lunes, 8 de agosto de 2016

Bisagra en la opinión pública (3)

La encuesta de Ricardo Rouvier y Asociados que citamos en el post anterior no es la única que muestra un panorama adverso para Cambiemos en la estratégica provincia de Buenos Aires (PBA). En el mismo sentido, un trabajo de la consultora Dicen arroja que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (FPV) encabeza las mediciones para senador nacional por la PBA: la ex mandataria obtendría el primer lugar, con el 32% de los votos, en uno de los escenarios medidos por la consultora que dirige Hilario Moreno del Campo. En segundo lugar aparece Sergio Massa (Frente Renovador), con 25%, mientras que Elisa Carrió (Cambiemos) queda tercera, con 15%. Algo detrás, Margarita Stolbizer (GEN) suma 8% de intención de voto, Florencio Randazzo llega al 7%, Néstor Pitrola (izquierda) al 2% y un 9% no sabe/no contesta. Es decir, aun en un escenario de peronismo dividido, con Florencio Randazzo como contrincante de CFK, la ex presidenta se ubicaría primera (ver datos arriba; click para agrandar) y Cambiemos, que a priori debería verse beneficiado por la división del espacio PJ/FPV, queda relegado en intención de voto (con Carrió como precandidata).

La encuesta de Dicen también mide un escenario alternativo, con Daniel Scioli, el ex candidato presidencial del FPV, como figura de unidad dentro del espacio PJ-FPV (es decir, sin Randazzo compitiendo por fuera). En ese caso, el ex gobernador bonaerense sumaría el 33%, Massa llegaría al 26%, Carrió al 17%, Stolbizer al 11% y Pitrola al 4%. Las diferencias estadísticas entre Scioli y Cristina y entre lo que miden en uno y otro escenario Massa, Carrió y Stolbizer no son estadísticamente significativas, puesto que oscilan entre 1 y 3 puntos porcentuales apenas, pese a que en esta hipótesis, a diferencia de la anterior, no juega Randazzo (dado que se explora un escenario de unidad).  Como puede apreciarse, en ambos casos la performance de Cambiemos (con Carrió como candidata) es magra, oscilando entre 15% y 17%, algo por encima del guarismo que vimos en la encuesta de Rouvier (12,8%), pero muy lejos del aval que requiere el presidente Mauricio Macri para enfrentar su elección de medio término en el distrito que concentra el 38% de los electores a nivel nacional. 

Según Del Campo, titular de Dicen, “actualmente hay un sector de la población que políticamente no está siendo tomada en cuenta (... ) casi la mitad de la población que es opositora al gobierno de Macri y allí Cristina es la representante opositora más defendida (…) lo que explica en este momento este lugar de Cristina es una cantidad importante y creciente de oposición social de gente que está en desacuerdo con el gobierno". En ese sentido, el consultor apuntó que la desaprobación al gobierno de Macri, que a fines de diciembre de 2015 estaba en 38%, subió al 52% en julio. Cruzando esos datos con la imagen negativa de Macri, da un total de 47% de opositores que desaprueban la gestión de Macri y tienen mala imagen de él. En este sentido, Del Campo agregó: "El 90% del voto de Cristina es de ese sector y es ahí donde Cristina es la referente más importante". En cuanto a la imagen positiva, según Dicen se ubica aparece primero Massa, con 57%; CFK tiene 10 puntos menos, y detrás aparecen Scioli con 46%, Mauricio Macri con 45% y Randazzo con 42%. No se midió en esa variable a Vidal ni a Carrió.

Así, en conjunto, las mediciones más recientes van convergiendo en una línea interpretativa: ya corriendo el segundo semestre, los aumentos de tarifas (si bien irresueltos) y la alta inflación operan como una bisagra en la opinión pública y han generado un sensible deterioro de la imagen de Mauricio Macri en el Gran Buenos Aires, principal conglomerado poblacional y electoral de la PBA. En esto coinciden incluso las encuestas aún relativamente favorables al oficialismo, como la de Poliarquía que publicó La Nación a fines de julio. Asimismo, ese desgaste comienza a permear hacia el gobierno provincial que también encabeza una de las figuras del PRO, la gobernadora María Eugenia Vidal: en el caso de su gestión, la desaprobación creció de 25% a 43% en los primeros seis meses. En síntesis, los tarifazos y medidas de ajuste aplicados por el gobierno de Cambiemos “terminaron corroborando la identificación de Macri como un presidente elitista e insensible (... ) haber alentado una expectativa de mejora para el segundo semestre, cuya concreción se presenta ahora dudosa, puede conllevar un efecto negativo", evaluaron los analista de la consultora González y Valladares en su más reciente informe. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada