lunes, 19 de diciembre de 2016

Un año de gobierno Cambiemos: lecturas de cara al 2017 electoral (1)


Decíamos en nuestra síntesis de las dos entradas previas que del análisis de las variables de aprobación y desaprobación y de imagen del gobierno nacional podía concluirse que, con matices mínimos, en el primer caso se reproduce la distribución polarizada del ballotage (51%) y 49%), mientras que el segundo replica la distribución fragmentada de la primera vuelta presidencial del año pasado (entre 35% y 37% de evaluación favorable al oficialismo, 27% de regulares y 35% de evaluación desfavorable). Este es el plexo de creencias y opiniones que subyace a las actitudes electorales que las encuestas también van midiendo de cara al 2017; vale decir que las tendencias de intención de voto hacia la elección de medio término son pertinentes, pero deben ser leídas con ese plexo como marco de referencia. Veamos: 

Según la consultora Elypsis, provincia de Buenos Aires (PBA) se confirma como “la madre de todas las batallas” de cara al 2017. En su encuesta realizada a fines de noviembre (antes del issue “Ganancias”), en ese distrito Sergio Massa subía 4 puntos porcentuales de intención de voto, hasta llegar al 21%; con eso, el tigrense quedaba a 8 puntos porcentuales en una hipotética competencia entre Mauricio Macri y Cristina Fernández por la presidencia (cada uno, con 29%). Está claro que este escenario es extemporáneo (no se vota presidente en 2017), pero sirve a los efectos de calibrar la fortaleza política del espacio oficialista (Cambiemos) y de los dos principales espacios opositores (Frente para la Victoria/FPV y Frente Renovador/FR), toda vez que están medidos los líderes de cada espacio político. Dato clave: según esta consultora, de una medición a otra el escenario se “despolarizó” (caen Macri y CFK, aunque más el primero), lo que favorece a Massa (ver datos arriba; click para agrandar). 

Un panorama más prometedor para el oficialismo es el que surge de la última encuesta nacional de OPSM. Ante la consulta sobre a cuál fuerza política está "más inclinado a votar", los resultados de la consultora dirigida por Enrique Zuleta Puceiro revelan que Cambiemos encabeza la predisposición electoral, con un 37,1%; le sigue el FPV, con 22,7%; luego se ubican el Peronismo Federal (no K) con 12,5%, y el Frente Renovador, con 11,8%. En este caso, el guarismo del oficialismo (37%) está en el mismo orden de magnitud que el promedio de opiniones positivas que vimos en el post anterior (38%), mientras que los de las demás fuerzas fragmentan las evaluaciones regulares y negativas de la gestión. Se podría interpretar que Cambiemos tiene fidelizado, con matices mínimos, el voto que logró en la primera vuelta presidencial del 2015 al cabo de su primer año de gestión, pero no logra avanzar sobre otros electores. Aun así, si lograra mantener alineado ese 37%, podría enfrentar con éxito la elección de medio término. 

El panorama cambia en la última encuesta del CEOP. Según la consultora que dirige Roberto Bacman, a un año de gestión se detectan los clásicos tres segmentos: un 30,1% de oficialistas, un 41% de opositores y un 28,9% de independientes pragmáticos, que son aquellos que se autodefinen como “ni oficialistas ni opositores”. Aquí, se puede interpretar que Cambiemos fideliza la sumatoria de los votos que lograron los tres precandidatos del frente en las primarias de agosto (Mauricio Macri+ Ernesto Sanz + Elisa Carrió=30,12%), mientras que el 41% de opositores está en el orden de magnitud de los votos logrados por el FPV en la primera vuelta (37%) y los independientes en el orden de magnitud de los votos acumulados obtenidos por las demás fuerzas también en octubre (FR/Sergio Massa+PTS/Nicolás del Caño+GEN/Margarita Stolbizer+Compromiso Federal/Adolfo Rodríguez Saá). “Hace un año, cuando Macri asumía la presidencia (…) los oficialistas lograban un 45,2%, los opositores un 38,7% y los independientes representaban tan sólo un 16,1% de la sociedad. ¿En qué se sustentaba esta fortaleza de arranque del oficialismo? La esperanza se había instalado con mucha mayor fortaleza tras el triunfo de Macri en la segunda vuelta (…) . Mientras que en diciembre de 2015 los oficialistas superaban a los opositores en casi siete puntos, en la actualidad los opositores superan a los oficialistas en 11 puntos, o sea que hubo un cambio de lado de 18 puntos", apunta Bacman. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada