerte”. Entre los atributos, Massa está mejor evaluado por “tener autoridad” y “capacidad de liderazgo”. De Scioli se destaca su tolerancia “a las diferencias”.

Este sondeo exhibe, asimismo, un leve ascenso de la imagen presidencial, a la cual los consultados la califican en un 19% de “muy buena” (similar a la que ostentan Scioli y Massa). Macri recoge en ese nivel de calificación un 17%, en tanto que Elisa Carrió, quizá la opositora con mayor visibilidad en las últimas semanas, sigue muy abajo, con apenas un 3% de respaldo. En tren de interpretar las tendencias en las que convergen los estudios de Fara y el de Ipsos-Mora y Araujo, podemos destacar: 1) Massa aparece consolidado, y Macri con un freno en su crecimiento y amesetado; Scioli, en cambio, se refuerza 2) la firmeza de Massa afecta principalmente a Macri, del mismo modo que el ascenso del líder del PRO en las encuestas anteriores aparecía mermando la performance del tigrense; esto confirma cierto juego de “suma cero” entre ambos precandidatos 3) no obstante, todavía no puede decirse que se haya abierto la boca del yacaré entre ambos (cuando eso suceda, si sucede, veríamos a uno asciendo de manera sostenida, y al otro cayendo de la misma forma) 4) en cambio, sí hay una boca de yacaré abierta entre esos dos candidatos opositores y el FAUNEN en términos de sello opositor, cuyos referentes aparecen cada vez más lejos de la pelea. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada