miércoles, 31 de diciembre de 2014

Tendencias de fin de año (2)



En los últimos días, el PRO y la UCR avanzaron hacia un armado de fórmulas puras de cara a las primarias de agosto (PASO), aún con indefiniciones en cuanto a su integración. Estos hechos son pertinentes dado que, como decíamos en el post anterior, las principales discrepancias en las encuestas aparecen respecto a la intención de voto de los sellos PRO y Frente Renovador, fuerzas que han avanzado sobre la UCR (pilar del frente FAUNEN) debido a su amplio despliegue nacional. Ambas (PRO y FR) son fuerzas personalistas, lideradas respectivamente por Mauricio Macri y Sergio Massa. La diferencia es que mientras el PRO es un sello con historia (desde 2007, es imbatible en Capital Federal), el Frente Renovador tiene poco más de un año de vida, dato que sugiere que, como fuerza, la de Macri debería “medir” más que la del tigrense, como señalaba la encuesta de OPSM. En sentido contrario, el antecedente de éxito electoral del Frente Renovador con la candidatura de Massa en las legislativas de 2013 en provincia de Buenos Aires podría explicar por qué en la encuesta de Fara ese sello supera al PRO, aunque hay que recordar que en esos comicios el PRO sumó algunos dirigentes a las listas del massismo, y si existió un porcentaje de voto propio PRO en esa circunstancia, el mismo se desprendería del FR en 2015, en la medida en que Macri y Massa compitan en toda la línea. 

Resulta interesante repasar los datos de las últimas encuestas, que trazan algunas líneas comunicantes entre el desempeño de las fuerzas y el de los candidatos que podrían representarlas -indubitables en el caso del PRO y del Frente Renovador, toda vez que nadie discute en esos espacios el liderazgo conductor de Macri y Massa, respectivamente-, y abiertos en el caso del PPV-PJ y el FAUNEN. Así, según el último sondeo nacional de la consultora OPSM de Enrique Zuleta Puceiro, entregado antes de Navidad, surgen dos grandes escenarios. Si el FAUNEN se mantiene como tal, Daniel Scioli tendría 26%, Massa 22,7, Mauricio Macri 21,2 y Hermes Binner 11,2. En cambio, si UNEN se rompe (posibilidad que anticiparon dirigentes como Margarita Stolbizer, del GEN, y Humberto Tumini, de Libres del Sur), el gobernador bonaerense alcanzaría 26,7% y Macri, con apoyo de un sector radical y de Elisa Carrió podría subir al 24,8%, dejando en tercer lugar a Massa con 20,4%. En cambio, si sólo se tienen en cuenta candidatos, Massa obtendría el 23,5% y Scioli el 20%. Con respecto al relevamiento anterior de OPSM (agosto pasado), el gobernador bonaerense creció 2,2 puntos y el líder del Frente Renovador cedió 1,1. Ambas variaciones, sin ser estadísticamente significativas per se, sí cobran interés analítico evolutivo en términos de que lo que era una diferencia de casi 7 puntos (24,6 a 17,8) se achicó a la mitad. Tercero en este estudio quedó Macri, que también había crecido con respecto a agosto: del 16,3% al 17,5% (nuevamente, una variación estadísticamente no significativa).

Por otro lado, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Imagen y Voto que viene realizando mensualmente el Observatorio de Política y Democracia de la Fundación para la Dignificación del Hombre en el Trabajo (FUNDITRA), Daniel Scioli lidera la intención de voto de cara a las presidenciales de 2015, con un 27,3%. Le sigue Mauricio Macri con 19,4% y en tercer lugar Sergio Massa, con un 15,4%.  Aquí, el gobernador bonaerense aventaja por 7,9 puntos porcentuales al líder del PRO y por 11,9% al tigrense. En cuarto lugar se ubica Hermes Binner (FAUNEN) con un 4,8%, y la opción “Otros” llega al 10,2%, repartida entre Florencio Randazzo (candidato alternativo del FPV, con 5%), Julio Cobos (radical del FAUNEN, 3%) y el voto de izquierda, que suma 2,2%. De este  relevamiento se desprende que Scioli absorbe votos del oficialismo, del peronismo no oficialista, del radicalismo desencantado y de los independientes. Massa se muestra en descenso, con votos que absorben los otros dos candidatos principales, mientras que Macri aglutina un voto opositor y opositor moderado, además del voto del radicalismo antiperonista. Como ya mostraban otros estudios, FAUNEN se desdibuja a raíz de su prolongada interna, y su intención de voto se dispersa entre (dato un tanto sorprendente) Scioli y, en mayor medida, Macri. En términos geográficos (variable ilustrativa, ya que la muestra no es suficientemente robusta estadísticamente para hacer una lectura categórica en esta materia) Massa sigue siendo primera opción en el conurbano norte, en tanto que Macri se consolida fuertemente en CABA, Córdoba y Mendoza, beneficiado por su posicionamiento opositor. José Manuel De la Sota aparece sólo en Córdoba como opción opositora al FPV, sin penetración en otras regiones. Respecto a la imagen de cada uno de los candidatos, Sergio Massa todavía está lejos de tener un conocimiento pleno por parte del electorado, algo que sí tienen tanto Macri como Scioli, de acuerdo a este sondeo.

En cambio, en la última encuesta de la consultora González y Valladares publicada en Perfil el líder del Frente Renovador alcanzaría el 29%, seguido por el gobernador bonaerense a sólo 1,9%. El ex intendente de Tigre experimenta una baja de 0,9% en su intención de voto con respecto a la encuesta anterior, mientras que el mandatario bonaerense sube un punto porcentual (ambas variaciones son estadísticamente no significativas). En tercer lugar quedó el jefe de Gobierno porteño, que luego de un ascenso considerable desde marzo de casi 5 puntos se estancó en 21,2%. Muy lejos del podio, el mendocino Julio Cobos (FAUNEN) lograría el 11,3% de intención de voto. Según dicho estudio, Mauricio Macri, que venía subiendo, se habría amesetado, al igual que Sergio Massa, mientras que Daniel Scioli es el único de los tres que incrementó un tanto su intención de voto. Otra consultora, Raúl Aragón y Asociados, también ubica a Massa (25,8%) y Scioli (24,5%) al frente para definir en segunda vuelta, mientras coloca a  Macri tercero con 20,4%. Por su parte, la consultora Ipsos- Mora y Araujo había pronosticado este mes un escenario de primera vuelta con 31% para Massa, 30% para Scioli y 22% para Macri, con el electorado de UNEN completamente volcado a nuevas opciones y Julio Cobos (como eventual candidato del frente) con apenas el 4%. En síntesis, más allá de los matices, los puntos convergentes a fin de año son: 1) el FPV mantiene la condición de primera minoría que revalidó en la magra elección de 2013 2) el FPV tiene un precandidato en el podio de los tres más votados, y es Daniel Scioli; los demás aparecen rezagados; no obstante, el oficialismo aún está a varios puntos de poder imponerse en primera vuelta 3) la oposición juega un juego de suma cero entre Massa, Macri y FAUNEN; cuando uno de los tres sube, los demás baja o se estancan 4) mientras FAUNEN viene en declive en todas las encuestas, al igual  que sus precandidatos, las posiciones relativas del PRO con Macri y del Frente Renovador con Massa varían según los sondeos; no puede decirse que entre ellos dos se haya abierto “la boca del yacaré” 5) sigue siendo una elección abierta, ya que falta mucho tiempo para los comicios y existe un porcentaje de votantes indecisos y enojados que aún no definió sus inclinaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada