martes, 7 de abril de 2015

El escenario preelectoral: oficialismo y oposición (1)

Del último repaso de sondeos se desprende que algunas consultoras ya detectan una brecha entre Sergio Massa (Frente Renovador) y Mauricio Macri (PRO) a favor de este último, mientras que otras arrojan aún un escenario de paridad entre ellos que no permite avizorar cuál será el más favorecido a efectos de contender con el todavía formalmente indefinido candidato del oficialismo. En ese marco, interesan también los matices a la hora de mensurar el impacto que en la opinión pública puede tener el principio de acuerdo entre la UCR y el PRO de Mauricio Macri, decidido por el máximo organismo de gobierno del radicalismo, los convencionales que debatieron en marzo en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú. 

En la medida en que ese acuerdo beneficiara a Macri en detrimento de Massa se podría interpretar que favorecería la apertura de la boca del yacaré a favor del líder del PRO; por el contrario, si la evaluación es que ese acuerdo no tiene un impacto mensurable en las encuestas, podría pensarse que el mismo no se traduce en una brecha entre ambas figuras opositoras. Al respecto, hay datos contrapuestos entre los consultores. Según OPSM, dirigida por Enrique Zuleta Puceiro, el impacto de la convención es favorable a Macri: “6 de cada 10 radicales van a apoyar la convergencia con el PRO”, aseguró el consultor. Si bien no es menor el desgranamiento (dado que el 40% de los electores podría terminar engrosando la intención de voto de otras figuras, entre ellas Margarita Stolbizer, del GEN, por su condición de exdirigente radical y “heredera” política del renunciante Hermes Binner), el acompañamiento del 60% a una alternativa anti-K podría aupar a Macri bien por encima de Massa en las encuestas en el marco de la definición de la “llave” opositora. 

En cambio, el consultor Carlos Fara aporta una mirada distinta. Repasemos lo que dice. “Pasó la convención radical y casi no dejó rastros en el electorado. Esa es una de las principales conclusiones de nuestro estudio nacional post reunión de Gualeguaychú. Veamos los principales datos. En el escenario de las PASO: Scioli 23 %, Massa 22, Macri 21. En una primera vuelta: Scioli 30%, Massa 25, Macri 24, Stolbizer 4. Balotajes: Massa 48 % vs Scioli 38. Massa 44 % vs Macri 37. Scioli 46 % vs Macri 40. En la primaria PRO-UCR Macri se arranca con una intención de voto del 77 %, Carrió 13 y Sanz 7”. Como se advierte, en las cifras de Fara persiste, de cara a las primarias, un triple empate entre los candidatos que en este blog hemos rotulado como “el podio”, y no hay apertura de la boca del yacaré entre Macri y Massa (si bien puede detectarse un estancamiento del tigrense, que tiempo atrás punteaba en varias encuestas). En la elección general, midiendo a Scioli como candidato del oficialismo, aparece una cierta brecha a favor del FPV (insuficiente para ganar en primera vuelta), pero Massa y Macri no se sacan ventajas entre sí (25% a 24% es un empate técnico), con lo cual no hay incentivos para que alguno de ellos decline antes de tiempo la candidatura ni tampoco un entorno que favorezca una polarización inmediata, como sería el caso si uno de ellos estuviera hoy en clara posición de segundo frente al candidato oficialista. O sea, no puede predecirse todavía cuál es el opositor más favorecido para pasar a segunda vuelta, según las cifras de Fara.

Carlos Fara ensaya una explicación de por qué el acuerdo no impactó en las encuestas, a tenor de lo que arrojan sus mediciones: “es un hecho de la política que no modifica la vida cotidiana de la gente. Como anticipamos en esta columna, los votos radicales que quieren a Macri ya se habían ido, sin esperar ninguna decisión de la dirigencia. Los dos opositores hoy representan el cambio moderado que demanda la mayoría. Ergo, se puede iniciar una nueva etapa en el escenario de las campañas porque si todos son el mismo cambio, se produce un empate comunicacional que obliga a cambiar el eje de la discusión. El que lo consiga puede ser el próximo presidente. Curiosamente la elección podría no necesariamente ser sobre EL CAMBIO”. La hipótesis de Fara de que los electores radicales favorables al acuerdo ya se habían corrido hacia Macri tiene sustento en las cifras de su estudio, que muestran una clara ventaja del líder del PRO frente a sus "socios-competidores", Ernesto Sanz y Elisa Carrió. En la próxima entrada, profundizaremos acerca de cómo puede evolucionar la definición de la llave opositora en el marco de un acuerdo que alumbró en Gualeguaychú hace casi un mes pero cuyas repercusiones aún siguen en desarrollo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada