miércoles, 27 de julio de 2011

Consumo, actividad y expectativas, para arriba (1)


Mientras en el plano externo reina una fuerte incertidumbre -nombremos sólo dos factores: el problemático "rescate" de Grecia y la cuenta regresiva hacia el
2 de agosto, fecha límite para que republicanos y demócratas logren un acuerdo para aumentar el tope de deuda de modo de evitar que EE.UU. entre en cesación de pagos-, en nuestro país diversos informes (oficiales y privados) confirman que el consumo, el nivel de actividad y las expectativas económicas de los argentinos se mantienen vigorosas.

Repasemos algunos datos: en julio, el Indice de Expectativas del Consumidor (IEC) que elabora la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) se incrementó 6,2% respecto a junio, siendo 4,1% mayor que un año atrás y 15,6% más que el promedio del año 2010. Se observa un comportamiento heterogéneo entre los subíndices: el de Expectativas de Consumo aumentó 14,3%, en tanto el de Expectativas Económicas decreció 2,2%, aunque ese registro se encuentra, de todos modos, 9,7% por encima del promedio de 2010. "La variación negativa del Índice es impulsada por una caída significativa en el componente que mide las expectativas de aumentos de precios", indica el informe de la casa de estudios.

En la medición, el componente que mide las expectativas económicas personales para el próximo año mejora 3,7%, en tanto las expectativas relacionadas a la compra de casas muestran un crecimiento del 13,8% y las de compra de electrodomésticos arrojan un aumento del 30,7%. Por contrapartida, las expectativas sobre la situación económica del país para el próximo año se deterioran 2,9%, en tanto las que miden las correspondientes al alza de los precios en el próximo año muestran una significativa reducción del 29,5%. Por otro lado, las opiniones de los encuestados acerca de las condiciones económicas del país en términos de la de hace un año atrás registran una suba del 19,8%. "Casi todos los componentes, excepto las expectativas sobre precios y la compra de casa, continúan mostrando variaciones positivas respecto a las de doce meses atrás", sostiene el estudio.

Un informe anterior, el de la UCA, también destacó la suba de las expectativas económicas de los argentinos, pese a los aumentos de precios. El Índice General de Expectativas Económicas (IGEE) correspondiente al mes de julio, arrojó que el incremento del IGEE está empujado en mayor medida por el aumento de las opiniones favorables a la compra de bienes durables, que alcanzaron su valor más alto desde el inicio de la serie en 2004. De esa forma, el IGEE alcanzó 115 puntos en la medición de junio, registrando una variación positiva de +1,1% con respecto al relevamiento del mes anterior y un +18,6% interanual (por encima del nivel correspondiente al mismo período del año pasado).

El valor actual del IGEE es el segundo más alto del año después del registrado en marzo de 2011, en que el IGEE alcanzó su máximo histórico. El estudio también reveló que el 66% de los entrevistados considera que los precios aumentaron mucho en los últimos 12 meses, el 27% dice que aumentaron algo y el 6% que se mantuvieron igual. La percepción sobre el aumento de los precios ha disminuido levemente: 80% y 82% en junio y noviembre de 2010, vs. 66% en la última medición, cifras similares a las alcanzadas en 2007.

El instituto Di Tella también coincidió en señalar que bajó la expectativa de inflación de la gente, aunque sigue en un nivel alto: se ubicó en 28,4% en julio frente al 32,5% del mes anterior, ubicándose en su menor nivel desde diciembre de 2008. Guido Sandleris, Director del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad, destacó que "la inflación esperada sigue ubicándose en niveles elevados, pero parece haberse estabilizado en los últimos meses".

Si bien esta serie muestra una volatilidad considerable, el resultado de la medición actual exhibe el valor más bajo (28,4%) desde diciembre 2008. La inflación esperada es heterogénea entre regiones: se sitúa en 25% en el interior del país, mientras que en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires se ubica en 20%. El aumento esperado en los precios es de 25% para los sectores de menores ingresos y de 20% para los más ricos.

Por otra parte, en junio, los shoppings fortalecieron sus ventas un 20%: según el Indec, las ventas en los centros de compras tuvieron su mejor alza mensual de los últimos seis meses, ya que el volumen de operaciones creció un 19,9% en junio, respecto a igual mes en 2010, de acuerdo a la Encuesta de Centros de Compra. En términos mensuales, los números también acompañaron: las ventas treparon un 4,6% (el mejor nivel desde diciembre último). Por otro lado, la facturación creció un 32,4% en términos anuales y 10,7% a nivel mensual.

En cuanto a la actividad industrial, según la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) ese sector creció 4,4% en el primer semestre, respecto de igual período de 2010. El primer semestre de 2011 también supera significativamente a igual período de 2008, anterior récord semestral, en un 4,3%. Asimismo, cinco de los seis meses del primer trimestre han resultado récord histórico de producción industrial; sólo enero del presente año es superado por un mes de años anteriores (enero 2008).

Con los datos a junio pasado, se obtiene que el 2do trimestre de 2011 completa siete trimestres de suba consecutivos, pese a mostrar una tasa decreciente desde el primer trimestre del 2010. El Índice de Producción Industrial (IPI) de FIEL de junio registró una suba del 2,3% respecto a igual mes del año anterior, mientras que la suba entre mayo y junio del 2011 resultó del 0,2%. Cada uno de los primeros seis meses presentó variación positiva respecto de iguales meses de 2010. Si bien la menor variación positiva se dio en junio pasado (+2.3%), ese mes se presenta como récord de producción industrial respecto de iguales meses de los últimos diez años.

A nivel sectorial, durante el primer semestre de 2011 ocho sectores presentan aumentos y tan sólo se registran dos caídas. Al frente se encuentra Automotores (+26.6%), seguido por Minerales no Metálicos (+10.8%), Siderurgia (+9.3%), Metalmecánica (+7.8%) y Alimentos y Bebidas (+5.0%). Por debajo del crecimiento del IPI se encuentran y Cigarrillos (+3.8%), Insumos Textiles (+3.4%) y Papel y Celulosa (+1.8%). Caídas muestran los sectores Insumos Químicos y Plásticos (-2.6%) y Combustibles (-3.5%).

Por su parte, el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) resaltó que el país transita una etapa de "auge económico", con una serie de trimestres de fuerte crecimiento. El informe de la entidad correspondiente al mes de julio destacó entre las razones que justifican al citado auge económico, a "la disminución del superávit de cuenta corriente con tendencia al equilibrio (...) una moderada mejora de las cuentas fiscales, en un contexto de alto crecimiento del gasto público (32,4%) y de los recursos genuinos (33,8%)”.

Sin dudas, el dinamismo que muestran el consumo, el nivel de actividad y las expectativas económicas son cartas fuertes para la continuidad del oficialismo en el poder. Volveremos sobre estos temas y sus implicancias en el próximo post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada