viernes, 12 de septiembre de 2014

Precandidatos, escenarios y sumatorias de intención de voto (1)

Como en el espacio pan-oficialista no hay un candidato por “aclamación” (o bien porque CFK no se ha pronunciado todavía en favor de ninguno de los precandidatos, y existen razones para creer que quizás no lo haga), las consultoras exploran diversos escenarios. Una de las maneras de trazar esas perspectivas es medir “todos contra todos”, con lo cual juegan varios precandidatos por un mismo espacio allí donde no está definida una candidatura única: teóricamente, esta es la situación en el FPV y FAUNEN (en el PRO, nadie discute que Mauricio Macri será el candidato, y otro tanto sucede con Sergio Massa en el Frente Renovador). Sin embargo, según el consultor Carlos Fara las mediciones arrojan que la situación no es estrictamente comparable en esos dos frentes, dado que en el FPV habría un candidato que claramente mide más que el resto, situación que no se aprecia en la coalición opositora. Según Fara, el cuadro nacional es el siguiente: “Cuando se miden todos los candidatos imaginables, Massa reúne 25 %, Scioli 18%, Macri 16%, Binner 6% y Cobos 4%. El resto no supera el 3 %, con una indefinición del 16 % del electorado”. Eso implica que los precandidatos del FPV alternativos a Scioli no son, por ahora,  competitivos, de acuerdo a Fara, y que tampoco son competitivos tres de los cinco precandidatos del FAUNEN (Elisa Carrió, “Pino” Solanas y Ernesto Sanz). 

De esta premisa, Fara deriva otro escenario: “teniendo en cuenta que Scioli es el más probable candidato del kirchnerismo, y que FAUNEN cuenta al menos con 2 alternativas, se midieron 2 escenarios con 4 candidatos: Massa, Scioli, Macri y Binner o Cobos. En ambos esquemas, el hombre de Tigre encabeza con 29%. Le sigue Scioli con 26/27 %, Macri con 20 % y Binner con 10 %. Si es Cobos, suma 8 %. Queda sin definirse un 17 %”. Como vemos, este escenario es el que, con apenas matices, coincide con las encuestas que hemos citado en posts recientes de este blog. A continuación, Fara explora una alternativa interesante: “¿y si hubiera un escenario de 3 porque Macri fuese el candidato de una alianza PRO-UNEN? Massa seguiría primero con 31%, Scioli mantiene los 27% y Macri sólo sube 1 punto (21 %). Ahí quedan sin definirse 1 de cada 5 votantes. Tampoco acá hay triple empate”, plantea el consultor, desechando lo que el llama "operaciones" en el sentido de intentos de posicionar a Macri en situación de paridad con Massa y Scioli, y agrega su explicación: “la mitad de los votos de Binner o Cobos, según sea el caso, no van a ninguno de los candidatos del escenario de 3. Luego, el santafesino traspasa 24% de los suyos a Massa y sólo el 16% a Macri. En el caso del mendocino, los flujos son 20 y 17 %, respectivamente. Todo esto habla de la gran dificultad que tendrá construir esa tercera alternativa no peronista”

Esto implica que una potencial sumatoria entre el líder del PRO y FAUNEN no es realmente acumulativa (o sea, Macri no puede tomar el grueso de la intención de voto que captan los precandidatos del frente opositor entre la UCR, el socialismo, la Coalición Cívica, Proyecto Sur y aliados, sino apenas una porción). Al parecer, existe un problema de “impermeabilidad” entre el grueso del electorado que en las encuestas actuales se inclina por Macri, por un lado, y los que se decantan por alguno de los precandidatos del FAUNEN, por otro. Esto choca contra la hipótesis de Carrió, que aboga por construir una coalición con eje en el contraste PJ (la diputada etiqueta allí a Scioli, Massa y demás precandidatos del FPV y PJ) vs no PJ (donde estarían el PRO y FAUNEN). Si Fara mide esa impermeabilidad y sugiere una clave de lectura de ella, otros analistas ponen como centro de explicación de la misma que el electorado no comparte la lógica peronismo - antiperonismo que plantea Carrió, y que tampoco reclaman la unidad de la oposición para enfrentar a un kirchnerismo cuyo candidato aún no se definió. Aquí se podría arriesgar una hipótesis provocativa: la persistencia de la indefinición en el oficialismo es funcional a mantener la división de la oposición, ya que la existencia de múltiples precandidatos opositores estira las chances del kirchnerismo de predominar… claro que esta hipótesis tiene una debilidad, en tanto y en cuanto que el mismo espacio pan-oficialista tiene “superabundancia” de precandidatos, y no está claro que los votos "dispersos" se encolumnen detrás de una sola figura (eventualmente, el ganador de las PASO). Claro que, según los números de Fara, esa “dispersión” en el FPV no es tanta como en el FAUNEN... 


En cualquier caso, muchos analistas coinciden en que un acuerdo entre el FAU y el PRO a nivel nacional no sumará votos de manera aritmética, ni garantiza la llegada al ballotage, y que ni siquiera la “sumatoria” entre los precandidatos del FAUNEN (Julio Cobos, Hermes Binner, Ernesto Sanz, Fernando Solanas y Elisa Carrió) es posible, dado que las diferencias y matices entre ellos se replican también a sus correspondientes votantes en términos de impermeabilidad. En ese marco, una reciente encuesta realizada por la consultora Management & Fit (que fue materia de análisis en la cumbre partidaria que la UCR celebró en Córdoba hace unos  días) dio datos ilustrativos: según ese estudio, el 51,3% de los consultados afirma que “no votaría una alianza entre un candidato del espacio radical-socialista del FAU y el PRO”. “La verdad es que la gente no está pidiendo, como en elecciones anteriores, que se unan todos para ganarle a alguien porque ahora no hay nadie a quien vencer. Hay un gobierno que termina su gestión y uno nuevo que entra. Es por eso que, al menos por ahora, a la gente le dan miedo esas uniones temporales que son poco sustentables en el tiempo. Hay muchos ejemplos en sus recuerdos de estas situaciones y por eso no lo ven positivamente”, explicó la directora de la firma, Mariel Fornoni, a El Cronista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada