miércoles, 26 de octubre de 2016

Claves para un 2017 electoral: el sustrato de tendencias distritales (2)


Junto al análisis de tendencias nacionales, es clave repasar el escenario en la estratégica provincia de Buenos Aires, distrito que gravita 38% en el total del electorado nacional y el que define gran parte de la decodificación del “día después” de las elecciones de medio término. En 2005, la victoria del FPV sobre el duhaldismo (cuando Cristina Fernández derrotó con contundencia a Hilda “Chiche”  Duhalde) abonó la elección plebiscitaria nacional en la cual Néstor Kirchner consolidó su dominio del PJ. En 2009, la derrota de NK y Daniel Scioli a manos de Francisco de Narváez por apenas 2 puntos porcentuales en PBA opacó el hecho de que el FPV conservó la primera minoría nacional (es decir, en los datos agregados en todo el país, el oficialismo ganó, pero parecía que había perdido). En 2013 se intensificó ese fenómeno: la derrota contundente que Sergio Massa le propinó al FPV por más de 10 puntos en PBA nuevamente opacó el hecho de que el kirchnerismo conservó la primera minoría a nivel país. 

Así, el resultado en ese distrito tiene la capacidad de definir centralmente la interpretación “perceptiva” del resultado de la elección nacional: el oficialismo (cualquiera sea) puede ganar la elección de medio término en el total nacional, pero si pierde en PBA entra en una crisis (de la cual el FPV se recuperó exitosamente en el tránsito del 2009 a la elección presidencial del 2011, pero no pudo hacer lo mismo del 2013 al 2015). Como venimos viendo en las últimas entradas, PBA es hoy un distrito crítico para Cambiemos. Pese a que esa provincia es gobernada por María Eugenia Vidal, cuya gestión tiene buena imagen, la falta de un candidato claro en ese distrito y el desgaste presidencial comprometen las chances electorales del oficialismo en PBA. Actualicemos el panorama con algunas mediciones recientes…

Una de las claves de las tendencias en ese distrito pasa por el impacto que puede tener una eventual candidatura de CFK allí. Según una encuesta de la consultora Dicen, que dirige Hilario Moreno, la ex presidenta supera en imagen positiva por 11 puntos porcentuales al presidente Mauricio Macri en 24 distritos del conurbano bonaerense. El estudio, realizado entre los días 28 y 29 de septiembre, arroja un 51% de aceptación en la imagen de CFK, que se divide en 32% de imagen muy buena, y 19% buena; mientras que Macri alcanza un 40%, que se fracciona en 14% muy buena y 26% buena. A su turno, según el consultor Carlos Fara, “si la situación económica sigue igual o empeora, la imagen de Cristina Kirchner crecerá. Todo lo que tenga que ver con corrupción afecta a Cristina Kirchner. Pero ese disgusto ya llegó a su techo". Por su parte, Hugo Haime preguntó, en el Gran Buenos Aires, cuántos votarían el año próximo una boleta que lleve juntos a Cristina y a Daniel Scioli (tándem factible, dado que esa provincia elegirá en 2017 senadores y diputados nacionales). La respuesta le dio 34%, lo que ubica al FPV con chances de ganar el distrito como primera minoría.

Por otro lado, en una medición que releva más volumen político que intención de voto (dado que abarca toda la zona metropolitana), una encuesta de la consultora GIGP reveló que el 48% de los electores votaría por Cristina de Kirchner si la ex presidenta se presentara como candidata a senadora nacional (ver datos arriba; click para agrandar). El dato surge de un sondeo realizado en Capital Federal y Provincia (aglomerado que no concurre como un solo distrito en la elección), pero es ilustrativo de la vigencia electoral de la ex presidenta. El sondeo electoral fue realizado en el mes de septiembre sobre la base de una muestra de 400 casos de mayores de 18 años de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires. Al ser consultados por la posibilidad de que la expresidente gane las próximas elecciones, el 52% considera que Cristina ocupará una banca en el Senado (ver datos abajo; click para agrandar). 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada