miércoles, 23 de noviembre de 2016

Malestar socioeconómico (4): la expectativa de inflación se aceleró en octubre


Otro síntoma del malestar socioeconómico es la inflación, tanto la real (datos oficiales) como la percibida (captada a través de encuestas y otros estudios privados), así como el modo en que esa percepción construye una expectativa de inflación esperada. En ese marco, el rebrote inflacionario del mes pasado volvió a disparar la inflación esperada por los cordobeses. En octubre de 2016, la media de inflación esperada por los cordobeses para los próximos 12 meses trepó al 37 por ciento, el registro más alto en lo que va del segundo semestre del año. El dato surge de la última encuesta realizada por la consultora Delfos en Córdoba Capital y 13 ciudades del interior provincial, una muestra representativa de toda la provincia con 1.800 casos y un error muestral de +-2,3% (ver datos arriba; click para agrandar).

Ese registro de 37 por ciento se produjo en el mes en el que la inflación oficial (según la Dirección General de Estadística y Censos de la Provincia) alcanzó un 40,5% interanual (es decir, respecto a octubre de 2015); un 30,46% acumulado desde diciembre de 2015, y un 2,25% en octubre propiamente dicho. Así, puede advertirse que el rebrote inflacionario de ese mes aceleró la expectativa de inflación futura, acercándola a los valores de la interanual: en octubre se registró el valor más alto de inflación mensual en lo que va del segundo semestre del año (2,25%). En septiembre de 2016, con una inflación mensual de 1,76% y una interanual de 39,13%, la inflación esperada había sido de 26%; en agosto, la inflación mensual había sido de 0,28% (el valor más bajo de todo el año) y la interanual de 39,15%, mientras que, en julio pasado, una inflación mensual de 1,66% coincidió con una interanual de 41,07%. Como se advierte, en los meses en que la inflación mensual se ubicó en torno al 1,7% (julio y septiembre), la expectativa se ubicó entre 26% y 27%; cuando la inflación mensual bajó cerca del 0% (agosto), la expectativa se acercó al 20%. Por contrapartida, cuando la inflación mensual superó el 2% (octubre), la expectativa se aceleró, acercándose al 40% (ver datos abajo; click para agrandar).

En lo que va del segundo semestre, sólo en agosto pasado se registró una expectativa de inflación descendente (21%). Ese mes, por el efecto del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que anuló el aumento de tarifas a nivel residencial, el índice de precios a nivel nacional tocó su valor más bajo en todo el año 2016 (0,2% a nivel país y 0,28% en Córdoba). En septiembre, con una inflación de 1,76% a nivel provincia, la expectativa inflacionaria a 12 meses volvió a subir hasta 26%, mientras que en octubre se disparó hasta alcanzar un pico del 37% (la más alta en lo que va del segundo semestre). Esto complica la estrategia del gobierno nacional, que apuntaba a generar expectativas descendentes respecto al aumento de precios para disminuir la conflictividad social de cara al fin de año y contrarrestar la inercia inflacionaria hacia 2017.

En ese marco, una expectativa inflacionaria de 37% para los próximos 12 meses está muy por encima del objetivo oficial de 17% previsto por el presupuesto del gobierno nacional, y pone de manifiesto que, en la percepción de la opinión pública, la administración Cambiemos está lejos de “domar” la inflación. Eso permite entender por qué si bien la creencia a largo plazo en que el presidente Mauricio Macri logrará reducir la inflación se mantiene alta (53% en octubre), el escepticismo al respecto también se ubicó en un valor pico en lo que va del segundo semestre: 36 por ciento.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada