viernes, 4 de septiembre de 2015

Hipótesis: polarización electoral vs no polarización (1)

De la entrada anterior se desprenden dos hipótesis de polarización electoral para la primera vuelta de octubre: una de máxima, en la cual el voto de UNA sería “drenado” hacia los dos candidatos más votados y un 50% de ese caudal iría a Mauricio a Macri y un 36% a Daniel Scioli (sobre la premisa de la encuesta “confidencial” citada por Castro en Perfil; recordemos que datos previos a las PASO registraban proporciones de 40-60, 60-40 o “fifty-fifty”, que cambiarían sensiblemente esa proyección). En ese caso, Scioli sumaría al 38,7% que obtuvo en las PASO un 7,40 (el 36% de 20,5 puntos), que lo llevaría a un 46,1%, guarismo con el cual ganaría en primera vuelta, por más que Macri trepara al 40,4% (30,1% + 10,3%, es decir el 50% del 20,5% de UNA en las PASO), y Massa retrocedería hasta apenas 2,9% (el 14% de electores de UNA que no se decanta ni por Macri ni por Scioli).
Esta hipótesis 1, de máxima polarización “precipitada” para octubre (el estudio citado lo pronostica recién para el ballotage) parece de baja probabilidad, porque lleva a Massa a un nivel muy reducido, contra una premisa de voto “fiel” del 80,2% según el estudio que vimos de González y Valladares que, en teoría, implicaría que el tigrense no podría retroceder por debajo de 11,4% (resignando un 15,9% que sí podría cambiar su voto, esto es, 2,2 puntos porcentuales, y 3,9% que no sabe, es decir 0,6 puntos porcentuales). Entonces, podemos formular una hipótesis alternativa, de polarización mínima, en la que Massa lograría conservar su caudal en torno al 14% y sumar, a su vez, un 14% de los votos obtenidos por José De la Sota (6,4%), pero no podría retener de su rival en las PASO el 50% “pro-opositor” ni el 36% filo-oficialista. En ese caso, Massa agregaría 0,9 puntos a su cosecha de las primarias, con lo que llegaría a 15,1%, mientras que el 36% del voto del gobernador cordobés iría a Scioli y el 50% a Macri, con el resultado siguiente: Scioli 38,7% + 2,3% = 41% y Macri 30,1% + 3,2% = 33,3%. En este caso, habría segunda vuelta, ya que el FPV no llegaría al 45% que lo consagraría sin ballotage ni tampoco estaría obteniendo una brecha de 10 puntos respecto del segundo (apenas 7,7 puntos porcentuales). Esta sería la hipótesis 2, que parece más probable que la 1.
¿Qué sucedería si no hubiera máxima polarización ni mínima, sino intermedia? En ese caso, el promedio de las estimaciones para los tres principales candidatos sería: 43,6% para Scioli, 36,9% para Macri y 9% para Massa. Con los datos de las últimas encuestas, esta hipótesis 3 parece menos probable que la 2 de mínima polarización, pero ciertamente más probable que la 1 de máxima polarización. Un atractivo adicional, en tren de buscar regularidades estadísticas, es que la estimación de 43,6% para el FPV coincide con el pronóstico promedio de crecimiento desde una elección general a las PASO: como vimos, en 2011 fue de 4 puntos (50 a 54%) y en 2013 de 6 puntos (27,15% a 33,15%). Así, 5 puntos de promedio de suba de las PASO a la primera vuelta de octubre arrojan: 38,7% + 5% = 43,7%, casi lo mismo que el 43,6% que da el cálculo del oficialismo con un escenario de polarización intermedia. En este caso, la posibilidad de que se resolviera la elección en primera vuelta quedaría abierta, ya que el FPV estaría a sólo 1,4 puntos porcentuales del umbral del 45% necesario. Otro plus de esta estimación basada en promedios simples de resultados es que esa misma operación nos dio un valor que coincidió casi exactamente con lo que obtuvo el FPV en las primarias de agosto: el cálculo que hicimos oportunamente fue 50% (PASO 2011) + 27,15% (PASO 2013) = 77,15%, lo que da un promedio de 38,6% (Scioli obtuvo en el escrutinio definitivo 38,7%). 
Por supuesto, también podría ensayarse una suerte de “hipótesis nula” (término que en estadística se usa para plantear el supuesto de que dos poblaciones o subgrupos son iguales hasta que se pruebe lo contrario). En ese caso, octubre podría mostrar una foto muy similar al del 9 de agosto. En esa línea se inscribe la tendencia que arrojó la última encuesta de Management & Fit, sobre una muestra de 2.400 personas en todo el país realizada entre el 20 y el 26 de agosto, con un margen de error de +- 2%. Con proyección de indecisos, el escenario queda así: Scioli-Zannini 39,3%, Macri-Michetti 31,2%, Massa-Sáenz 18,3%, Stolbizer-Olaviaga 4,4%, Rodríguez Saá-Negre 2,7% y Del Caño-Bregman 2,2%. Similar panorama, con matices, arrojó un estudio de Polldata realizado entre el 24 y el 30 de agosto con 1.420 casos a nivel nacional. Aquí, Scioli se ubica primero con un 37,5%, a casi 6 puntos de Macri (31,6%), mientras que Massa llega al 19,2%. En cuanto a los otros tres candidatos presidenciales, esa encuesta prevé 4,1% para Margarita Stolbizer, 2,7% para Nicolás del Caño y 1,7% para Adolfo Rodríguez Saá, con apenas 3,2% de indecisos. Este sondeo tiene un margen de error de +-2,5 puntos para un nivel de confianza del 95%. El denominador común de estos dos estudios, insistimos, es que arrojan escenarios sin polarización, en los que Massa retiene un caudal de votos que obligaría a definir la presidencia en segunda vuelta entre Scioli y Macri. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada