martes, 8 de septiembre de 2015

Hipótesis: polarización electoral vs no polarización (2)

Cerrábamos la entrada anterior con dos escenarios de “no polarización”, según los cuales octubre podría mostrar una foto muy similar a la de las PASO: por un lado, la encuesta de Management & Fit, que proyectaba Daniel Scioli 39,3%, Mauricio Macri 31,2%, Sergio Massa 18,3%, Margarita Stolbizer 4,4%, Adolfo Rodríguez Saá 2,7% y Nicolás Del Caño 2,2%. Por otro, una encuesta de Polldata: Scioli 37,5%, Macri 31,6%, Massa 19,2% y, por fuera del podio, 4,1% para Stolbizer, 2,7% para del Caño y 1,7% para Rodríguez Saá, con un 3,2% de indecisos. El denominador común de estos dos estudios, entonces, es que Massa mantiene un caudal de votos que obligaría a definir la presidencia en segunda vuelta entre Scioli y Macri, ya que el primero no llegaría al 45% ni a más de 40 con una brecha de 10 puntos porcentuales del segundo (las dos condiciones que lo consagrarían presidente sin necesidad de ballotage). 

Sin embargo, también hay una diferencia entre ambas mediciones. La de M&F, si bien muestra por ahora un escenario de ballotage entre Scioli y Macri, no descarta la posibilidad de que el primero pueda imponerse en octubre, dado que conserva la ventaja de 8 puntos que obtuvo en las primarias y está al límite de los 10 que requiere para ganar (si se considera, además, el error muestral): Mariel Fornoni, titular de la consultora, advirtió que “nadie tiene comprado ni el cielo ni el infierno, porque puede terminar en 41% Scioli, 30,08% Macri y eso definiría un triunfo en primera vuelta”. Con matices, esa misma posibilidad es la que ya señalaba la encuesta de Aresco que citamos hace un tiempo, que ubicaba a Scioli con 40,5% y a Macri con 30,3% (y Massa tercero, con 17,2%). Aquí, la diferencia entre Scioli y Macri es de 10,2 puntos porcentuales, o sea, bien al límite (sólo décimas de diferencia entre triunfo en octubre o pase a segunda vuelta). 

Existe otra encuesta en la cual, además de no advertirse polarización, aparecen otros elementos que la distancian de las demás mediciones. Se trata de la última medición de la consultora González y Valladares, según la cual Scioli alcanza 35,6% y Macri 28,2%, lo que implica, a diferencia de los sondeos que venimos citando, que Scioli obtendría menos votos que en las PASO (-3,1 puntos porcentuales) y Macri menos que los de Cambiemos en agosto (-1,9 puntos porcentuales). En cambio, Massa es el que sale más beneficiado de las mediciones de GyV: suma 23,1%, es decir que crece 2,5 puntos porcentuales respecto a lo obtenido por el espacio UNA en las PASO (20,6%) y queda a sólo 5,1 puntos porcentuales de Macri, una brecha que no puede considerarse indescontable. Esta medición, entonces, no sólo no muestra polarización, sino que implica despolarización respecto de octubre, ya que Scioli y Macri bajan relativamente, en tanto que Massa sube. Sin embargo, hay que decir que las variaciones que muestra este estudio son estadísticamente no significativas (ya que su margen de error es de +- 3,16%), con lo cual el matiz respecto de los otros estudios, si bien existe, no es sustancial. 

En sentido contrario al estudio de González y Valladares, una medición de Ibarómetro arroja un escenario bien polarizado entre Scioli y Macri, con Massa muy detrás: 40,7%, 35,7% y 15,7%, respectivamente. Acá, la distancia entre el FPV y Cambiemos es de apenas 5 puntos, pero la brecha entre Macri y Massa ya es indescontable: 20 puntos porcentuales. En conjunto, si ponemos a jugar todas las mediciones que venimos citando en una suerte de temprano promedio del tipo "Nate Silver", tenemos un panorama en el que Scioli ronda los 40 puntos, pero está lejos del 45%; Macri supera apenas los 30 puntos, y Massa ronda los 19. En la misma línea están los números del Observatorio de Encuestas de LPO (ver cuadro arriba): Scioli tiene un promedio de 39,8% de votos, frente al 31,3% de Macri. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada