martes, 23 de septiembre de 2014

Una clave: implantación territorial (1)

Un elemento clave de análisis (y, por qué no, de polémica) es si resulta plausible que las encuestas muestren un podio con 3 figuras típicamente metropolitanas-bonaerenses (Scioli, Massa y Macri), relegando a dirigentes y precandidatos de otros territorios de la Argentina "profunda" que también aspiran a tallar en las presidenciales del 2015. Hagamos un paneo por algunos estudios de carácter no nacional, sobre distritos de cierta gravitación: la consultora Dicen realizó una encuesta política en el conurbano bonaerense en la cual Sergio Massa, líder del Frente Renovador, encabeza la intención de voto a presidente de cara a 2015, ya sea que compita con Daniel Scioli o en un hipotético escenario con Florencio Randazzo, ministro del Interior y Transporte: en el primer caso, los resultados son Massa 30%, Scioli 20,5%, Macri 16%, Binner 5%, Altamira 1%, Otros 15%, Ns/Nc 8%, no votaría 4%. En cambio, si el candidato del FPV fuera Randazzo, Massa treparía al 33%, el ministro obtiene 19%, Macri 16%, Binner 5%, Altamira 2%, otros 11%, Ns/Nc 8%, no votaría 6%. 

Este estudio confirma el podio Massa-Scioli-Macri, pero por otro lado muestra que en el conurbano Randazzo obtendría cifras similares al gobernador bonaerense en intención de voto, aunque resulta menos competitivo que él como referente del FPV (si bien las diferencias son estadísticamente no significativas, en este estudio el líder del RR saca más ventaja sobre Randazzo que sobre Scioli). Recordemos que Massa ganó las legislativas en provincia de Buenos Aires en 2013 con 42% de los votos positivos, con lo cual un 30% de intención de voto sería un residual razonable de cara al 2015 en el conurbano (la franja de más peso electoral en esa provincia). En general, las tendencias de este estudio concuerdan bastante con las que reportó oportunamente el consultor consultor Carlos Fara para la zona metropolitana (AMBA), según las cuales Massa ronda los 30 puntos. “No sube, pero no pierde luego de 11 meses. Scioli: tuvo un bajón en octubre post PASO. Se fue recuperando para volver al promedio 17/18 puntos del año pasado. Ahora está casi en 20 %. Macri: sube lento pero persistente. Ahora está 16 %. Desde diciembre subió 3 puntos. Binner: 6 %. Estable desde hace un año. Cobos: 3 %. Nunca superó los 5 puntos post triunfos del año pasado. Randazzo: 6 %. Estable desde marzo. Altamira: casi 3 %. Influye que se trata de una medición en AMBA. El resto: está por debajo del 2 %”.  Como vemos, el AMBA (que incluye Capital Federal) y el conurbano propiamente dicho presentan patrones comunes de intención de voto.

Según Fara, por ahora no va a haber cambios estructurales en la intención de voto porque “1) la gente tiene la cabeza puesta en la incertidumbre económica, y no le presta atención a las campañas, y 2) falta mucho para la elección (este es un año donde la gente se toma un respiro de la política). Ergo: se podrá empezar a ver un escenario más definitorio a la vuelta del verano”. Luego, el consultor distingue entre escenarios con una lista larga de candidatos (del tipo “todos contra todos”) versus escenarios más acotados o depurados (en los cuales alguno de los precandidatos queda afuera): “la realidad indica que lo más probable es que haya al menos 4 grandes opciones (quizá 3). En ese plano, Massa tiene 33 %, Scioli 29, Macri 18 y Binner 11 (el que mejor mide de UNEN). Y si el escenario es de 3 candidatos, excluyendo al de UNEN, Massa alcanza 35 %, Scioli 29 y Macri 20. Es decir, los votos de UNEN se dividen entre el de Tigre y el del PRO, y el gobernador bonaerense toca su techo. Todo esto significa que el Frente para la Victoria tiene un piso de 30 puntos con un potencial de 33, mientras que a Macri por ahora le cuesta superar los 20. Pensando en un eventual ballotage, sería entre Massa y Scioli, con alta probabilidad de victoria para el líder del Frente Renovador”. Este análisis de Fara le adjudica al FPV un despliegue potencial de un tercio de los votos, lo que coincide con lo obtenido por esa fuerza en las legislativas de 2013 y 2009; el mismo análisis hacen consultores como Artemio López, aunque el director de Equis plantea abiertamente que Scioli mide menos que el sello FPV, por lo cual desaconseja que el bonaerense sea el candidato del oficialismo (con una serie de argumentos atendibles, sobre los que debatiremos en breve).

Por otro lado, de acuerdo a datos de una consultora santafesina, el gobernador entrerriano Sergio Urribarri ni siquiera puntea las encuestas en su provincia. La información es de interés, pues mide un distrito que si bien es de menor peso relativo en el agregado nacional, resulta cabeza de playa de uno de los precandidatos del FPV alternativos a Scioli (y con una impronta más potable para el kirchnerismo "puro"). Esta muestra, realizada sobre 1.400 casos en las principales ciudades de la provincia (Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú y La Paz), arrojó la siguiente intención de voto: Sergio Massa 26,4%; Mauricio Macri 19,3%; Daniel Scioli 18,5%; Sergio Urribarri 10,8%; Julio Cobos 6,7%; Hermes Binner 3,3%. Nuevamente, vemos confirmado aquí el podio Massa-Macri-Scioli. No se han conocido recientemente datos para contrastar estas tendencias, pero sí se sabe que Urribarri desplazó a Doris Capurro como consultora, al parecer insatisfecho con las cifras de posicionamiento logradas hasta ahora en las encuestas a nivel general. 

En el mismo orden, cruzando el Paraná, un estudio realizado por la consultora Andrés Mautone en Rosario pone a otro precandidato para el 2015, el socialista Hermes Binner (del FAUNEN), en primer lugar de intención de voto, con 17,2 %, seguido por Scioli con el 12,8%, Macri con el 11,1 %, Massa con 4,4%, Randazzo 3,4% y Cobos 3,4%. El dato clave es que, según Mautone, Binner tenía una intención de voto de casi 30% en marzo pasado, mientras que en julio cayó al 18,3% y al cierre del estudio (18 de setiembre) caía al 17,2 %. El ex gobernador socialista parece verse afectado por dos elementos concurrentes de distinto orden: la caída del FAUNEN en las encuestas por sus disidencias internas como frente a nivel nacional y, como elemento de coyuntura local, las denuncias de la monja Martha Pelloni contra el hermano de Binner (Dante) por presunto tráfico de bebés. En este distrito, el podio cambia, por la triple condición de Binner como ex gobernador de la provincia de Santa Fe, líder del socialismo (que en Santa Fe es oficialismo gobernante) y precandidato del FAUNEN. No obstante su primer lugar en las encuestas, la sensible caída de su intención de voto (en Rosario, no en toda la provincia de Santa Fe) es más significativa que el hecho de que se mantenga a la delantera, seguido en este caso por Scioli, Macri y Massa (los precandidatos del podio, aquí ubicados en las posiciones 2-3-4). Randazzo como candidato alternativo del FPV aparece francamente rezagado en ese distrito, empatando con Cobos (que “perdería” la puja con Binner en el bastión del socialismo). Los demás precandidatos del FAUNEN (Sanz, Carrió, Solanas) no aparecen en esta encuesta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada