viernes, 22 de julio de 2011

Oficialismos con ventaja: se viene Santa Fe


Según Manuel Mora y Araujo, lo que tienen en común los oficialismos ganadores es el pragmatismo: "Los gobiernos pueden o no estar orientados por ideas cristalizadas, eso que habitualmente se llama “ideología política”. Lo mismo debe decirse de la población. Los ciudadanos pueden, o no, votar por ideas (...) Los gobiernos generalmente están orientados por algunas ideas más específicas (...) Muchas veces los presidentes o los jefes de gobierno tienen algunas ideas relativamente claras y firmes en su mente, pero no pueden aplicarlas consistentemente; son las circunstancias las que los llevan a actuar de una manera o de otra, o las prioridades de su agenda".

El sociólogo apunta que dicho pragmatismo también es visible en el electorado, ya que desde 1983 hasta hoy, "existe una tendencia, casi lineal, a la pérdida de identificación de los ciudadanos con los partidos. Cuando los partidos eran más relevantes para los votantes, la elección tendía a ser menos volátil (...) para muchísima gente, la política cobra sentido en su vida real cuando se materializa en vínculos interpersonales locales, donde dirigentes territoriales generan una oferta y un intercambio productivo con los votantes". Es decir, el foco está puesto en las gestiones oficialistas: en la medida en que las mismas entren dentro de una zona de relativa satisfacción, la continuidad -esto es, los oficialismos en ejercicio del gobierno- se imponen por encima del cambio -las alternativas opositoras-, más allá del componente ideológico y de la presencia o no de alineamiento distrital (tendencias electorales a gobernador vs tendencias electorales a presidente).

En este sentido, el consultor Artemio López (Equis) remarca que "obviamente, los resultados locales adversos para el FPV están efectivamente presentes, así como notablemente ausente el eslabonamiento nacional que se intenta construir desde los medios (...) en Capital fácilmente más del 45% de los votantes porteños optarán por el FPV en octubre, lo que señala la fortaleza de la opción nacional, más allá de las aparentes debilidades locales. A modo de referencia, recuérdese que cuando Cristina en octubre del año 2007 obtuvo el 46% de los votos nacionales, en la Capital alcanzó el módico 22% (...) Queda como plexo de la victoria nacional el despliegue del FPV en la Provincia de Buenos Aires, distrito donde se concentra el 40% de los votos del país y el 45% de los del FPV nacional. Es en este territorio donde se define la elección nacional y el tándem Cristina Kirchner-Amado Boudou/Daniel Scioli- Gabriel Mariotto es hoy de una fortaleza superior al 48% de los votos efectivos aún con un 10% de indecisos. Este bastión bonaerense articula, da volumen y consistencia al despliegue nacional de Cristina y su triunfo en octubre en primera vuelta".

Este domingo, vota Santa Fe, otra parada difícil para los kirchnerismos locales después del sabor amargo que dejó la primera vuelta en Capital Federal. Esta semana, tratando de apuntalar al candidato del FPV, Agustín Rossi, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner estuvo en esa provincia. La pelea se preanuncia difícil, pues las encuestas que han circulado perfilan una ventaja a favor del actual ministro de Gobierno de Hermes Binner, Antonio Bonfatti, lo que de verificarse confirmaría una vez más la hipótesis de oficialismos triunfantes.

Revisemos algunos datos: según Nora Ventroni, quien trabaja para el socialismo, Bonfatti alcanzaría el 41,2% de los votos, seguido por Rossi (26,8%) y Miguel Del Sel, el candidato del PRO (23,7%). Este estudio le otorga al oficialismo gobernante casi 15 puntos de ventaja sobre el segundo (es la que mejor le da al oficialismo), y deja planteada cierta expectativa sobre el segundo lugar, dado que la diferencia entre el FPV y el PRO oscila en tres puntos porcentuales. Dicho sondeo arroja también que el 45,5% de los santafesinos considera como “buena” a la gestión del actual gobernador socialista Hermes Binner y sólo el 11,3% cree que es “mala”.

De acuerdo a los datos de Aresco (del sociólogo Julio Aurelio), el candidato socialista estaría en 36 puntos, el kirchnerista en 30 y el macrista en 22. Aquí la diferencia entre el primero y el segundo es más estrecha, en tanto que Del Sel queda tercero, a una distancia más nítida del jefe de diputados nacionales del FPV. Por su parte, el encuestador Horacio Robustelli coincide en señalar como ganador a Bonfatti y en asignar el segundo lugar al candidato del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, mientras que el debutante Miguel Torres del Sel, ocupa el tercer lugar: “Bonfatti obtiene el 37,14 %; Agustín Rossi, el 31%, y Miguel del Sel 22,85 %. Estos dos estudios, si bien confirman la ventaja del oficialismo, son los más positivos para el FPV, ya que no sólo lo confirman en segundo lugar sino que reducen la ventaja del socialismo a 6 puntos, lo que implica una elección mucho más competitiva.

En cambio, para Isonomía, consultora que trabaja para el macrismo, Bonfatti encabeza la intención de voto con 33%, pero seguido por Del Sel (26,5%) y Rossi en tercer lugar, si bien con una diferencia que es prácticamente un empate técnico(24%). Es el estudio donde el PRO obtiene el mejor resultado. Por su parte, Management & Fit (que sólo midió en Rosario) ubicó al candidato del socialismo con 35,6 puntos, al ex Midachi con 22,7% y al jefe de los diputados K con 19,6% (es decir, también una suerte de empate técnico por el segundo lugar).

Algunas dudas que plantean estos comicios: el impacto que puede tener el uso de la boleta única (instrumento nuevo, que debutó en la provincia hace un mes, para las elecciones primarias abiertas, en cuya oportunidad hubo un 6% de votos anulados para candidatos a gobernador y 10% para legisladores). Dicha boleta anula el tradicional "efecto de arrastre", dado que se puede votar cada cargo en juego (gobernador, senadores y diputados provinciales, intendentes y concejales) por separado. Un dato clave: María Eugenia Bielsa, cabeza de lista de los diputados que acompañan al kirchnerista Rossi, fue la más votada de todos los candidatos en la primaria y podría repetir una favorable elección este domingo, incluso por encima de la lista socialista.

El socialismo apuesta a que la gestión provincial de Hermes Binner revalide la confianza del electorado a través de la continuidad en el poder de la mano de su delfín Antonio Bonfatti y que una victoria consolide la candidatura presidencial del gobernador santafesino, ex aliado de Ricardo Alfonsín hasta el pacto de éste con De Narváez en provincia de Buenos Aires; Del Sel se ilusiona con que la ventaja de Macri en Capital contagie a Santa Fe, y Rossi espera que las tendencias favorables de Cristina Fernández en la intención de voto a presidente para octubre precipiten un apoyo local categórico como para dar la mejor pelea posible: según una encuesta provincial dirigida por Horacio Robustelli, sobre una muestra de 1.400 casos, en Santa Fe la presidenta obtiene 41% de intención de voto, seguida por Binner con 25%, Alfonsín (8%), Elisa Carrió (2%), Eduardo Duhalde (2%), Alberto Rodríguez Saá (1%), 17% de indecisos y 4% que no vota a ningún candidato o vota a otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada