lunes, 27 de abril de 2015

Elección nacional y tendencias distritales (1)

Si al análisis de los estudios nacionales de Fara y Poliarquía sumamos los datos de una tercera encuesta nacional, en este caso del consultor Hugo Haime, podemos profundizar una lectura contextualizada y añadirle un marco a las elecciones provinciales que se han sucedido en las últimas semanas. La investigación de Haime muestra al gobernador bonaerense como candidato del FPV alcanzando el 33,5% de la intención de voto, seguido por el jefe de Gobierno porteño y líder del PRO, Mauricio Macri, con el 26,5% y en tercer lugar al diputado nacional y líder del Frente Renovador Sergio Massa, con 23,5%.

Estos datos se ubican, por así decirlo, en una zona intermedia entre la encuesta de Carlos Fara -que mostraba a Scioli primero para la elección de octubre con 30% y a Massa y Macri compartiendo el segundo lugar con 24-25%- y la de Poliarquía, que ubicaba a Scioli con 33,4% y a Macri segundo con 27,3%, con Massa ya rezagado en el tercer puesto (20,1%). En el estudio de Haime, Massa vuelve a aparecer tercero, pero no a 7 puntos porcentuales de Macri, sino apenas a 3 puntos, con lo cual la “apertura de la boca del yacaré” entre ellos dos es menos visible. Tracemos ahora puntos de convergencia entre las tres encuestas: 1) todas coinciden en poner a Scioli en punta, en torno del 30% y sin rivales dentro del FPV que amenacen su posición (de no mediar, como venimos diciendo, una intervención de Cristina Fernández en favor de otros precandidato del espacio) 2) Macri parece consolidarse en el segundo puesto, y Massa ceder su posición; no hay todavía no una tendencia unánime a la “polarización” FPV-PRO en todos los estudios, pero sí insinuada en varios de ellos. 

Tomar estas tendencias como marco nacional para leer los resultados de las últimas elecciones distritales es útil, ya que de lo que arrojaron las últimas urnas no pueden extrapolarse elecciones proyecciones nacionales linealmente, pero sí es posible descubrir algunas regularidades. Veamos: 1) en aquellos distritos donde el FPV/kirchnerismo que concurrió unido con el peronismo gobernante, ese frente se impuso con comodidad ante la oposición (incluyendo aquí al radicalismo, el PRO y a otras expresiones, como el massismo). Es el caso de la provincia de Salta, donde el gobernador Juan Urtubey superó el 47% de los votos en la primaria, contra 33% de Juan Romero, exgobernador, peronista disidente y aliado a Massa y Macri. 

2) en aquellos distritos donde el FPV concurrió separado del peronismo gobernante, ganó la oposición. Es el caso de Mendoza, donde el radicalismo de Alfredo Cornejo encabezó un frente en el que concurren también el PRO y el massismo y le ganó las primarias al peronismo gobernante (representado por Adolfo Bermejo). El candidato K “puro” (Guillermo Carmona) quedó relegado en la contienda, bien por detrás de Cornejo y Bermejo. Sumados todos los votos del peronismo, la ventaja del frente opositor es exigua (menos de 5 puntos), pero es más que evidente que el kirchnerismo necesitará en ese distrito concurrir junto al peronismo gobernante (del cual se distanció por diferencias en el armado de listas) si quiere evitar un triunfo de la oposición UCR-PRO-Frente Renovador-otros en la futura elección general de gobernador. 

3) en aquellos distritos donde el FPV es oposición, todo pinta para que siga mirando el poder desde lejos. Es el caso de Santa Fe y Capital Federal. Si bien en la primera de esas provincias falta escrutar un alto porcentaje de mesas y más de 200 mil votos, el candidato Omar Perotti, proveniente del PJ más que del kirchnerismo puro, se ubicó en tercer lugar en las primarias (con 22%), por lo cual el pronóstico es que la elección general se resuelva entre el Frente Progresista gobernante (con el socialista Miguel Lifschitiz encabezando la boleta) y el referente del PRO Miguel del Sel (la figura individualmente más votada). En Capital Federal, el candidato de La Cámpora, Mariano Recalde, se impuso en la disputa al interior del FPV con holgura, pero quedó cuarto en el orden general, con 12,3%, contra 28,4% de Horacio Rodríguez Larreta, 18,9% de Gabriela Michetti (ambos del PRO) y 17,83% de Martín Lousteau ( ECO). Para que el FPV (18,7% de votos en la sumatoria del frente) tenga chances de “polarizar” la elección con el PRO (47,3% en la sumatoria), necesitaría que ECO (22,26% en la sumatoria) se desinflara sensiblemente de aquí a la elección general del 5 de julio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada