viernes, 28 de octubre de 2016

Hacia el 2017 electoral: tendencias en distritos clave (1)


Otro dato pertinente de la consultora GIGP para ponderar el volumen político de la ex presidenta en la zona metropolitana es que 7 de cada 10 electores consideraron que una eventual victoria de Cristina Fernández en las elecciones legislativas de 2017 afectaría la imagen del actual primer mandatario, Mauricio Macri (ver datos arriba; click para agrandar). Sin embargo, como venimos revisando, GBA en particular (como conglomerado dentro de provincia de Buenos Aires, PBA) presenta hoy el mayor riesgo para Cambiemos, y de hecho tampoco le fue favorable a Macri en el ballotage del 2015 (la diferencia a favor que obtuvo en el conurbano el FPV con Daniel Scioli le permitió derrotar a Macri por 2,2 puntos porcentuales en provincia de Buenos Aires: 51,10% a 48,9%). Aunque PBA  supone el 38% de los votos a nivel nacional, resulta pertinente repasar las tendencias en otros distritos clave de cara al 2017. 

Como distritos a priori favorables a Cambiemos (que eventualmente podrían contrapesar un revés oficialista en PBA) sobresalen Capital Federal (bastión PRO desde el 2007) y Córdoba. En el ballotage del 2015, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) arrojó 64,78% de votos para Macri y 35,22% para Scioli, mientras que Córdoba dio una diferencia aún más abultada: 71,51% a 28,49%, respectivamente. Todos estos guarismos, por supuesto, son irrepetibles de cara a 2017, en la medida en que un ballotage no tiene una distribución comparable a una elección legislativa. Aun así, sirven a los efectos de contrastar un distrito a priori desfavorable para Cambiemos (PBA) con otros a priori favorables (CABA y Córdoba). ¿Cuáles son las tendencias hacia el 2017? Según una encuesta del consultor Ricardo Rouvier, las dos figuras más expectables para Cambiemos son dos que tienen un perfil relativamente "díscolo" dentro de la alianza oficialista: se trata del actual embajador en Estados Unidos, Martín Lousteau, que alcanza 63% de aceptación, seguido por Elisa Carrió, con 60%. En términos de intención de voto, ambos rondan 40% como representantes de Cambiemos en una elección general, seguidos desde lejos por el kirchnerista (y “candidato eterno” en ese distrito) Daniel Filmus (22,7%) y Graciela Ocaña (16,5%), probable candidata del Frente Renovador. Sin embargo, la performance de Lousteau cede si en 2017 se presenta con su partido y enfrenta al oficialismo porteño (al que, recordemos, el año pasado estuvo cerca de vencer en el ballotage). Si, por ejemplo, Lousteau compitiera contra Diego Santilli, según Rouvier obtendría 24,2% y el vicejefe de Gobierno 22,1%, o sea, un virtual empate técnico. En ese escenario, Filmus y Ocaña casi no perderían votos. Esta encuesta se hizo entre el 13 y el 17 de septiembre con 600 entrevistas, con un margen de error de +/- 4. 

En tanto, según un estudio de Aresco (la encuestadora del sociólogo Julio Aurelio), el candidato del PRO, sea quien sea, lidera la intención de voto en CABA, con 34,9%, mientras que Lousteau rondaría el  20,5% si compitiera con Cambiemos. Por otro lado, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tiene una imagen de su gestión que ronda el 60% de aceptación. Otras encuestas en ese distrito confirman que Rodríguez Larreta y su ex contendiente y actual embajador Martín Lousteau asoman como las figuras de mayor peso en el electorado de CABA, pero el jefe de gobierno estaría impedido de ser candidato en 2017 (salvo que renunciara o fuera en carácter "testimonial"). Rodríguez Larreta tiene una imagen positiva del 58% contra un 36% de imagen negativa, mientras que Lousteau tiene una percepción positiva del 62% y una negativa del 29%. Por su parte, Elisa Carrió tiene un 58% de imagen positiva y un 37% de imagen negativa. Es la tercera figura en importancia, pero los datos sugieren que la imagen positiva está en su techo y que su figura polariza demasiado, mientras que Rodríguez Larreta y Lousteau tienen más chances de que su imagen positiva siga subiendo. A su turno, Graciela Ocaña tiene 56% de imagen positiva y 23% de imagen negativa. Por último, Patricia Bullrich tiene una percepción positiva del 46% contra una negativa del 43%, por lo que su nivel de aceptación es casi tan alto como el de rechazo. 

Con la excepción explicitada en el caso de Rodríguez Larreta, es probable que alguna de esas figuras participe en las elecciones legislativas del 2017, cuando ese distrito vote diputados nacionales (y, además, legisladores porteños). En una hipotética interna de Cambiemos en CABA que podría dirimirse en la instancia de primarias (PASO), los tres candidatos mejor posicionados para encabezar la lista de diputados nacionales son Carrió, Lousteau y el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli. Si Carrió contara con el aval de Larreta se impondría con un 32%, frente a un 24% de Lousteau. Santilli, en tanto, parte de un piso del 6%. En cualquier caso, si hacemos un promedio a lo “Nate Silver” con los datos de las encuestas disponibles, en CABA el PRO ronda 37,5% de intención de voto, el FPV 23% y el Frente Renovador 16,5%, con lo cual, sin hacer una elección descollante, hoy podría imponerse en ese distrito, al menos como primer minoría, con cierta holgura. Si hacemos el mismo ejercicio para el distrito Córdoba, obtenemos 23% para el PJ/UPC, 22% para Cambiemos, 7,5% para el FPV y 6,5% para la izquierda, con lo cual esa provincia aparece como mucho más disputada. En rigor, Cambiemos podría perder allí si la boleta de diputados nacionales fuera encabezada por el ex gobernador José Manuel De la Sota, aliado a Sergio Massa en UNA y de perfil opositor a Macri, puesto que en los escenarios en lo que él es candidato llega a duplicar a los potenciales representantes de Cambiemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada