viernes, 18 de septiembre de 2015

El beso de la mujer araña: razones para la no polarización electoral vs razones para la polarización (3)

En las entradas recientes planteamos argumentos a favor y en contra de una dinámica de polarización electoral FPV-Cambiemos hacia octubre. Nuestra creencia (en la línea sostenida por Juan Germano, de la consultora Isonomía) es que, conforme se acerque la fecha de la elección, esa dinámica se impondrá por sobre la actual, que muestra un efecto de inercia pos-PASO. Sin embargo, merecen considerarse las implicancias que puede tener una hipótesis contraria: la de “resiliencia” de Sergio Massa/UNA, en el marco de encuestas recientes que muestran una “foto” de ese tipo en la tendencia electoral actual. 

Veamos: según Aresco, hoy la intención de voto de Daniel Scioli/FPV alcanza el 40,6%, contra 29,4% de Macri, 18,1% de Sergio Massa, 5,4% de Margarita Stolbizer, 3,6% de Nicolás del Caño y 2,8% de Adolfo Rodríguez Saá (ver cuadro arriba). Respecto a las PASO, hacemos algunas precisiones: contra el escrutinio definitivo, en rigor Scioli no crece 2,2% como muestra ese cuadro, sino 1,9 puntos porcentuales (dado que obtuvo 38,7%, ajustando los datos a redondeo por un decimal). Macri, respecto de la sumatoria global de Cambiemos, retrocede 0,7% (fue del 30,1%, acumulando al voto del líder del PRO el obtenido por Ernesto Sanz y Elisa Carrió), en tanto que Massa resigna 2,4 en relación a la sumatoria de UNA (ese sello logró 20,5% en las primarias, contabilizando el 6,4% que obtuvo José De la Sota). Stolbizer (Progresistas) crece 1,9% y del Caño 0,4 respecto a lo obtenido por el FIT (que incluyó en las primarias a Jorge Altamira). Cierra el lote de candidatos Adolfo Rodríguez Saá de Compromiso Federal, que pasa de 2,1% a 2,8%. 

Se impone una pregunta: ¿dónde está la resiliencia de Massa, si “retrocede” 2,4 puntos? En que logra resistir de manera bastante exitosa la polarización, ya que crece 3,9 puntos porcentuales respecto a su cosecha en las primarias, aunque se le estarían "fugando" 2,4 puntos de De la Sota. Macri, por su parte, crece 5,2 puntos porcentuales, pero no sólo no logra recortar la distancia “sello a sello” con el FPV (que había sido de 8,6 puntos porcentuales en las PASO), sino que la brecha se estira a 11,2, perfilando así un escenario de potencial victoria del FPV en primera vuelta. De todos modos, no se trata de un escenario clausurado, no sólo porque falta bastante tiempo para la elección y las tendencias pueden variar, sino porque en rigor las variaciones implícitas en estos guarismos oscilan entre la nula y la baja significatividad estadística. 

El punto es que otras mediciones también muestran un panorama de este tenor, que difiere por este matiz de potencial victoria oficialista en primera vuelta de la serie de las primeras 8 encuestas pos-PASO que vimos en entradas anteriores. Por caso, según Carlos de Angelis (UBA), Scioli alcanza el 39,5%, Macri el 29,5% y Massa el 23%. Aquí, a la ventaja de 10 puntos entre el FPV y Cambiemos, se suma otra preocupación para Macri. Este sondeo muestra a Massa más cerca del jefe de gobierno porteño que el resultado de las primarias, tanto si lo medíamos de candidato a candidato como de frente a frente: 6,5 puntos porcentuales, contra 10 que arrojaron las PASO. Así, este es el registro relativamente más favorable para el tigrense, ya que lo muestra creciendo 2,5 puntos porcentuales respecto a la sumatoria que obtuvo UNA en las primarias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada