miércoles, 29 de julio de 2015

Escenarios preelectorales (2): uno favorable al oficialismo

Mientras que las proyecciones de primera y segunda vuelta de Ipsos-Mora y Araujo presentaban un escenario muy competitivo y con leve ventaja de Mauricio Macri para el ballotage sobre Scioli, otro estudio nacional, en este caso del consultor Hugo Haime, presenta tendencias más similares a las de Aresco, es decir favorables al FPV/Scioli tanto para imponerse en primera vuelta como en un eventual ballotage. Según Haime el oficialismo, con Scioli encabezando la fórmula presidencial, acumula un 41,3% de intención de voto; lo sigue el Frente Cambiemos/Macri, que obtiene un 31%, mientras que Sergio Massa (Frente Renovador/UNA) se ubica tercero y sin chances de meterse en la pelea mayor, con 12,5%. Más rezagados aparecen Margarita Stolbizer, del Frente Progresistas, con 4,3%, Adolfo Rodríguez Saá de Compromiso Federal (3,2%) y Jorge Altamira del FIt (3,1%). 

Como esta proyección de Haime es de primera vuelta y no de primarias simultáneas, abiertas y obligatorias (PASO), no aparecen aquí las fórmulas que se presumen derrotadas en las PASO, es decir, la de la UCR con Ernesto Sanz y la de Coalición Cívica con Elisa Carrió (que en todas las encuestas aparecen por detrás de Macri) ni la de José M. De la Sota, que a priori resultaría derrotado por la de Massa en el frente Una Nueva Alternativa (UNA), ni precandidatos de otras fuerzas que deberán superar en las PASO el filtro del 1,5% del total de votos para pasar a la primera vuelta. Esta proyección de Haime deja al oficialismo a las puertas de imponerse sin necesidad de segunda vuelta, ya que Scioli supera el 40% de los votos con más de 10 puntos de ventaja sobre su principal contendiente, Macri.  

Aun así, ante la "polarización" entre Macri y Scioli, Haime & Asociados sondeó un posible escenario de balottage entre el candidato del Frente para la Victoria y el Frente Cambiemos. Aquí, los resultados fueron nuevamente favorables al gobernador de la provincia de Buenos Aires, que obtuvo 10 puntos de diferencia con su principal competidor: 50,7% para el FPV, contra 40,9% del Frente Cambiemos (en cambio, en la proyección de Ipsos-Mora y Araujo había una diferencia de 3,6 puntos porcentuales a favor de Macri). Los casi 41 puntos de Macri en esta proyección son consistentes con el techo de 42% que en la encuesta de Aresco tenía el segmento de electores favorables a que el próximo presidente represente un cambio de modelo, mientras que los 50,7% de Scioli coinciden con el 50,7% de electores que en la encuesta de Aresco se mostraba más favorable a la continuidad con algunos cambios o a una continuidad sin matices. Esto es realmente sintomático como regularidad estadística, ya que se trata de dos mediciones independientes entre sí. 

El estudio de Haime presenta una serie evolutiva amplia, que permite apreciar cómo la intención de voto de Sergio Massa fue decreciendo conforme se consolidaban las tendencias favorables a Scioli por el oficialismo y a Macri como principal opositor. De esa manera, este estudio muestra una apertura de la boca del yacaré ya inexorable. A partir de la próxima entrada, y ya con las PASO cerca, compartiremos proyecciones de cara a las primarias y dejaremos la primera vuelta para más adelante, dado que el resultado de agosto condicionará en gran parte las tendencias hacia octubre: una diferencia entre Scioli y Macri en torno a los 10 puntos perfilaría un escenario hacia la primera vuelta muy distinto que uno con una brecha menor a 5, por ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada