miércoles, 30 de septiembre de 2015

Una grieta que se agranda, una brecha que se achica (2)

Venimos citando hasta ahora seis encuestas que muestran a Mauricio Macri estancado o en retroceso y, por contrapartida, a Sergio Massa firme en el orden de los 20 puntos (lo que obtuvo el frente UNA en las primarias de agosto) o incluso más: son las mediciones de De Angelis, Query, González y Valladares, Raúl Aragón, Poliarquía y CEOP. Existen otras dos que muestran este panorama de “suma cero” relativamente favorable a Massa y relativamente desfavorable a Macri: Aresco, que ubica a Daniel Scioli (FPV) con 41,4% de intención de voto, Macri (Cambiemos) con 28,5%, Massa (UNA) con 21%, Margarita Stolbizer (Progresistas) con 4%, Nicolás del Caño (FIT) con 3% y Adolfo Rodríguez Saá (Compromiso Federal) con 2,1%. Por su parte, Equis, del consultor Artemio López, muestra a Scioli con 39,6%, Macri con 25,2% y Massa con 22,8%.

Si recalculamos nuestro promedio “Nate Silver” con estas 8 mediciones cuyo denominador común es la resiliencia de Massa (a costa de una meseta o retroceso para Macri, más que para Scioli), obtenemos 40,1% para el candidato del FPV, 28,3% para el líder del PRO y 21,8% para el candidato del Frente Renovador/UNA. Esto implica que, con lo justo, Scioli podría imponerse en primera vuelta, dado que supera el 40% y le saca 11,8 puntos porcentuales a Macri (“grieta” que se ensancha respecto al resultado de las primarias de agosto, medida frente a frente). Macri, en cambio, aunque queda confirmado como segundo más votado y principal candidato opositor, ve reducirse la brecha sobre el tercero a sólo 6,5 puntos porcentuales, por debajo de los 10 puntos logrados en las primarias (ya sea que se los midiera candidato a candidato o frente a frente). Por ello, el escenario resulta favorable a Scioli, aunque no garantiza la victoria sin ballotage, porque supera escasamente el 40%. 

Ahora bien, en septiembre también hubo, fuera de estas 8 mediciones que muestran la resiliencia de Massa, encuestas que arrojan escenarios alternativos donde el tigrense no llega a los 20 puntos (o sea, está por debajo de la sumatoria de lo que obtuvo UNA en las primarias, resignando votos propios o bien parte del caudal de su aliado, el gobernador José Manuel de la Sota). Son las siguientes: una del CEOP (de Roberto Bacman, anterior a la citada antes), que ubica a Scioli con 40,8%, a Macri con 30,5%, Massa 19%, Stolbizer con 4,3%, Del Caño 2,7%, Rodríguez Saá 2%. Una del CEIS (Fernando Larrosa), con Scioli en 39%, Macri en 30%, Massa en 18%, Stolbizer en 5%, Del Caño en 2%, Rodríguez Saá en 1,5%; otra de Aresco (anterior a la citada arriba), con Scioli en 40,6%, Macri en 29,4%, Massa 18,1%, Stolbizer 5,4%, Del Caño 3,6%, Rodríguez Saá 2,8%. Asimismo, una encuesta de Ipsos-Mora y Araujo, que se destaca por ser la que hasta ahora muestra a Scioli más cerca del 45% (con proyección, es decir sin indecisos y sobre votos positivos, como ilustra el gráfico de arriba) : 42,6%, contra 29,4% de Macri, 19% de Massa, 5,6% de Stolbizer, 2,8% Del Caño, 1,9% Rodríguez Saá; Ricardo Rouvier y Asociados, con Scioli en 41,2%, Macri en 31,1%, Massa en 19,9%, Stolbizer en 3,5%, Del Caño 2,4%, Rodríguez Saá 1,9%; Elypsis, con Scioli en 39,7%, Macri en 31,1%, Massa en 18,2%, Stolbizer en 4,9%; finalmente, el consultor Hugo Haime, con Scioli en 40,5%, Macri en 30,2%, Massa en 15,7% (esta es la medición más baja para Massa de todas las citadas, o sea, la que muestra un escenario más polarizado entre Scioli y Macri), 3,5% para Stolbizer, 2,3% para Del Caño y 3,5% para Rodríguez Saá. 

Calculando nuestro promedio “Nate Silver” con estas 7 mediciones cuyo denominador común es que Massa cae por debajo de los 20 puntos (o sea, resigna votos obtenidos por el frente UNA en las primarias), obtenemos 40,6% para Scioli, 30,1% para Macri y 18,3% para Massa. Nuevamente, Scioli se impondría en primera vuelta, dado que cruza los 40 puntos y obtiene 10,5 puntos porcentuales de ventaja sobre el segundo, Macri, que obtiene lo mismo que sumó el frente Cambiemos en las primarias (o sea, retiene su caudal propio y suma los votos de Ernesto Sanz y Elisa Carrió, pero no más). La diferencia entre la primera serie de 8 encuestas y la segunda de 7 es que en esta la grieta entre Scioli y Macri (10,5 puntos) se agranda respecto a las primarias, pero la brecha entre Macri y Massa también se mantiene por encima de los dos dígitos (11,8 puntos). Es decir, mientras las primeras 8 mediciones sugieren resiliencia de Massa y despolarización o polarización asimétrica, las segundas 7 insinúan una polarización débil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada